Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Aún falta resolver cómo se gestionará el impacto geopolítico de la crisis del coronavirus

Un aspecto crítico para el mercado global de granos.
Aún falta resolver cómo se gestionará el impacto geopolítico de la crisis del coronavirus

Cuando en el 2002 comenzamos a escribir sobre China y organizamos un tour a la nación asiática en el 2004 para más de treinta productores agropecuarios, nuestra convicción era que se hacía indispensable conocer al país que estaba por cambiar al mundo.

La historia “reciente” de China arranca en 1949 con el triunfo de Mao Tse Tung  sobre Chiang Kai Schek y la instauración del comunismo en el gigante asiático. El fracaso estrepitoso de dicha idea se modifica cuando Deng Xiaoping toma el poder en 1978 y, manteniendo el sistema de partido único, con su famosa frase “no importa si el gato es blanco o negro sino que cace ratones”, lanza a China a la economía de mercado.

Desde entonces rige el sistema de un país con un partido único en el poder (el Partido Comunista Chino lleva ya más de 70 años) con una economía de tinte capitalista. Y sobrevino la explosión que en pocos años fue posicionando a China como una creciente economía a nivel global, con tasas de crecimiento por décadas de su PBI nunca vistas en la historia moderna y contagiando a otros países del sudeste asiático.

Desde 1978 al 2018 China atrajo un total de 2 trillones de dólares en inversión extranjera directa para aprovechar esa apertura al mundo real. Casi un millón de empresas extranjeras se instalaron en ese período. En la actualidad, China comercializa con 230 países/regiones y tiene firmados 17 Tratados de Libre Comercio.

La educación se basa en un sistema meritocrático. En 1978 sólo el 2% de la población accedía a una educación superior. Hoy lo hace el 48%. En el ranking de “ambiente de negocios” China escaló 32 puestos en el último año. Y tiene un superávit comercial anual con EE.UU. de nada más y nada menos que 375.000 millones de dólares (por ello la “guerra” de Trump).

Entre algunas de las “consecuencias” del crecimiento chino podríamos afirmar que países de América Latina, Asia y África han visto mejorar sus “términos de intercambio” gracias a la voracidad china por materias primas, mientras que las economías desarrolladas han podido mantener bajo control la inflación debido a los bajos precios de las manufacturas chinas. ¿O no es así? Un cambio de paradigmas a nivel mundial absolutamente tremendo y desafiante.

Así, por 19 años hemos estado interpretando que el mundo estaba asistiendo a un desafío por la hegemonía global al ingresar al siglo XXI. Bajo la convicción de que estábamos ante momentos “bisagra” en la historia de la humanidad.

Finalmente, comenzamos el 2020 con la novedad del coronavirus Covid-19 y, desde mediados de febrero, el tema ha sido, naturalmente, excluyente. Ríos de tinta opinando, justificadamente, sobre las consecuencias del flagelo. Crecientes discusiones –también procedentes– sobre el dilema salud versus economía. En fin, cuestiones vinculadas con las consecuencias del coronavirus.

También han surgido interrogantes: ¿Fue un accidente? ¿Fue algo premeditado por China?, ¿por EE.UU.? También estos interrogantes han sido planteados y son motivo de innumerables opiniones de muchos especialistas en temas vinculados con la geopolítica. En fin, cuestiones también vinculadas con las causas del coronavirus.

Ahora, sería prudente pensar en las consecuencias de la causa.  Y no se trata de un juego de palabras. Hacemos referencia al mundo que sobrevendrá cuando se sepa (¿se sabrá alguna vez?) cual fue la causa del flagelo.

El reconocido escritor Graham Allison (también asesor de la Secretaría de Defensa de los EE.UU. desde Reagan hasta Obama) en su libro Destined for War (“Destinados a la Guerra”) se plantea si EE.UU. y China podrán “escapar” de la conocida trampa de Tucídides. La misma explica las casi inexorables consecuencias de un fenómeno tan viejo como la historia cuando una nación intenta desplazar a otra en la lucha por la hegemonía mundial. El fenómeno se he verificado 16 veces en la historia en los últimos 500 años. Y doce veces se terminó en guerra, dice Allison. Su libro no pretende predecir el futuro: sólo quiere prevenirlo.  

¿Hay lugar en la actualidad para una guerra convencional? La respuesta es no. La consecuente e inevitable segunda pregunta es: ¿será biológica? Aquí estamos hoy.

