Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

El cambio climático es un fenómeno monetario

El cambio climático es un fenómeno monetario

En diciembre de 2015 las principales naciones del orbe firmaron el “Acuerdo de París” con el propósito de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero para mitigar el impacto del cambio climático. Si bien ese marco está reconfigurando los sistemas productivos y comerciales a escala global, el mismo tiene elevadas probabilidades de fracasar porque, en lugar de atender las causas del problema, se focaliza en las consecuencias.

Esta historia comienza en julio de 1994, cuando representantes de 44 naciones asistieron a una conferencia de Naciones Unidas realizada en Bretton Woods (EE.UU.) para acordar que el valor de todas las divisas del mundo sería desde entonces fijado en función del valor del dólar estadounidense (la moneda de la potencia ganadora de la Segunda Guerra Mundial), y el dólar, a su vez, sería una moneda convertible a un valor de 35 dólares por onza de oro.

Eso implicaba que cada Estado nacional del mundo solamente podía definir el valor de su propia moneda en relación con las reservas de oro o de dólar estadounidense que dispusiera, es decir, en función de su productividad intrínseca.

En Bretton Woods se creó también el Fondo Monetario Internacional (FMI) con el propósito de garantizar que ese sistema no se desmadrara a causa de la pasión gastomaníaca de los políticos. Para eso se estableció que el valor de la moneda debía fluctuar en un pequeño margen respecto de la paridad oficial y que, en caso de ocurrir alguna urgencia financiera, el FMI podía asistir a las naciones en problemas a cambio de que éstas no desvirtuaran el equilibrio monetario por medio de una gran devaluación.

Para que el sistema funcione adecuadamente, claro, EE.UU. debía comprometerse a no bastardearlo. Pero con la guerra de Vietnam los gastos bélicos explotaron y la gran solución fue darle duro a la maquinita impresora de dólares. El desbalance cambiario pudo esconderse debajo de la alfombra por algunos años, pero llegó un momento que fue tan obvio que no hubo otra alternativa que blanquearlo.

En agosto de 1971, el entonces presidente de EE.UU., Richard Nixon, declaró formalmente que el dólar no era convertible en oro, rompiendo así el patrón “oro-dólar”. Y en 1976, en una reunión extraordinaria del Fondo Monetario Internacional (FMI) realizada en Jamaica, se estableció formalmente la libre flotación de todas las monedas del mundo. A partir de entonces, y hasta nuestros días, la única manera de determinar cuánto vale una moneda es por medio del valor de otra moneda, que a su vez debe valuarse según el precio de otra moneda, y ésta a su vez con otra.

Así quedó formalmente inaugurada una nueva época –vigente hasta la actualidad– en la cual los políticos pueden estafar a sus gobernados por medio de la emisión descontrolada de moneda, fenómeno que genera el caldo de cultivo ideal para crear grandes negocios financieros que prosperan, muchas veces, en desmedro de los que se dedican a producir bienes y servicios reales.

Este sistema estuvo a un paso de colapsar en 2008 (crisis financiera sub prime), pero fue salvado gracias una inyección masiva de liquidez instrumentada por la Reserva Federal de EE.UU. (“quantitative easing”). Y nuevamente estuvo al borde del precipicio este año para ser rescatado nuevamente con toneladas ciclópeas de emisión monetaria. Básicamente, se trata de hacer revivir a un drogadicto moribundo con dosis cada vez más potentes.

El combo de emisión monetaria bestial + especulación financiera descontrolada, además de promover la corrupción endémica, facilitó la asignación masiva de recursos hacia muchas actividades no esenciales que, lejos de fomentar el avance de la civilización, la degradaron para expandir una furia consumista que es el principal vector del cambio climático.

Todos los intentos para eficientizar procesos orientados a reducir la emisión de gases de efecto invernadero son útiles para tal propósito, pero carecen de sustento si no se enfocan en solucionar las causas de no sólo de ese problema, sino de muchos de los males que padecemos en nuestra época.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Zuchovicki: “Si la Argentina defaultea es que le importa muy poco el sector privado”Los proveedores de hacienda Hilton deberán volver a registrarse ante el Senasa en un plazo de 90 díasEl trigo lideró el ranking de reposición de nutrientes: incluso fue superavitario en fósforoAranguren volvió a aumentar las retenciones al biodiesel para evitar que el precio de exportación se distancie demasiado del valor interno de corteZafó (por ahora) la campaña gruesa: el fin de semana se prevén lluvias de hasta 100 milímetros en la zona núcleo pampeanaCombo sorpresa: los precios locales del maíz se desconectan del mundo para iniciar una fase alcistaEl precio de una botella de aceite de girasol en Montevideo es tres veces superior que en Buenos Aires gracias a una retención invisibleEscándalo en Tostado por una auditoría que asegura que el ente sanitario gastó 246.000 dólares demásTranquilidad: Frederic aseguró que los atentados contra silobolsas serán tratados en las próximas semanas por el Consejo de Seguridad InteriorAlerta climática: el Servicio Meteorológico advierte que existe alta probabilidad de lluvias escasas durante el invierno en la región pampeanaAlerta: mañana se esperan nuevas tormentas fuertes en el norte de la zona pampeanaQué lento que va la cosa: en el último año el crecimiento estimado del stock bovino argentino fue de apenas 1,6%Por fin: se vienen varios días sin lluvias para seguir avanzando con la cosecha gruesaSe profundiza la campaña para culpar a los productores del faltante de divisas: datos oficiales muestran que aumentaron exportaciones sojerasVolvieron a subir los combustibles: el precio del gasoil común ya es un 45% superior al del biodieselBuscado: en lo que va de septiembre no se publicó el precio de la soja pizarra RosarioEl sábado se esperan precipitaciones sobre el noreste de la zona pampeanaLa inflación de la canasta farinácea está seis puntos por debajo del promedio general de los alimentosLa soja sigue firme ante la expectiva de la reunión Trump-Xi Jinping: pero los fondos creen que es puro humo mediáticoEn 2019 Buenos Aires será la primera provincia en contar con una “guía única de autogestión” para facilitarle la vida a los productores ganaderosMitsubishi Corporation compró la filial brasileña de Los Grobo para garantizarse el “acceso a la tierra”Buena noticia: se frenó el avance de la manga de langostas en el norte de Entre RíosLa inflación de la “canasta láctea” supera en 25 puntos al promedio general de alimentos a pesar del ajuste del valor de la leche pagado al tamberoLos empresarios sojeros que usaron tecnología comercial podrán obtener un ingreso adicional superior a 600 $/haEn 2013 las exportaciones argentinas de inoculantes crecieron un 16%: EE.UU. es el segundo mercado en importanciaLa ola de calor extremo en la principal región maicera estadounidense seguirá toda la semanaEl USDA pagó subsidios a tamberos por 11 millones de dólares: el nivel más alto desde que se implementó el programa de protección de márgenes lecherosComenzó un nuevo paro de Atilra sin guardias que podría complicar la disponibilidad de productos lácteos