Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Primarización: ¿Qué pasaría si la Argentina liquidara su industria oleaginosa para comenzar a exportar solamente poroto de soja?

Un trabajo de la BCR.
Primarización: ¿Qué pasaría si la Argentina liquidara su industria oleaginosa para comenzar a exportar solamente poroto de soja?

Argentina es el principal exportador mundial de harina de soja. Sin embargo, en el último año comenzó a incrementarse la participación relativas de las ventas externas de poroto en desmedro del producto industrializado.

Los exportadores declararon hasta el momento compromisos de ventas externas de poroto de soja 2018/19 por 4,98 millones de toneladas, mientras que la industria oleaginosa registró embarques programados de harina de soja por 13,5 millones de toneladas.

En el ciclo comercial 2017/18 las declaraciones de ventas de poroto constituyeron un 14,7% del volumen total embarcado (poroto + harina), mientras que en lo que va de la campaña 2018/19 esa proporción subió hasta alcanzar el 26,9%. Es decir: doce puntos más. Por efecto de la “primarización” se redujo el aporte del complejo sojero a la economía argentina

Si la Argentina no tuviera industria aceitera, se registraría una pérdida de valor agregado cercana a los 5000 millones de dólares con una baja en los precios FOB del orden del 20%. Así lo estimó un trabajo elaborado por Julio Calzada y Federico Di Yenno de la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

“La producción y exportación argentina de 50 millones de toneladas de poroto de soja generaría un valor bruto de producción de 13.520 millones de dólares. En cambio, con la industria aceitera actualmente se generan cerca de 18.433 millones de dólares”, apunta el informe.

“Al tener industria, hay 98 dólares adicionales y disponibles por tonelada de soja que si no tuviéramos las fábricas”, los cuales “se reparten entre mejores precios que recibe el productor por su soja, el costo de industrialización, gastos de fobbing, gastos comerciales, utilidades de las fábricas y mayores impuestos”.

Se trata –indica el estudio– de “un beneficio para toda la economía argentina. Y al mismo tiempo esto implica generar valor agregado local, mano de obra e inversiones junto con mejoras en la infraestructura logística”.

Si la Argentina exportara solamente poroto de soja, “sufriría de manera importante una baja en sus precios de exportación del poroto por los menores niveles de proteína que tiene nuestro país respecto de otros competidores”. Eso implica que los productores “sufrirían importantes descuentos en el precio FAS que obtienen por la venta de su soja en el caso de entregar granos de mala calidad, especialmente ante eventos climáticos extremos”

Además, “se perdería la actual estabilidad en el ingreso de divisas a lo largo del año, aspecto que afectaría al mercado cambiario argentino y al valor del dólar. Esto impactaría negativamente sobre toda la economía”

“Por otra parte, habría mayores costos logísticos y de transporte. Se perdería el impacto positivo de derrame sobre otras actividades, como el transporte, servicios, energía, construcción, metal mecánica, etcétera”, explica el informe de la BCR.

Sin industria aceitera, Argentina perdería el potencial para lograr un rápido y óptimo desarrollo productivo en otros eslabones de la cadena, como el avícola y porcino, dado que debería importar harina de soja para poder elaborar balanceados.

De acuerdo a un relevamiento realizado por la BCR, en Argentina el total de capacidad teórica de procesamiento diaria de oleaginosas es de aproximadamente 209.000 toneladas diarias, de las cuales casi el 80% se encuentra en la zona de influencia del Gran Rosario (Santa Fe), donde se cuenta con plantas capaces de industrializar 165.700 toneladas por día. El 85% de la capacidad de molienda e industrialización de esta área se encuentra en plantas con puerto anexo sobre el Río Paraná (lo que da cuenta del fuerte perfil exportador de la actividad en la zona).

