Google+
Valor Soja »Actualidad

Ni soberanía alimentaria ni empresa testigo: la receta es “copiar y pegar”

La opinión de Enrique Erize.
Ni soberanía alimentaria ni empresa testigo: la receta es “copiar y pegar”

Al conocerse el resultado final de las elecciones presidenciales del pasado 27 de octubre, expresé: ¡Tenemos país! Me refería a un hecho insoslayable. Mi opinión entonces era que a pesar de los errores de la gestión de Mauricio Macri, potenciados sin duda alguna por la negativa, dramática y comprensible reacción de los mercados a partir del resultado de las elecciones primarias o PASO del 10 de agosto de 2019, los guarismos finales de la elección del 27 de octubre eran alentadores.

Una derrota por 48% a 41%, dadas las circunstancias, era toda una señal muy alentadora. De allí el enojo indisimulable de los ganadores. El kirchnerismo puro había sumado a una figura contemporizadora (en aquél entonces) como Alberto Fernández. También habían sumado a gran parte de los eternos jugadores “a ganador” del llamado peronismo federal. Y habían  logrado sumar al pequeño pero trascendente caudal de votos del siempre ubicuo Sergio Massa.

Así las cosas y con indicadores macroeconómicos deteriorándose fuertemente en esos últimos cuatro meses y seguros de que superarían el 50% de los votos, el llamado Frente de Todos sólo logró una ventaja de siete puntos respecto de Juntos por el Cambio. Toda una señal que hoy queda en evidencia.

Los acontecimientos de los últimos días vinculados con la llamada “causa Vicentín” deben ser evaluados con mucho cuidado. Vicentín sólo es un detonante, una excusa para despertar ante al intento de avasallamiento de las instituciones. Es probable que las investigaciones en curso terminen probando que el management de la compañía (excluyo a los honorables de la familia, que sin duda los hay, así como también a los trabajadores) deberá responder ante la Justicia por variadas cuestiones.

No obstante ello, es importante reconocer que los problemas graves para la firma comienzan cuando el gobierno anterior de Macri remueve el conocido “diferencial arancelario” de tres puntos para la industria aceitera allá por septiembre del 2018. Dicha supuesta ventaja de la industria oleaginosa argentina sólo representaba una legítima defensa ante los aranceles que utilizaban los importadores de soja para perjudicar a una de las industrias más eficientes y competitivas del mundo.

El resultado de las PASO generó un temor que se irradió a casi todos los sectores de la economía argentina y perjudicó notablemente el flujo de fondos de las empresas comerciales; en nuestro sector, particularmente a las empresas con menor acceso a niveles de financiamiento a tasas accesibles.

También debemos reconocer que la larga lista de acreedores de Vicentín incluye a productores, cooperativas, acopiadores y comerciantes que constituyen la base de un sistema comercial granario con altos grados de excelencia y que se han visto perjudicados en su buena fe.  

Los acontecimientos de los últimos días evidencian con claridad que a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner su temperamento la traiciona. Luego de su única jugada ganadora del año pasado, CFK ha vuelto a su ineptitud recurrente en materia de decisiones políticas.

Con el caso Vicentín, los “K” han pisado el palito y precipitado los tiempos. Han dado comienzo a una guerra suicida que probablemente logre unir a ese 75% de la sociedad que no simpatizan con CFK. Ello sería posible si los que integramos esa enorme mayoría de argentinos aprovechamos la oportunidad.   

La ansiedad enfermiza de ese grupo claramente minoritario de nuestra sociedad queda en evidencia cuando aducen defender la soberanía alimentaria y pretenden ingresar en la administración de una empresa que sólo exporta los excedentes que no se consumen. Es necesario advertirles que la Argentina presenta la mayor estructuralidad exportadora del mundo. Más del 80% de la soja y más del 60% del trigo y del maíz que producimos ¡son excedentes exportables!

Así también, hablar de la necesidad de una empresa testigo en un negocio que se caracteriza por una tremenda competencia entre los actores involucrados que operan grandes volúmenes con márgenes mínimos es realmente incomprensible.

