Google+
Valor Soja »Actualidad

El cambio de paradigma de la agricultura argentina requiere un esquema impositivo adecuado

Una transformación silenciosa pero crucial si se presentan las condiciones necesarias.
El cambio de paradigma de la agricultura argentina requiere un esquema impositivo adecuado

El paradigma agrícola argentino está cambiando a partir de la introducción de tecnologías de procesos orientadas a intensificar y diversificar la actividad biológica para conservar la salud del suelo con herramientas propias de la naturaleza.

Una parte importante de ese fenómeno está constituida por la introducción de diferentes cultivos de cobertura (o de servicio) invernales, los cuales, además de evitar la difusión de malezas problemáticas, pueden eventualmente mejorar la estructura física del suelo e incorporar nutrientes que pueden ser aprovechados por los cultivos de verano (fundamentalmente maíz y soja). El uso de rolos para suprimir los cultivos de cobertura contribuye a evitar el uso de agroquímicos durante el período invernal.

El trabajo pionero del investigador del INTA Alberto Quiroga (quien en 2013 publicó el primer gran documento sobre cultivos de cobertura) y del empresario agropecuario cordobés Sandro Raspo hoy es aprovechado por técnicos y productores de diferentes regiones productivas argentinas.

Adicionalmente, en algunas regiones se están comenzando a introducir rotaciones de cultivos estivales con “verdeos de servicio” invernales para cuidar tanto el suelo como la sostenibilidad económica de las empresas al lograr diversificar el flujo de ingresos con negocios ganaderos (como puede ser el caso de capitalización de hacienda de terceros).

El crecimiento de la demanda de harina y aislados proteicos de legumbres –fundamentalmente arveja y garbanzos– representa una nueva oportunidad para incrementar la diversidad de especies presente en los sistemas productivos argentinos.

El aspecto central del proceso de ecologización que está experimentando el sistema agrícola argentino es la revalorización del trabajo de los agrónomos, los investigadores y las redes de generación e intercambio de conocimiento.

Lo que estamos viviendo en los últimos años es la respuesta a los excesos promovidos por la sojización de la agricultura, un proceso que fue potenciado por un esquema impositivo extractivo que obligó a los productores a sembrar la mayor parte del área con el cultivo más barato y resistente.

El cambio de paradigma es un proceso incipiente, que se viene gestando lentamente, porque la mayor parte de las empresas agropecuarias –Pymes familiares– no tienen mucho resto financiero para acelerar a fondo con las constantes pruebas y errores que son necesarios para diseñar los protocolos de los nuevos sistemas agrícolas que vienen en camino.

La cuestión es que tal proceso puede llegar a interrumpirse si, frente a un Estado fundido pero voraz, el agro tuviese que comenzar a pagar muchos más impuestos de los que abona en la actualidad. En tal escenario, el agro argentino debería volver a tener que reeditar el proceso de sojización, algo que, en las actuales circunstancias, implicaría sumar problemas ante la expansión de muchas malezas resistentes a diferentes principios activos y vecinos ansiosos por restringir las pulverizaciones.

La segunda temporada del proceso de sojización vendría, seguramente, también acompañada por plagas resistentes y problemas potenciados de enfermedades, los cuales, inevitablemente, requerirían mayores controles. Mayores costos. Y más problemas.

Explicar estas cuestiones, de la manera más didáctica posible, es clave para que aquellos que toman decisiones de política económica entiendan que las presiones impositivas excesivas no se hacen solamente a costa de la “renta” de los productores, sino del patrimonio suelo, el capital biológico y el activo ambiental empleado por los sistemas agrícolas.

Esos recursos –suelo, capital biológico y activos ambientales–, si bien son administrados por empresas privadas, algún día podrían llegar a ser considerados bienes públicos de la humanidad. Y si ese día llega, entonces las naciones que realicen una inadecuada gestión de los mismos podrían ser sancionadas o, eventualmente, ocupadas para garantizar un uso apropiado.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Balance cambiario: la economía argentina depende cada vez más de los dólares aportados por el campoEmpresarios paperos del sudeste bonaerense mecanizaron todo el proceso productivo gracias a créditos pagados con papaSin el aporte de la soja la economía argentina quebraría: todos los sectores industriales viven de las divisas generadas por la oleaginosa Trump y Xi Jinping abrieron una instancia de negociación de tres meses: no queda claro aún si China volverá a permitir el ingreso de soja estadounidenseSigue subiendo el precio del glifosato importado: va camino a alcanzar los 6,0 u$s/kgProductores de 16 partidos bonaerenses afectados por excesos hídricos no pueden acceder a créditos subsidiados por no tener declarada la emergencia agropecuariaGasto público desproporcionado: “Lo más prudente sería que las empresas asuman planes de inversión, consumo y gasto conservadores”Se oficializaron las nuevas tarifas referenciales de fletes de granos: representan casi 40% del valor del maíz para productores de MetánEl gobierno planea intervenir los mercados a término: el sistema de comercialización de granos podría regresar al siglo diecinueve  Macri y Massa prometieron “precio lleno” para el trigo: productores ahora esperan que las ofertas 2015/16 contemplen el factor políticoClink caja: en abril el gobierno recaudó más de 450 millones de dólares por retenciones anticipadas de harina de sojaBuena parte de la calidad de la cosecha de trigo recolectada en el sur de Brasil se arruinó por lluvias intensas previas a la cosechaEsta semana las precipitaciones se focalizarán en la zona núcleo pampeana y el NOAViva el mercado interno: la exportación de carne dejó de ser negocioEn lo que va del año la recaudación por retenciones creció 128%: pero cayó el ingreso de todos los demás impuestosDato: los legisladores de la “Argentina del Centro” defendieron los intereses de sus propias economíasComenzó a regir un Acuerdo de Asociación Económica entre la UE y Japón que mejorará la competitividad de las exportaciones agroindustriales europeasEn lo que va del año Uruguay exportó dos veces más cortes frescos bovinos que Argentina: Brasil doce veces másEl gobierno argentino aprobó la construcción de las represas santacruceñas: una exigencia de los chinos para reabrir el mercado de aceite de sojaLa Comisión de Enlace realizará la semana que viene una “jornada de esclarecimiento ciudadano”Aranguren volvió a aumentar las retenciones al biodiesel para evitar que el precio de exportación se distancie demasiado del valor interno de corteEl mayor millonario argentino viajó con Tabaré Vázquez a España para promover inversiones en Uruguay: “Las políticas son de largo plazo”Al trabajo en el campo le falta marketing: un estudio internacional refleja que las mayores desigualdades sociales se registran en grandes ciudadesLiberaron nuevas compensaciones para sojeros del norte del país: ya se liquidó el 49% del monto comprometidoMala noticia para la economía argentina: una agencia reguladora estadounidense dinamitó buena parte del sostén alcista de la sojaEscándalo: Héctor Huergo pidió que denuncien por “maltrato animal” a la coordinadora de Lechería de CarbapSin integración comercial los chinos te pasan por arriba: el déficit comercial argentino con la nación asiática acumula 2887 M/u$sRedujeron aranceles de importación de bienes de capital para mejorar la competitividad: incluye orugas y equipos para control localizado de malezas