Google+
Valor Soja »Actualidad

Chemes: “Con nuestro trabajo sostenemos enormes estructuras burocráticas que hasta ahora no han hecho ningún esfuerzo por ser eficientes”

Columna del presidente de CRA.
Chemes: “Con nuestro trabajo sostenemos enormes estructuras burocráticas que hasta ahora no han hecho ningún esfuerzo por ser eficientes”

La decisión poco inteligente del gobierno nacional de aumentar los derechos de exportación, que es un impuesto negativo y que en cualquier porcentaje, retrae y desalienta la producción, nos obliga a poner de nuestro bolsillo para solucionar el gasto público que, en términos simples, no es otra cosa que el resultado de las malas decisiones políticas. Aportamos cada vez más, y sin embargo, el déficit crece y la pobreza nunca baja. Si los gobiernos no discuten las causas, la calidad y el tamaño del gasto, no habrá derechos de exportación, ni impuestos que alcancen porque la cuestión de fondo es el agujero negro de la política que gasta más de lo que puede y mal. El problema no es el campo, es el gasto descontrolado de la política.

Lo poco que va a recolectar el gobierno con más retenciones se contrapone a lo mucho que podría ganar si, en vez de quitarnos, pone el esfuerzo en originar más inversiones y confianza, porque, en rigor, para solucionar la pobreza lo que hay que generar es más riqueza.

El campo es una polea, que al girar, produce dólares frescos, alimentos, empleo genuino y, sin embargo, los gobiernos en sus más variadas ideologías y a lo largo de la historia, lo ha reducido a una caja sin fondo donde busca para pagar lo que gastan sin medida. Ese simplismo es el que explica también porqué el país está como está y porqué, otros países, con menos potencial pero más aspiraciones hacia el desarrollo y el progreso y más cuidado en el gasto, han despegado tanto. Es una utopía pensar que el crecimiento llega sin planificación y sin esfuerzos y que alcanza sólo con los enormes bienes que nos ha dado la naturaleza.

Nos preocupa la constante tentación de la política de explicarnos las dificultades pero eludir la autocrítica a la hora de asumir sus responsabilidades por sus malas decisiones. Sin asumir los errores, no hay posibilidad diseñar un futuro diferente al preocupante presente que hoy tenemos.

Somos pequeños y medianos productores que tratamos, cada día, de sostenernos y cumplir la meta de la competitividad y lo hacemos con el acompañamiento de un par de profesionales y el conocimiento que nos da años y años de trabajo. La paradoja es que con nuestro trabajo sostenemos enormes estructuras burocráticas que hasta ahora no han hecho ningún esfuerzo por ser eficientes, menos aún competitivas y menos aún generadoras de ideas para el crecimiento de la producción en cualquiera de sus segmentos. Hasta acá lo que ha logrado el campo es gracias a la imaginación, la perseverancia y el esfuerzo de las familias que todos los días le ponen ganas y esperanza donde otros no ponen nada.

Somos burros empujando un enorme carro en el que, cómo calabazas, la política pone más y más carga impositiva para aguantar los beneficios que a nosotros, los del campo, nunca nos llegan. El engranaje de este carro debería estar aceitado con proyectos y políticas que le den al campo futuro, tecnología, mercados, desarrollo y un porvenir. Sin embargo, la rueda cruje por la sequía de ideas, lo que nos produce un atraso enorme en términos comparativos con otras regiones.

En verdad, el campo, desde hace mucho tiempo está muy lejos de la visión romántica de magníficos atardeceres en estancias con platería. Somos, en rigor, miles de productores que nos hemos empobrecido junto con en el progresivo empobrecimiento del país y que hoy, trabajamos a destajo sin políticas, sin caminos, sin infraestructura, sin escuelas ni universidades que generen arraigo y enfrentando la avaricia constante de la política que desde hace años gasta más de lo que recauda y disfraza como déficit fiscal el enorme gasto público que crece con el mismo vértigo que la pobreza.