Vicentín cuenta con plantas con capacidad para industrializar 37.000 toneladas de oleaginosas diariamente (comparte el 50% de Renova con el grupo Glencore), mientras que Molinos Agro tiene capacidad de procesar unas 21.000 toneladas diarias y LDC Commodities (Louis Dreyfus) entre sus plantas de General Lagos y Timbúes cuenta con una capacidad de 20.000 toneladas diarias.

“La industrialización de oleaginosas ha permitido que en las últimas décadas nuestro país deje de ser fundamentalmente un exportador de bienes primarios –granos– para convertirse en referente mundial en la comercialización de manufacturas de origen agropecuario (MOA). Sin embargo, la sucesión de cambios en la legislación vigente sobre derechos de exportación de granos y de productos derivados de estos, los cambios en el diferencial arancelario junto con reconfiguraciones en el ordenamiento mundial del comercio, han generado un desaliento en el sector, lo que llevó al aumento en la capacidad ociosa de la industria en los últimos años. Preocupa la posible reprimarización de nuestras exportaciones hacia el futuro, analizando exclusivamente el complejo sojero”, indica la BCR.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Valor agregado: Argentina se posiciona como proveedor de productos derivados del lactosueroEl valor relativo de la leche sigue firme gracias a la destrucción del precio interno del maíz: una política de “patas cortas”En el primer año de gestión se lograron bajar costos portuarios para mejorar la competitividad argentina: pero aún falta mucho por hacerEl negocio de la exportación de cultivares de soja creció un 55% en lo que va del añoLas exportaciones argentinas de sembradoras cayeron 40%: apenas se declararon 28 equiposValor agregado: sigue mejorando la capacidad de pago de las empresas elaboradoras de etanol en base a maízLa devaluación se quedó corta: no fue suficiente para impulsar exportaciones argentinas de leche en polvoEl precio de los vientres ya incorpora el “factor político” del próximo cambio de gobierno aunque sólo un candidato garantiza la liberación del cepo ganaderoCrisis lechera: por cuarto mes consecutivo la inflación de la canasta láctea sigue muy por debajo del promedio general de alimentosNueva tanda de frigoríficos bovinos argentinos autorizados para exportar a China: ya suman un total de 37La semana que viene regresan las lluvias luego de un fin de semana con altas temperaturasLas cuatro entidades del campo volvieron a unificar criterios para rechazar “la cláusula Monsanto por arbitraria y abusiva”El clima es una cuestión nacional: la suerte de la economía argentina en 2013 depende casi exclusivamente de una buena cosecha agrícolaChau Mercosur: Brasil anunció que implementará un cupo de importación de trigo estadounidense libre de arancelesDiputados tratarán el próximo martes la declaración de emergencia del sector porcino por el término de un añoPaís federal: con la devaluación crecerá el monto de los subsidios energéticos que trabajadores del interior transferirán a los porteños“Hoy el precio del biodiesel fijado por la Secretaría de Energía no les alcanza ni siquiera para comprar la materia prima”Cinco empresas lácteas concentran el 70% de las exportaciones de dulce de lecheLa Comisión de Enlace ante una eventual nueva embestida oficial: “Los productores deben resguardar sus derechos y la libertad que poseen”Se oficializaron las nuevas tarifas referenciales de fletes de granos: representan 45% del valor del maíz para productores de MetánEl potencial de la edición de genesEn lo que va del año la faena de hembras alcanzó una proporción del 49,5% gracias al impulso de la demanda chinaMañana se prevén bajas temperaturas sobre el sudeste bonaerenseVenezuela sigue siendo el principal comprador de cosechadoras argentinas: en lo que va del año ya se enviaron 14 equiposDoble comando: fondos especulativos siguen manteniendo apuestas alcistas en maíz al tiempo que desarman posiciones en sojaVolvimos: Argentina comenzó a recuperar el mercado brasileño de harina de trigo con ventas 25% superioresLas reservas reales que están en poder del BCRA alcanzan apenas para cuatro meses de importacionesEste año los empresarios ganaderos y frigoríficos podrán comenzar a cubrir precios en el mercado de futuros argentino