Google+
Valor Soja »Actualidad

Por la bajante histórica del río Paraná se calculan pérdidas superiores a 240 millones de dólares para la agroindustria argentina

Según estimaciones de la BCR.
Por la bajante histórica del río Paraná se calculan pérdidas superiores a 240 millones de dólares para la agroindustria argentina

Los problemas logísticos, de transporte y de industrialización generados por la bajante del Río Paraná provocarán una pérdida económica superior a los 240 millones de dólares en el primer cuatrimestre de 2020, según un cálculo realizado por el equipo técnicos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Aquellas empresas que antes cargaban, por ejemplo, un buque Panamax con 45.000 toneladas de maíz y completaban carga en Bahía Blanca/Necochea hasta las 60.000-65.000 toneladas, se ven obligadas a salir del Gran Rosario con menos mercadería por la falta de profundidad.

“Eso las obliga a cargar más maíz en los puertos del sur bonaerense, lo cual plantea problemas en la logística porque hay menor disponibilidad de cereal en el sur bonaerense y los costos de adquisición son más elevados. En muchos casos debe retribuirse adicionalmente a los productores por el mayor costo de flete que existe para trasladar granos que están más alejados de los puertos bonaerenses”, señala el informe de la BCR.

En un Handysize o Handymax cada pie de calado que baja el río Paraná representa una pérdida de dicha capacidad de carga de entre 1500 y 1800 toneladas. Al ser de menor tamaño, estos buques no realizarán completamiento en Bahía Blanca o Quequén.

“En la actualidad se observa un castigo del orden de 60 u$S/tonelada en el precio FOB del aceite de soja argentino que se traduce en una presión a la baja respecto a otros orígenes, como el brasileño”, afirma el informe.

Entre los factores que explican ese castigo se incluyen la mayor probabilidad de varaduras en el Paraná y el hecho de que cada buque tanquero que carga aceite de soja en los puertos del Gran Rosario está resignando una capacidad de carga de unos 6000 toneladas por unidad. Además, actualmente hay poca disponibilidad de buques tanqueros y el valor del flete viene subiendo debido a que se están utilizando los buques como almacenaje de petróleo crudo.

Por la bajante del Paraná además se registran importantes demoras –de 10 a 15 días– en la llegada al complejo agroindustrial del Gran Rosario de barcazas con soja provenientes de Paraguay. “La no recepción a tiempo de las barcazas genera retrasos en la industrialización del poroto en el Gran Rosario e incumplimientos en el programa de embarques y contratos de compra con el exterior”, apunta el informe.

La bajante obliga a mayor prudencia de los pilotos y prácticos en las maniobras con los buques, en particular en los canales de acceso y pasos críticos, ya que existe una posibilidad creciente que se registren varaduras en el río, lo cual puede afectar la óptima navegación en el sistema. “Este costo no debe menospreciarse, ya que por cada día de demora de un buque para cargar y despachar al exterior el costo adicional asciende a 45.000 dólares”, advierte el documento.

Semana a semana, la bajante del Paraná continúa agravándose por el déficit de lluvias hacia el norte de Argentina y en Brasil y, para peor, se espera que la situación empeore en el corto plazo.

En la última semana, la altura del rio medida por el hidrómetro ubicado en Rosario tuvo un fuerte descenso de 0.34 metro para ubicarse al miércoles 22 a las 00.00 horas en los 0.4 metro, el guarismo más bajo desde 1971 y sin antecedentes para el mes de abril desde que comienzan los registros en 1884. “Este nivel resulta, además, muy inferior al mínimo de 2,47 metros que tiene que registrarse a la altura de Rosario para que Hidrovía S.A. tenga la obligación de garantizar los 34 pies de calado”, recuerda el informe de la BCR.

Desde la última semana de febrero, que marcó un promedio de 2,65 metros, los promedios semanales de la altura del Paraná vienen cayendo sin interrupción. El Instituto Nacional del Agua espera que el río continúe bajando, oscilando alrededor de los 0.3 metro en la semana próxima.

