Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Primarización: ¿Qué pasaría si la Argentina liquidara su industria oleaginosa para comenzar a exportar solamente poroto de soja?

Un trabajo de la BCR.
Primarización: ¿Qué pasaría si la Argentina liquidara su industria oleaginosa para comenzar a exportar solamente poroto de soja?

Argentina es el principal exportador mundial de harina de soja. Sin embargo, en el último año comenzó a incrementarse la participación relativas de las ventas externas de poroto en desmedro del producto industrializado.

Los exportadores declararon hasta el momento compromisos de ventas externas de poroto de soja 2018/19 por 4,98 millones de toneladas, mientras que la industria oleaginosa registró embarques programados de harina de soja por 13,5 millones de toneladas.

En el ciclo comercial 2017/18 las declaraciones de ventas de poroto constituyeron un 14,7% del volumen total embarcado (poroto + harina), mientras que en lo que va de la campaña 2018/19 esa proporción subió hasta alcanzar el 26,9%. Es decir: doce puntos más. Por efecto de la “primarización” se redujo el aporte del complejo sojero a la economía argentina

Si la Argentina no tuviera industria aceitera, se registraría una pérdida de valor agregado cercana a los 5000 millones de dólares con una baja en los precios FOB del orden del 20%. Así lo estimó un trabajo elaborado por Julio Calzada y Federico Di Yenno de la Dirección de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

“La producción y exportación argentina de 50 millones de toneladas de poroto de soja generaría un valor bruto de producción de 13.520 millones de dólares. En cambio, con la industria aceitera actualmente se generan cerca de 18.433 millones de dólares”, apunta el informe.

“Al tener industria, hay 98 dólares adicionales y disponibles por tonelada de soja que si no tuviéramos las fábricas”, los cuales “se reparten entre mejores precios que recibe el productor por su soja, el costo de industrialización, gastos de fobbing, gastos comerciales, utilidades de las fábricas y mayores impuestos”.

Se trata –indica el estudio– de “un beneficio para toda la economía argentina. Y al mismo tiempo esto implica generar valor agregado local, mano de obra e inversiones junto con mejoras en la infraestructura logística”.

Si la Argentina exportara solamente poroto de soja, “sufriría de manera importante una baja en sus precios de exportación del poroto por los menores niveles de proteína que tiene nuestro país respecto de otros competidores”. Eso implica que los productores “sufrirían importantes descuentos en el precio FAS que obtienen por la venta de su soja en el caso de entregar granos de mala calidad, especialmente ante eventos climáticos extremos”

Además, “se perdería la actual estabilidad en el ingreso de divisas a lo largo del año, aspecto que afectaría al mercado cambiario argentino y al valor del dólar. Esto impactaría negativamente sobre toda la economía”

“Por otra parte, habría mayores costos logísticos y de transporte. Se perdería el impacto positivo de derrame sobre otras actividades, como el transporte, servicios, energía, construcción, metal mecánica, etcétera”, explica el informe de la BCR.

Sin industria aceitera, Argentina perdería el potencial para lograr un rápido y óptimo desarrollo productivo en otros eslabones de la cadena, como el avícola y porcino, dado que debería importar harina de soja para poder elaborar balanceados.

De acuerdo a un relevamiento realizado por la BCR, en Argentina el total de capacidad teórica de procesamiento diaria de oleaginosas es de aproximadamente 209.000 toneladas diarias, de las cuales casi el 80% se encuentra en la zona de influencia del Gran Rosario (Santa Fe), donde se cuenta con plantas capaces de industrializar 165.700 toneladas por día. El 85% de la capacidad de molienda e industrialización de esta área se encuentra en plantas con puerto anexo sobre el Río Paraná (lo que da cuenta del fuerte perfil exportador de la actividad en la zona).

Vicentín cuenta con plantas con capacidad para industrializar 37.000 toneladas de oleaginosas diariamente (comparte el 50% de Renova con el grupo Glencore), mientras que Molinos Agro tiene capacidad de procesar unas 21.000 toneladas diarias y LDC Commodities (Louis Dreyfus) entre sus plantas de General Lagos y Timbúes cuenta con una capacidad de 20.000 toneladas diarias.

