Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Se necesita editor responsable: Narda Lepes asegura que la agroindustria es algo “horrible”

En un artículo publicado en el diario La Nación.
Se necesita editor responsable: Narda Lepes asegura que la agroindustria es algo “horrible”

“El alimento es un problema transversal a todas las áreas que no puede ser tratado y decidido solo por especialistas del Ministerio de Salud que solo miran la parte bromatológica, o bajo un ministerio de nombre obsoleto como Agricultura, Ganadería y Pesca. La palabra agricultura, de hecho, la rompimos. Le sacamos la cultura y brevemente se asumió, con un nombre mas honesto, Agroindustria. Era horrible, pero más honesto”. Así lo indica la cocinera Narda Lepes en un artículo de opinión publicado hoy en La Nación.

Uno. El sector agroindustrial es el cordón umbilical que conecta a la Argentina en el resto del mundo. Sin las divisas aportadas por el mismo, la organización de la sociedad argentina, tal como la conocemos, sería inviable. Y los problemas económicos y sociales presentes serían mucho más graves.

“No olvidemos que todo está atravesado por el alimento. Todas nuestras vidas y nuestro país. Es decir; el 60% de lo que consumimos proviene de la agricultura familiar (sic). Y, sin embargo, festejamos que producimos comida para chanchos que se comen en otro país y maíz que se va para generar puestos de trabajo afuera”, asegura Narda.

Dos. La posibilidad de producir y comerciar a escala global grandes volúmenes de fuentes energéticas (como el maíz) y proteicas (como la soja) destinadas a la alimentación animal, garantiza que miles de millones de personas que viven en zonas del planeta donde escasea la superficie de tierra productiva puedan mejorar y diversificar los componentes de su dieta. Lo ideal –tal como ocurre en Brasil– es transformar los granos en proteínas animales dentro del propio territorio para luego exportarlos y generar así más trabajo local; pero para que eso ocurra se necesitan condiciones macroeconómicas estables, acceso al financiamiento e integración comercial con los principales mercados de destino.

“Comamos variedad de vegetales de estación. Conectemos con el campo, que no es solo ganado, soja y maíz, sino gente que necesita trabajar para producir aquello que necesitamos comer”, afirma Narda.

Tres. En la producción de ganado, soja y maíz trabajan muchas personas. De hecho, el agro fue el único sector privado que creó la mayor cantidad de puestos formales en el último año, el cual estuvo, en términos generales, caracterizado por la destrucción de empleo. La necesidad de diversificar la dieta local, con una mayor incorporación de frutas y verduras, no colisiona con la ganadería y la agricultura extensiva, pues ambas producciones, dependiendo del caso, se realizan en zonas diferentes o pueden ser complementarias.

“El sentido común indica que no se puede planear o decidir sobre los alimentos con una única mirada, pero lamentablemente es lo que hoy está ocurriendo: todo se concentra en una mirada basada en el rendimiento económico, las ganancias y, por último, en la aptitud del producto para el consumo humano. Y así salen las cosas al mercado”, argumenta Narda.

Cuatro. Tanto el empresario que siembra soja como el quintero boliviano como el productor de frutillas orgánicas certificadas hacen lo que hacen con el propósito de obtener una utilidad para mantener a su familia y, en caso de tener empleados, abonar salarios. La mirada de la gente que piensa que trabajar en el campo es un hobby o eventualmente un servicio público está muy instalada en el imaginario argentino. Y así salen las cosas al diseñar los esquemas impositivos.

“La cuestión es que es legal el lobby para aquello que perjudica la salud pública. Es legal y muy temido por funcionarios. ¿Por qué? Porque allí radica el poder y dinero, la capacidad de hacer y deshacer leyes o regulaciones, la posibilidad de intervenir la ciencia de forma obscena. Todo se sabe, nada se hace”, considera Narda.

Cinco. No confundir agroindustria con industria alimentaria. Si la Agroindustria tuviese un lobby tan efectivo, seguramente no sería el sector más regulado y con mayor carga impositiva de la economía argentina. Por otra parte, también debe considerarse que la posibilidad de que la falta de poder adquisitivo para acceder a frutas y verduras, frente al menor costo relativo de los hidratos de carbono, sea la principal causa de los problemas de salud generados por dietas poco equilibradas.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Esta semana la mayor parte de las precipitaciones se focalizarán en el sector oeste del país: se complica la cosecha gruesa en CórdobaEdición génica: países americanos comienzan a unificar criterios ante la inminente creación de una nueva barrera para-arancelaria por parte de la Unión EuropeaEl gobierno planea intervenir los mercados a término: el sistema de comercialización de granos podría regresar al siglo diecinueve  Los gerentes de SanCor no tocarán un solo peso de los fondos del “salvataje”: serán íntegramente administrados por el gobierno nacionalDesburocratización: 28 especialidades agroindustriales ya no deberán solicitar Declaraciones Juradas de Ventas al ExteriorBienvenidos a Costa Pobre: con el ingreso de la cosecha se acabaron los “premios” en soja justo cuando el gobierno pisa el tipo de cambioFondos especulativos siguen sosteniendo posiciones alcistas en soja: también se muestran más optimistas con el maízNada es gratis: se derrumbaron los precios de la soja argentina por efecto del aumento de las retenciones al biodieselEl combo retenciones-inflación provocó más daño que la última megasequía: se vendieron menos sembradores que en 2009Luego del susto climático en EE.UU. volvió a desdoblarse el mercado de soja por efecto de la “guerra comercial”La política oficial sigue incrementando los ingresos de las fábricas etanoleras del NOA: el biocombustible elaborado con maíz quedó rezagadoSe acabó la era de los commodities: el gobierno argentino sigue actuando como en el mejor momento del auge de preciosEl gobierno de La Pampa quiere restringir el uso de agroquímicos en un radio de 3000 metros desde el límite del área urbanaHasta el martes no se prevén precipitaciones importantes en la zona pampeanaMaquinaria agrícola: el año 2019 terminó con mayores ventas pero con pérdidas económicas por la sangría financieraUna lección política: cómo aumentar impuestos sin que los propios perjudicados puedan identificar al culpablePelícula de terror: el precio de exportación del maíz pisingallo argentino cayó al nivel más bajo desde fines de 2010Salió la tercera tanda del año de créditos fiscales para capacitación de personal: cuáles son las empresas agroindustriales beneficiadasImposible ganarle a la inflación: en el último año el precio relativo de la leche descendió más de un 10%El negocio de la exportación de híbridos de maíz creció un 35% en el primer tramo del añoLas empresas de la cadena de valor sucraalcoholera deberán inscribirse en el Registro Único de la Cadena AgroalimentariaEl presidente comunal de Timbúes amenazó con “clausurar” las terminales portuarias: ¿puede realmente hacerlo?Efecto trigo: en lo que va del año las exportaciones argentinas de colza crecieron casi un 860%#SumandoCabezas: afectados por el default de Vicentín buscan armar un frente común para adelantarse a un eventual APE o concurso preventivoSe lanzó una convocatoria para cubrir diez cargos de director de estaciones experimentales del INTA con salarios de hasta 157.000 pesosBacterias resistentes: “Las infecciones van a volver a matar si no le ponemos todos el hombro al problema”Esta semana la mayor parte de las precipitaciones se concentrarán en el norte argentinoLa paciencia no siempre vale más: el mejor precio real de la soja está en la posición julio 2013