En la zona de influencia del Área Metropolitana Gran Rosario, detallada como los 70 kilómetros de costa sobre el Río Paraná que van desde la localidad de Timbúes hasta Arroyo Seco, se encuentran localizadas 29 terminales portuarias que operan distintos tipos de cargas. De éstas, 19 despachan granos, aceites y subproductos y 12 tienen además plantas de molienda de oleaginosas anexados a sus terminales portuarias. El complejo cuenta también con dos centrales termoeléctricas (San Martín y Vuelta de Obligado) localizadas en Timbúes, dos terminales que operan fertilizantes (Profertil y TFA), una terminal que despacha concentrados de cobre y oro (Minera Alumbrera), cinco terminales portuarias que operan petróleo y sus derivados (Petrobras, YPF, Esso, Oil Combustibles y en Arroyo Seco, Shell), y una terminal multipropósito, Terminal Puerto Rosario (TPR), que opera contenedores, cargas generales y aceites.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Argentina en alerta climática: la probabilidad de que un evento “Niña” ocurra ya es del 93%Corredor bioceánico: “El Ministerio de Transporte ha decidido excluir de su atención la integración logística con Chile”Tamberos piden condonación de deudas e impuestos para productores afectados por desastres climáticosBurocracia persecutoria: la designación de Leandro Cuccioli en la Afip representa una oportunidad para terminar con los controles implementados por el kirchnerismoUruguay: comenzó a regir la legislación diseñada para combatir el delito en ámbitos ruralesAlerta biológica: más del 70% de las variedades de soja inscriptas en 2017 tienen el evento Intacta de MonsantoFondos siguieron profundizando apuestas bajistas en soja a partir de las lluvias ocurridas en la ArgentinaAlquileres agrícolas: retirada general de regiones extra pampeanas para refugiarse en zonas de seguridadRanking de exportaciones de sembradoras argentinas: en 2016 cuatro empresas concentraron el 60% del negocioSanCor ya cuenta con deuda bancaria categorizada como cartera “con problemas”CRA abandonó la Mesa de Competitividad Lechera: “Instamos a un cambio de actitud o de funcionarios”Década ganada: en 2015 más del 90% de energía eléctrica en Uruguay se generará a partir de fuentes renovablesEl tambo de Cresud perdió 1,60 millones de pesos en el segundo semestre de 2013: una actividad con ingresos pesificados y costos dolarizadosTimba financiera: este año más del 80% de la inversión extranjera recibida por la Argentina se destinó a colocaciones de carteraVuelan los precios de la soja en Chicago: no aflojan las lluvias en las zonas productivas de EE.UU. afectadas por excesos hídricosEntre Ríos: la lista de Cambiemos liderada por dos empresarios agropecuarios arrasó con los votosLas malezas contraatacan: Argentina está en emergencia agronómicaLa probabilidad de lluvias seguirá concentrándose en el sector este del paísSe necesitan factores alcistas urgentes: esta semana los granos gruesos fueron arrastrados por una ola vendedora de commoditiesCrecen las señales que indican un probable quiebre del Mercosur: muchos sectores agroindustriales argentinos resultarán perjudicadosAlgunos ponen y otros cobran: en los primeros siete meses del año las compañías petroleras recibieron subsidios directos por 14.000 M/$Macri aseguró que la Argentina se sumará a las negociaciones lideradas por Brasil para intentar firmar un Tratado de Libre de Comercio con EuropaDietrich recibió a transportistas de cargas: la semana que viene comienzan las negociaciones para realizar una nueva actualización de las tarifas de referenciaAlerta comercial en el norte de Santa Fe: otra empresa agropecuaria de Reconquista comienza a registrar cheques sin fondosComenzó a regir el “Mecanismo para Disminuir la Ocurrencia de Presencia en Bajos Niveles de Organismos Genéticamente Modificados”Consulta pública: autoridades del Senasa quieren incrementar las exigencias para transportar animales vivosPrecios en alza por susto climático: se viene una helada intensa sobre la principal región agrícola estadounidenseSe derrumbó la cantidad de juicios por enfermedades laborales contra empresas agropecuarias gracias a un cambio normativo introducido en 2017