Google+
Valor Soja »Actualidad

Caminos rurales: imposible lograr avances trabajando en soledad

La experiencia del Nodo Pilar en Santa Fe.
Caminos rurales: imposible lograr avances trabajando en soledad

Los eventos climáticos extremos –cada vez más recurrentes– hicieron que en muchas zonas productivas el problema de los caminos rurales se transformara en un factor crítico.

Por ese motivo el Nodo Pilar, conformado en 2013 por la región CREA Santa Fe Centro, la Cooperativa Guillermo Lehmann y la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), comenzó a trabajar en los últimos años con las autoridades comunales de los departamentos Castellanos y Las Colonias para intentar coordinar acciones conjuntas tendientes a lograr una solución integral al problema.

“Los caminos rurales requieren muchos recursos que las comunas no tienen a pesar de la enorme cantidad de dinero que las regiones productivas transfieren a la Nación”, apunta Diego Lescano, referente CREA en el ámbito del Nodo Pilar.

“La falta de políticas adecuadas para promover el desarrollo de una región que es clave para la producción lechera argentina termina atentando contra el arraigo rural –en los departamentos de Castellanos y Las Colonias existen 195 escuelas– y la posibilidad de que pueda aumentar la oferta de leche y productos lácteos”, advierte.

Desde mediados de 2016 el Nodo Pilar comenzó a organizar talleres cuatrimestrales con referentes comunales y senadores provinciales para comenzar a armar un red a partir de la cual pudiese ser factible implementar una gestión integral de la red vial rural en los dos departamentos del centro de Santa Fe.

En marzo de este año el Nodo Pilar presentó un documento en el cual se detalla la situación de los caminos rurales en Castellanos y Las Colonias (que se considera la base de partida para comenzar a diseñar políticas activas en la materia).

El estudio del Nodo Pilar detectó que casi el 20% de los caminos del área se consideran “perdidos” por diversos motivos: avance de renovales, alcantarillas rotas que obligan a utilizar un paso alternativo, ocupaciones por propietarios linderos o cuentapropistas informales que desarrollan actividades como ladrillería, entre otros. Y que más del 30% de los caminos transitables necesitan limpieza de renuevos en las cunetas.

Los integrantes del Nodo Pilar están diseñando un proyecto para asfaltar una sola mano de la calzada (3,50 metros de ancho) de caminos rurales, con intersecciones espaciadas hacia la otra calzada, de manera tal de permitir el paso vehicular en situaciones de lluvias torrenciales. “Para el Nodo Pilar esto sería un hito porque en la provincia de Santa Fe no existen caminos rurales asfaltados”, comenta Lescano.

Existen empréstitos de entidades internacionales que pueden financiar la obra, aunque, para que se hagan efectivos, se requiere el aval tanto de la provincia como de la Nación.

El costo de un kilómetro de ripio es actualmente de alrededor de un millón de pesos, mientras que el asfaltado de una sola mano de la calzada puede llegar a ser cuatro veces mayor.

“El ripio tiene una vida útil aproximada de unos diez años y requiere un mantenimiento constante si se realiza un uso intensivo del mismo; en cambio, el asfalto, además de necesitar un mantenimiento mínimo, puede durar unos treinta años, con lo cual, en términos relativos es mucho más económico que el ripio. El problema reside en conseguir los fondos para poder financiar la inversión inicial”, explica el empresario CREA.

El proyecto contempla realizar una prueba piloto de 50 kilómetros asfaltados en diez comunas (cinco de Castellanos y las otras cinco de Las Colonias). Cada comuna podrá elegir los cinco kilómetros por asfaltar.

“El propósito del Nodo Pilar es generar las condiciones para que las comunas puedan llevar adelante las obras; los 50 kilómetros serían una prueba piloto para demostrar que es posible contar con caminos rurales transitables en cualquier circunstancia ambiental”, señala Lescano.