Es absurdo intentar recrear la Junta Nacional de Granos cuando las equivalentes de Canadá y Australia fueron cerradas hace muchos años por incompetentes e innecesarias. No se trata de reinventar experiencias desechadas por países a los que les ha ido mejor que al nuestro. Ni siquiera hay que alejarse demasiado de nuestras fronteras. Nuestro vecino Brasil cuadruplicó su producción de granos en los últimos veinte años con gobiernos fundamentalmente de izquierda, cuya virtud común fue dejar que el campo y la agroindustria fueran el tractor de su economía. Durante su mandato, Luiz Inácio “Lula” da Silva clamaba que era necesario el crecimiento de la agricultura en su nación y manifestaba públicamente que Brasil era un país agropecuario. Pregunta: ¿de qué habló Alberto con Lula cuando lo visitó en la cárcel de Curitiba apenas ganó las PASO? No se trata de inventar nada. Se trata simplemente de “copiar y pegar”

Otra pregunta procedente para Alberto Fernández (que puede ser tildada de inocente) tal vez vinculada con una posible última oportunidad: ¿Y si en vez de pelearse con el campo pide su ayuda? Si en realidad alguna vez pensó en dar un verdadero servicio a su país, ésta es la oportunidad.

El campo ha dado sobradas muestras de solidaridad con los argentinos. Durante decenas de años produciendo con una presión impositiva asfixiante. Siempre que fue requerido, el campo dijo presente. Todos los argentinos vivimos del campo. Del “yuyo”, como se refería a la soja CFK, pero también del trigo y el maíz, recursos invalorables para generar divisas que ayuden a potenciar el necesario crecimiento de la economía argentina.

La mayoría de los argentinos no quieren el modelo venezolano. La encrucijada es hoy y ahora. Estamos ante una oportunidad histórica para el presidente Alberto Fernández. Si prefiere ser recordado como un Jefe de Gabinete disfrazado de presidente, allá él.

Enrique Erize. Presidente de Novitas S.A.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Más del 22% del área argentina de trigo registra pérdidas de rendimiento irreversibles por restricciones hídricasSe viene la Niña: la campaña 2016/17 será recordada como el ciclo en el que fallaron los principales pronósticos climáticos de mediano plazoParitarias rurales: el ajuste anual por inflación para los productores de yerba se determinó en 16,7%Las terminales portuarias se adhirieron al nuevo régimen de turnos para recepción de camiones con granosCombo China-Nueva Zelanda: el precio de exportación de la leche en polvo entera argentina subió un 45% en el último añoCiara pidió al Congreso que devuelva a la industria el diferencial del derecho de exportación en derivados de soja: “El país va a perder muchos cientos de millones de dólares"Basta de intendentes que usan la tasa vial como caja política: por una ley de autogestión de caminos ruralesEl silencio de Vicentín frente a la cesación de pagos va camino a convertirse en una cuestión de EstadoLa inundación se tragó 190.000 hectáreas de cereales con una pérdida directa superior a 70 M/u$sEspecialidades que no escapan al declive general: otra campaña con precios planchados para la arveja argentinaArgentina contra el Hambre: la mayor parte de una licitación pública de leche en polvo quedó desiertaLuego de la lluvias registradas hoy no se prevén más precipitaciones importantes en lo que queda de la semanaCon los valores actuales la cebada cervecera es el único cultivo que puede generar caja en cosecha: el trigo es sólo para gente pacienteEl Ministerio de Agroindustria ya tiene su propio fideicomiso para poder dar pronta respuesta a cuestiones urgentes o estratégicasLos fondos agrícolas que apostaron contra el maíz no se equivocaron: el USDA le pegó un mazazo bajista al cerealUruguay tiene 400.000 toneladas de trigo para venderle a la Argentina: las operaciones están bloqueadas para evitar contradecir el relato oficialEn 2018 las grandes compañías energéticas recibieron subsidios por más de 19.500 M/$ al tiempo que las Pymes quedaron fuera del negocio de biogásEn lo que va de 2014 ingresaron al mercado argentino 298 cosechadoras importadas: 18% menos que el año pasadoMala noticia para la Argentina: se derrumba el precio internacional del aceite de sojaCerdos estadounidenses: el gobierno argentino logró salvar del desastre al sexto producto de exportación más importanteEste año la mayor parte de la energía que empleará Profertil para elaborar urea provendrá del vientoSin Chávez no es lo mismo: la exportación de tractores argentinos a Venezuela descendió un 55%Festival de suspensiones y exclusiones del Registro de Operadores de GranosAlgunas cosas no cambiaron: sigue vigente la intervención oficial del mercado interno del etanolFiesta cerealera: gracias a Brasil el trigo argentino dejó de tener retencionesEste año la suba del precio de exportación de la miel argentina no logrará compensar el menor volumen disponibleAgroquímicos: un problema generado por la “invasión de los pueblos hacia los campos” que se soluciona con una mayor profesionalizaciónEn el último año el precio de exportación de la colza descendió un 15%: los valores ofrecidos al productor son superiores a la capacidad teórica de pago