Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Se necesita editor responsable: Narda Lepes asegura que la agroindustria es algo “horrible”

En un artículo publicado en el diario La Nación.
Se necesita editor responsable: Narda Lepes asegura que la agroindustria es algo “horrible”

“El alimento es un problema transversal a todas las áreas que no puede ser tratado y decidido solo por especialistas del Ministerio de Salud que solo miran la parte bromatológica, o bajo un ministerio de nombre obsoleto como Agricultura, Ganadería y Pesca. La palabra agricultura, de hecho, la rompimos. Le sacamos la cultura y brevemente se asumió, con un nombre mas honesto, Agroindustria. Era horrible, pero más honesto”. Así lo indica la cocinera Narda Lepes en un artículo de opinión publicado hoy en La Nación.

Uno. El sector agroindustrial es el cordón umbilical que conecta a la Argentina en el resto del mundo. Sin las divisas aportadas por el mismo, la organización de la sociedad argentina, tal como la conocemos, sería inviable. Y los problemas económicos y sociales presentes serían mucho más graves.

“No olvidemos que todo está atravesado por el alimento. Todas nuestras vidas y nuestro país. Es decir; el 60% de lo que consumimos proviene de la agricultura familiar (sic). Y, sin embargo, festejamos que producimos comida para chanchos que se comen en otro país y maíz que se va para generar puestos de trabajo afuera”, asegura Narda.

Dos. La posibilidad de producir y comerciar a escala global grandes volúmenes de fuentes energéticas (como el maíz) y proteicas (como la soja) destinadas a la alimentación animal, garantiza que miles de millones de personas que viven en zonas del planeta donde escasea la superficie de tierra productiva puedan mejorar y diversificar los componentes de su dieta. Lo ideal –tal como ocurre en Brasil– es transformar los granos en proteínas animales dentro del propio territorio para luego exportarlos y generar así más trabajo local; pero para que eso ocurra se necesitan condiciones macroeconómicas estables, acceso al financiamiento e integración comercial con los principales mercados de destino.

“Comamos variedad de vegetales de estación. Conectemos con el campo, que no es solo ganado, soja y maíz, sino gente que necesita trabajar para producir aquello que necesitamos comer”, afirma Narda.

Tres. En la producción de ganado, soja y maíz trabajan muchas personas. De hecho, el agro fue el único sector privado que creó la mayor cantidad de puestos formales en el último año, el cual estuvo, en términos generales, caracterizado por la destrucción de empleo. La necesidad de diversificar la dieta local, con una mayor incorporación de frutas y verduras, no colisiona con la ganadería y la agricultura extensiva, pues ambas producciones, dependiendo del caso, se realizan en zonas diferentes o pueden ser complementarias.

“El sentido común indica que no se puede planear o decidir sobre los alimentos con una única mirada, pero lamentablemente es lo que hoy está ocurriendo: todo se concentra en una mirada basada en el rendimiento económico, las ganancias y, por último, en la aptitud del producto para el consumo humano. Y así salen las cosas al mercado”, argumenta Narda.

Cuatro. Tanto el empresario que siembra soja como el quintero boliviano como el productor de frutillas orgánicas certificadas hacen lo que hacen con el propósito de obtener una utilidad para mantener a su familia y, en caso de tener empleados, abonar salarios. La mirada de la gente que piensa que trabajar en el campo es un hobby o eventualmente un servicio público está muy instalada en el imaginario argentino. Y así salen las cosas al diseñar los esquemas impositivos.

“La cuestión es que es legal el lobby para aquello que perjudica la salud pública. Es legal y muy temido por funcionarios. ¿Por qué? Porque allí radica el poder y dinero, la capacidad de hacer y deshacer leyes o regulaciones, la posibilidad de intervenir la ciencia de forma obscena. Todo se sabe, nada se hace”, considera Narda.

Cinco. No confundir agroindustria con industria alimentaria. Si la Agroindustria tuviese un lobby tan efectivo, seguramente no sería el sector más regulado y con mayor carga impositiva de la economía argentina. Por otra parte, también debe considerarse que la posibilidad de que la falta de poder adquisitivo para acceder a frutas y verduras, frente al menor costo relativo de los hidratos de carbono, sea la principal causa de los problemas de salud generados por dietas poco equilibradas.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

El precio de exportación del aceite de girasol alto oleico supera en más de un 30% al convencionalArgentina en desastre climático: pronto habrá que recalcular todas las proyecciones económicas para el 2017Adiós a las tarjetas agropecuarias: la campaña pasó a financiarse en dólares o granos por cosecharCrisis lechera: el tambo santafesino promedio ya registra una pérdida superior a un peso por litro producidoLiberaron nuevas compensaciones para sojeros del norte del país: ya se liquidó el 20% del monto comprometidoEl precio de importación del glifosato cayó al nivel más bajo desde 2012: en el último año descendió casi 24%Cristina lo hizo: se derrumbó la cantidad de inscriptos en agronomía por la pauperización del negocio agrícolaPeguen sin asco: la locura por el precio del asado dejó al descubierto el nivel de indefensión de la cadena de valor de la carne argentinaGracias totales: en 2017 la zona pampeana transfirió regalías sojeras por 8400 M/$ al resto del paísEl peor negocio del año: las empresas agroindustriales que tomaron deuda en dólares para financiar inversiones registraron pérdidas enormes a causa de la devaluaciónUna campaña para extremar recaudos antes de sembrar soja: recomiendan no dejar de analizar la semilla compradaSaquen el agua: comenzaron las obras en Gral. Villegas para descomprimir los excesos hídricos acumuladosTormenta perfecta: la ganadería argentina ingresó en un nuevo proceso de liquidación con caída del consumo interno de carneLa industria estadounidense inició movida para bloquear el ingreso de biodiesel argentino: Carbio alertó que las acusaciones de dumping ya fueron rechazadas por la OMCConectividad para todos: referentes del sector solicitan la implementación de un “Plan de Telecomunicaciones Agroindustrial”Orsolini considera razonable que el Banco Nación discrimine a grandes productores sojeros para que realicen las “ventas correspondientes”Tambos robotizados: mucho más que una innovación tecnológicaSe disparó el precio de exportación de la arveja: en el último año subió un 90%Alerta climática: siguen sin presentarse perspectivas de lluvias importantes en el centro de Córdoba y Santa FeEl campo pasó a ocupar el segundo puesto en el ranking de destrucción de empleo privadoEn Uruguay los consumidores locales ganaron calidad con el desarrollo exportador: “Tenemos que cuidar a todos por igual para presentarnos como un país serio”Perspectivas de un tercer año consecutivo de sequía en Australia: la clave detrás de la “fiebre” del trigo argentino 2019/20Los máximos dirigentes del campo respaldaron el paro nacional de trabajadoresSe aprobó la exención impositiva para el biodiesel: “Debería reducir el precio en surtidor del gasoil”Buenos Aires: autoridades de Arba desactivaron el intento de adelantar los vencimientos del Impuesto Inmobiliario RuralEsta semana no se esperan lluvias importantes en las principales regiones productivasUna especialidad que resistió mejor la avalancha bajista: en el último año el precio de exportación del aceite de girasol alto oleico descendió un 12%Cinco empresas lácteas concentran el 70% de las exportaciones de dulce de leche