Cuando la cuestión sanitaria se vea superada y comiencen a multiplicarse las medidas para superar las consecuencias económicas globales del flagelo, ganará espacio el debate sobre las consecuencias de la causa.

Sobre las consecuencias del Covid-19 sobre la salud del planeta y/o sobre la economía mundial hemos escuchado y leído muchas e interesantes explicaciones. Falta ahora ampliar el debate sobre la causa del flagelo para luego opinar sobre las consecuencias de la misma. Si la causa fue un accidente, la historia es una. Si no lo fue, las consecuencias de la causa abren tremendos interrogantes. ¿Podremos superar la trampa de Tucídides?

El mundo no será el mismo si se comprobara (¿se podrá?) la culpabilidad de una u otra nación. Podría reaparecer en su peor versión la guerra comercial EE.UU. versus China. Sin olvidar el tremendo déficit comercial de los estadounidenses y la encrucijada en que se verían muchos países de peso en el mundo a la hora de tomar partido por una parte o por la otra.

Comprenderemos entonces que estábamos, nomás, viviendo años “bisagra”. Ya el mundo no será el mismo: comienza otra historia. Y seguramente con desafíos más complejos que los imaginados.

Enrique Erize. Director de Nóvitas.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Un derecho vulnerado: los consumidores argentinos de carne de cerdo no tienen información suficiente para saber qué están comprandoArgentina Unitaria: con el incumplimiento de la Ley de Bosques el gobierno nacional se apropió de casi 8900 M/$ de las provinciasEl Consejo Agroindustrial Argentino presentó su propuesta al Gabinete Económico nacionalArgentina sigue de joda: en el primer bimestre del año el déficit cambiario del sector turístico acumuló 2267 M/u$sEl kirchnerismo provocó un apagón tecnológico en el agro argentino: los sistemas de alta produtividad en trigo fueron de apenas el 17%Aranguren volvió a aumentar las retenciones al biodiesel para evitar que el precio de exportación se distancie demasiado del valor interno de corteFeliz Carnaval: el impuestazo del Inmobiliario Rural bonaerense puede llegar a un máximo del 60%Comenzó a caer el precio del trigo 2016/17: demanda muy tranquila esperando un reventón de mercadería en cosechaEl Mercosur se consolida como el principal proveedor de carne bovina de China: pero la crema del negocio se la quedan los localesParitarias rurales: el ajuste anual por inflación para los productores de yerba se determinó en 81%El “factor Trump” se metió en el mercado agrícola para ponerle un freno al proceso alcista impulsado por el desastre climáticoEn lo que va de 2014 ingresaron al mercado argentino 298 cosechadoras importadas: 18% menos que el año pasadoSe acabó la espera: por fin regresan las lluvias a las zonas necesitadas de agua de la región pampeanaEl mercado europeo sigue cerrado para el biodiesel argentino: recién en 2017 podría ser reabiertoNo se registraron embarques de granos en las terminales portuarias argentinas por el Paro Nacional de la CGTOperadores especulativos comenzaron a liquidar posiciones en maíz: para la soja llegó el mercado climático sudamericanoDisponen la suspensión de juicios de ejecución fiscal para productores patagónicos de peras y manzanasLa ganadería argentina en las puertas de un nuevo proceso de liquidación: la faena de hembras alcanzó el nivel más alto desde 2007Se recuperó el componente externo de la matriz comercial del girasol argentino con un mayor aporte de valor agregadoDerrumbe de las exportaciones argentinas de miel por la doble imposición de retenciones directas y cambiariasUn logro argentino: aprobaron la comercialización de cártamo modificado que expresa quimosina bovina en su semillaLas importaciones de cosechadoras cayeron un 65%: el grupo Fiat es el principal beneficiario de la actual coyunturaFinanciamiento para Pymes: el mercado bursátil sigue teniendo las tasas más bajas para descuento de chequesArgentina de joda: más del 40% de las divisas generadas por el campo se usaron para pagar viajes al exteriorLa causa detrás de la venta a Bioceres: en el último ejercicio Rizobacter perdió 96 millones de pesosBiodiesel: el gobierno nacional excluyó a las fábricas integradas santafesinas del cupo obligatorio de corte con gasoilEl Senasa dispuso que todos los entes sanitarios argentinos deberán reempadronarse a través de una plataforma digitalLa mejor política ambiental consiste en eliminar la burocracia creada por políticos ineptos