“La industrialización de oleaginosas ha permitido que en las últimas décadas nuestro país deje de ser fundamentalmente un exportador de bienes primarios –granos– para convertirse en referente mundial en la comercialización de manufacturas de origen agropecuario (MOA). Sin embargo, la sucesión de cambios en la legislación vigente sobre derechos de exportación de granos y de productos derivados de estos, los cambios en el diferencial arancelario junto con reconfiguraciones en el ordenamiento mundial del comercio, han generado un desaliento en el sector, lo que llevó al aumento en la capacidad ociosa de la industria en los últimos años. Preocupa la posible reprimarización de nuestras exportaciones hacia el futuro, analizando exclusivamente el complejo sojero”, indica la BCR.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Competencia: la industria aceitera sigue pagando “premios” en el mercado de soja disponibleEn el último año se crearon 5535 empleos en el sector agropecuario: pero aumentó la flexibilización de facto en el mercado laboralEl martes se prevé el ingreso de una nueva ola polar: alerta por heladas intensas en la mayor parte de las regiones productivasRecalculando: se licuaron los supuestos económicos en base a los cuáles se presupuestó el negocio sojero 2016/17El origen de la sospecha: la participación de los molinos en el procesamiento de la cosecha de trigo cayó a un mínimo históricoRetención de mercadería por expectativa de un cambio político: industrias ofrecen “premios” de casi 12% para tentar a los productores de sojaLa Agencia Ambiental de EE.UU. determinó que el insecticida imidacloprid “presenta riesgos para las abejas”Competitividad prestada: el valor relativo de la leche registró el nivel más alto del último año por el planchazo del maízConflicto con transportistas autoconvocados: siguen cayendo los ingresos de camiones en las terminales portuarias del sur santafesinoUn momento de inflexión para la industria argentina de biocombustiblesEn lo que va del año ingresaron 633 tractores importados a un valor promedio de 58.700 dólaresLa Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas recomendó “minimizar el uso de glifosato”Vuelven las lluvias: la mayor probabilidad de precipitaciones se concentrará en el sur de la región pampeanaSe cumplió el plazo para solucionar el conflicto gremial aceitero: la principal maquinaria argentina generadora de divisas está a un paso de la paralización totalUn respiro: el fin de semana habrá tiempo estable sobre la mayor parte de las regiones productivasPromesa Intacta: apenas tres de los doce cultivares de soja más destacados en el NOA tienen el evento Bt de MonsantoIngresos Brutos para campos arrendados: el otro “impuestazo” de Scioli Comisión Nacional de Investigación en Agroquímicos: una experiencia exitosa desactivada por mezquindades políticasSe acabó el cepo cambiario pero es como si siguiera vigente: en lo que va del año apenas ingresaron 30 cosechadoras importadas al mercado argentinoEl jueves regresa el mal tiempo: vuelve a complicarse el avance de la cosecha gruesaInsólito: liberaron apenas un 7% del cupo de trigo baja proteína 2014/15 cuando se va a cumplir un año de su cosechaArgentina ya tiene su primer documento de alcance nacional sobre Buenas Prácticas GanaderasGracias argentinos: las exportaciones uruguayas de trigo al mercado brasileño crecieron 537% en lo que va del añoSeñores gobernadores: que no falte la presencia de un sojero en cada acto de inauguración de obra pública para agradecer el aporte recibidoEl “efecto Uber” podría llegar en algún momento a la industria de la carne: “Los países con problemas de seguridad alimentaria podrían ser los más receptivos”La paciencia no siempre vale más: el mejor precio real de la soja está en la posición julio 2013Tan lejos y tan cerca: en lo que va del año la soja subió 22% en Brasil al tiempo que cayó 16% en ArgentinaTamberos argentinos comenzaron a cobrar más que los uruguayos luego de sobrevivir a una “montaña rusa” que dejó a muchos en el camino