“Ni las comunas ni los empresarios agropecuarios tenemos recursos suficientes para poder mejorar los caminos rurales porque los mismos son derivados a la Nación, por lo que es necesario realizar un trabajo interinstitucional para poder encontrar una solución a un problema crítico para la región”, agrega.

La producción de soja de los departamentos de Castellanos y Las Colonias ronda las 830.000 toneladas. Si se considera un valor FOB promedio de 350 u$s/tonelada con un tipo de cambio de 44 $/u$s, los empresarios agrícolas –sólo contemplando al cultivo de soja– aportarán este año derechos de exportación por más de 3500 millones de pesos.

“Los empresarios agropecuarios invertimos muchos recursos para mejorar nuestros sistemas productivos, pero luego ese potencial no puede plasmarse por las limitaciones de infraestructura, entre otros aspectos. Por eso se necesita de la planificación y el trabajo de los diferentes niveles del Estado y de los actores involucrados”, concluye Diego.

La nota completa se encuentra en la última edición de la Revista CREA.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Llegó el frío: esta semana se presentarán las primeras heladas intensas del añoRoulet: “El productor va a poder usar el biodiesel al 100%”Apuesta fuerte: Brasil inició el plan para dejar de vacunar contra la aftosa a partir de 2023Default ambiental: el gobierno nacional violará la Ley de Bosques por sexto año consecutivoTormenta perfecta para la urea granulada: sobrestock interno con precios internacionales planchadosYa no basta con tener una buena cosecha: farmers estadounidenses buscarán mejorar las características de la harina de soja para diferenciarse de sus pares sudamericanosEl Mercosur y la Unión Europea intercambiarán ofertas para intentar negociar una mayor integración comercial: si se concreta es un golazo para el agroSalió la emergencia agropecuaria para productores de Río Negro afectados por granizoBrasil: industrias aceiteras advierten que no recibirán soja Intacta si no llegan a un acuerdo razonable con Monsanto por el costo del servicio de análisisEn el horno por la devaluación: las empresas elaboradoras de biodiesel trabajan con un precio congelado desde septiembre del año pasadoAlerta por tormentas intensas con abundante caída de agua en zonas productivas con excesos hídricosDoble desmantelamiento: los ingresos generados por la exportación de soja no alcanzan para cubrir el déficit energético argentinoEl enano del barrio: Argentina representa apenas un 6% de la exportación total de carne vacuna del MercosurSubsidio forzoso: para vender maíz a los consumos los productores deben pagar una retención superior a la vigente en sojaEfecto trigo: en lo que va del año las exportaciones argentinas de colza crecieron casi un 860%Nestlé también bajó los precios pagados a tamberos: pero SanCor y La Suipachense mantuvieron los valores de la lecheEl domingo regresa una ola de frío sobre el sur de la zona pampeanaEl “subsidio maicero” para tambos va camino a cumplir diez meses: sin retenciones la situación sería muy diferenteSe acabó el mercado climático sudamericano: fondos liquidaron posiciones compradas en soja para pasar a estar vendidosLa devaluación comenzó a erosionar el precio relativo de la leche: para compensar la suba del maíz se necesitan 3,0 $/litro en marzoSiguen las complicaciones para sembrar: esta semana prevalecerán las lluvias sobre las principales regiones productivasDieron de baja a una empresa de la familia Lavaque del régimen de “promoción no industrial” por incumplir con la implementación de un proyecto productivoEsta semana habrá recarga de perfiles en muchas regiones productivas: alerta por tormentas intensas en el NEAEl mercado a término: una de las pocas alternativas para vender trigo condición cámara ante la retirada de los exportadoresAlerta: se vienen nuevas lluvias torrenciales sobre Entre Ríos y el centro de Santa FePrevalecen las exportaciones genuinas de sembradoras: Rusia y Ucrania representan el 25% del negocio Productores de soja de EE.UU. pidieron a Donald Trump que recapacite: “Ya no estamos hablando de una situación hipotética”El Belgrano Cargas transportó un récord de 3268 vagones con granos hacia las terminales portuarias rosarinas