Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

No se dejen engañar: el destino de la Argentina es convertirse en una potencia petrolera

No se dejen engañar: el destino de la Argentina es convertirse en una potencia petrolera

No se dejen engañar: el destino de la Argentina es convertirse en una potencia petrolera. Aquellos que hablan sobre las oportunidades presentes en el sector agroindustrial no comprenden que la única misión del mismo es financiar el desarrollo de la industria hidrocarburífera (entre otras).

Las razones son muy claras: todos saben que, al momento de buscar financiamiento externo, los folletos con fotos aéreas de un pozo de extracción de gas o petróleo no convencional por medio de fracturación hidráulica queda mucho mejor que un campito con un tractor arrastrando una sembradora.

Afortunadamente, en las últimas décadas los diferentes gobiernos han comprendido ese mandato histórico, razón por la cual se vienen implementando, de manera sistemática, políticas para lograr la tan ansiada meta.

En los primeros nueves meses de este año el gobierno nacional subsidió a compañías productoras de gas natural con 21.970 millones de pesos en el marco del “Programa de Estímulo a las Inversiones en Desarrollos de Producción de Gas Natural proveniente de Reservorios No Convencionales”.

Pero las compensaciones que se destinarán a los productores de soja no puede superar los 11.550 millones de pesos, lo que implica, seguramente, que las compañías hidrocarburíferas terminarán recibiendo este año una cifra 100% superior a la eventualmente pagada por el Estado a los empresarios agrícolas.

La buena noticia es el secretario de Energía, Darío Martínez, está terminando de redactar un decreto que implementará a partir de 2021 un nuevo régimen de subsidios denominado “Plan de Promoción de la Producción de Gas”.

El gobierno argentino además emplea fondos públicos para subsidiar a la demanda de gas: más de 7700 millones de pesos al sumar las compensaciones directas destinadas a los consumidores más los aportes realizados al sector distribuidor de gas.

En el sector agroindustrial el gobierno también subsidia a la demanda, pero lo hace con recursos de las compañías elaboradoras de alimentos a través de un programa obligatorio de precios máximos que, si bien genera perjuicios económicos significativos para el sector privado (los mayores afectados son los sectores lácteo y molinero), es indispensable para no desequilibrar las cuentas públicas.

El gobierno argentino también dispuso –muy convenientemente– subsidiar a la industria petrolera por medio de la instauración de un “precio sostén” para las ventas internas de crudo y la eliminación de los derechos de exportación.

Por supuesto: tales iniciativas no se pagan solas, razón por la cual es necesario aplicar derechos de exportación a los productos agroindustriales, que actualmente, en el caso del poroto de soja, es del 32% del valor FOB del producto.

Si bien el petróleo está exento de pagar retenciones, no puede suceder lo mismo con el biodiesel, que tiene un adecuado derecho de exportación del 28% por el hecho de estar elaborado con aceite de soja. Por su parte, la industria elaboradora de bioetanol en base a maíz ha demostrado que no puede ser competitiva en el marco del virtual congelamiento de precios de ese biocombustible instrumentado para preservar la estabilidad fiscal en un marco de emergencia económica y social.

Algunos sostienen que las políticas extractivas implementadas contra el agro argentino promueven el despoblamiento del territorio nacional, pero les falta visión de futuro: así como en su momento se logró concretar un swap de yuanes con la cesión de apenas 200 hectáreas en la provincia de Neuquén, no faltará oportunidad para intercambiar algún beneficio sustancial con el ingreso de un millón de chinos que laboriosamente vengan a trabajar el suelo argentino.

Cuando llegue ese momento tan deseado, en el cual la Argentina finalmente logre alcanzar su destino de potencia hidrocarburífera, seguramente –tal como sucede en muchas naciones petroleras– se instale una monarquía absolutista que logre, de una vez por todas, conformar la anhelada unidad entre los argentinos. No pierdan las esperanzas.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

El gobierno aumentó en un 14% las tarifas indicativas de fletes de granosMercosur cerealero: “Nos pone un poco nerviosos que pueda llegar a existir ruido entre la relación de Argentina y Brasil”En 2017 el gobierno nacional subsidió a compañías petroleras con 21.900 M/$: tamberos siguen esperandoViva el libre comercio: la barrera proteccionista de EE.UU. contra el biodiesel argentino alcanza un máximo del 134%Buen tiempo para el fin de semana: pero el lunes regresan las lluvias sobre la región pampeanaAlerta comercial: cinco empresas avícolas acumulan cheques sin fondos por un total de 77,7 M/$Corralito contra la evasión en el sector sucraalcoholero: todas las operaciones deberán respaldarse con comprobantes y remitos digitalesEl INTA no asumirá las funciones de la Secretaría de Agricultura FamiliarAvanza el diseño de la norma IRAM de Buenas Prácticas AgrícolasMañana llegan las tormentas: el domingo habrá heladas moderadas por el ingreso de un frente de aire polarArgentina contra el Hambre: la mayor parte de una licitación pública de leche en polvo quedó desiertaComenzó el tratamiento del impuestazo en el Senado bonaerense: “Si Scioli necesita recursos que se los pida a la Nación”Llegó el ajuste: el empleo registrado en el sector ganadero y lechero cayó al nivel más bajo de los últimos cinco añosNegocio redondo: el valor de exportación de la leche en polvo subió más del 50% con un precio de la leche planchadísimoCórdoba perdió más de 1550 M/$ en la coparticipación de las regalías sojeras: una suma equivalente a un tercio de la obra pública presupuestada para 2015En las próximas dos semanas habrá inconvenientes para comercializar hacienda: ATE-Senasa lanzó un nuevo paro a partir del lunesLa estrategia legal que permitió a la Argentina lograr un fallo favorable de la OMC contra EE.UU. fue financiada por productores ganaderos y frigoríficosPara algunos afortunados sí existe la ayuda estatal: subsidiar a la industria ensambladora fueguina cuesta 173.000 pesos mensuales por trabajadorLos chinos no quieren intermediarios: la compañía estatal Cofco pasará a controlar las operaciones globales de NideraPara la dirigencia argentina la exclusión de las negociaciones Mercosur-Unión Europea no es un tema relevante: el costo de la desconfianza en el propio potencialLa mejor defensa contra los insectos es la agricultura biodiversa: la mitad de los tratamientos contra plagas no tienen respuesta económicaLa Afip suspendió a otras 60 empresas del Registro de Operadores de GranosQuién es Conrado Pajon: el empresario agropecuario que recibió en su campo a Axel KicillofSe consolida el récord histórico de patentamientos de camionetas agropecuarias con caída de ventas de Ford Ranger y Fiat ToroTodos los estados brasileños lindantes con el territorio argentino y uruguayo ya son libres de aftosa sin vacunaciónAlerta climática: “Llegar al otoño 2021 sin pasto ni liquidez es una de las peores situaciones que podrían tener las empresas ganaderas”Paraguay también le gana a la Argentina en el partido de la carne bovina: en lo que va del año exportó 72% másDescalabro: el precio del asado en Buenos Aires se acerca cada vez más al valor presente en Montevideo