El gobierno ha tomado una decisión. Ellos tienen el poder político. Nosotros, el campo, la fuerza del trabajo. Esta magra y pobre estrategia sin táctica de aumentar los impuestos no es otra cosa que impulsar un conflicto y empobrecernos más. No sólo para el campo. También para el gobierno porque el presidente Alberto Fernández fue uno de los hombres que terció, en la 125, para evitar la confrontación y hoy, unilateralmente, nos empuja a tomar medidas.

El campo puede producir mucho más en un escenario diferente. La política deberá resolver si se va a quedar en los diagnósticos o avanza en la soluciones. Nosotros hacemos nuestra parte, históricamente solidarios, exhortamos al gobierno a hacer la suya porque el problema no es el campo, es la política.

Jorge Chemes. Presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Macri: “Los argentinos que trabajan en el campo tienen potencial para ganar lugar en los supermercados del mundo”El mercado a término: una de las pocas alternativas para vender trigo condición cámara ante la retirada de los exportadoresLa barbarie institucional en el espejo uruguayo: cómo funciona la cadena láctea en una nación civilizadaEl desafío de David Hughes: hacer que los productores dejen de considerar al trigo como un commodity para gestionarlo como una especialidad agrícolaEl seguimiento de las variables cambiarias será crítico para el éxito (o fracaso) de los planes de negocio agrícolas en la campaña 2018/19Alquileres agrícolas: la estructura del plazo de cobro es más importante que el valor negociadoEl financiamiento de Pymes con cheques avalados creció más de un 60% en el último año gracias a las bajas tasas de interésConflicto con transportistas autoconvocados: siguen cayendo los ingresos de camiones en las terminales portuarias del sur santafesinoAtraso cambiario: en lo que va del año la importación de sembradoras fue equivalente a la exportaciónImplementan un “plan de acción” para promover el desarrollo de bioinsumos de uso agropecuarioCOTO se prepara para liderar el ranking de faena bovina argentina ante la decisión del grupo brasileño Minerva de mantener cuatro frigoríficos inactivosCrisis pandémica: las ventas de camionetas de uso agropecuario se derrumbaron a un nivel sin precedentesCrean la “Mesa Interministerial de Sustancias y Productos Químicos”: será presidida por el secretario de AmbienteArgentina comenzó a realizar la validación genómica de su rodeo lecheroPor la mayor competencia se licuó la participación de la Toyota Hilux en el mercado argentino de camionetasCon la llegada de una mayor presión de oferta vendedora se activó la trituradora de precios de la soja en el mercado disponibleSin planificación seguirán las inundaciones: el manejo de los excesos hídricos no puede hacerse por medio de la suma de esfuerzos individualesUruguay: en 2012 ganaderos CREA comercializaron más de 16.000 bovinos en el marco de acuerdos de integración con frigoríficosEl retraso cambiario no es gratis: la exportación argentina de tolvas descendió un 56% en lo que va del añoProductores del norte que hayan vendido soja en abril podrán cobrar una compensación de 268 $/tonelada: permite cubrir el 30% del flete desde Charata a RosarioDesarrollan un modelo para calcular la dosis óptima de fertilización en verdeosEl Instituto Nacional de Propiedad Industrial de Brasil reconoció la nulidad de la patente de la soja Intacta de MonsantoPeor que chorro es ser choto: qué inversiones agropecuarias se pueden llevar a cabo con nueve millones de dólaresExperimento argentino: trigo con precio de importación pero con la importación cerradaPrecios en alza por susto climático: se viene una helada intensa sobre la principal región agrícola estadounidenseArgentina insólita: una entidad gremial agropecuaria se ve obligada a aclarar que no está a favor de los derechos de exportaciónLos tamberos bonaerenses son parte del boom mantequero: pero los santafesinos la ven pasar de largoLa creación de Pymes procesadoras de soja fue promovida durante años por el INTA: ahora el gobierno decidió liquidar el negocio