Google+
Valor Soja »Actualidad

Recalculando: qué implica para el agro argentino el fracaso de la estrategia de “polarización” instrumentada por Cambiemos

CFK anunció su candidatura a vicepresidenta.
Recalculando: qué implica para el agro argentino el fracaso de la estrategia de “polarización” instrumentada por Cambiemos

La senadora Cristina Fernández de Kirchner anunció hoy que será candidata a vicepresidenta de Alberto Fernández, ex jefe de Gabinete de Néstor Kirchner y CFK (2003/2008), por medio de un video publicado en su cuenta de Twitter.

“Le he pedido a Alberto Fernández que encabece la fórmula que integraremos juntos. Él como candidato a presidente y yo como candidata a vice, para participar en las próximas elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias», dijo Cristina, en una jugada sorpresiva que nadie había mencionado ni siquiera como especulación.

El hecho de que el cristinismo –versión argentina del chavismo– compita en las próximas elecciones presidenciales de octubre con el oficialismo (Cambiemos) y el justicialismo incrementa, en la actual coyuntura, las posibilidades de una derrota del candidato de Cambiemos (que por el momento es el propio presidente Mauricio Macri).

La estrategia de Cambiemos de “polarizar” con el cristinismo –cuyo autor intelectual es el consultor Jaime Durán Barba– fue exitosa en las elecciones legislativas de 2017, en las cuales el oficialismo resultó victorioso en los principales distritos argentinos (CABA, Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza).

Sin embargo, en el actual contexto de crisis económica, la estrategia de “polarización” colapsaría porque, además del cristinismo, podría presentarse el justicialismo –heredero del peronismo– a partir de una agrupación liderada por Juan Schiaretti (gobernador de Córdoba que acaba de ganar la reelección), Juan Manuel Urtubey (gobernador de Salta), el senador Miguel Pichetto y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna.

Esta semana Cristina Fernández de Kirchner organizó una reunión en la sede porteña del Partido Justicialista para consolidar la integración de su frente electoral, a la cual asistieron Gildo Insfrán (gobernador de Formosa), Lucía Corpacci (gobernadora de Catamarca), Rosana Bertone (gobernadora de Tierra del Fuego), Verónica Magario (intendenta de La Matanza), Leonardo Nardini (intendente de Malvinas Argentinas), Fernando Gray (intendente de Esteban Echeverría), Daniel Scioli (diputado y ex gobernador de la provincia de Buenos Aires), José Luis Gioja (diputado y ex gobernador de San Juan), Sergio Urribarri (diputado provincial y ex gobernador de Entre Ríos), Felipe Solá (diputado y ex gobernador de la provincia de Buenos Aires), Hugo Moyano (titular del sindicato de Camioneros) y Víctor Santa María (presidente del PJ porteño y secretario general del Suterh), entre otros (ver foto).

En los años 2022 y 2023 Argentina debe devolver al Fondo Monetario Internacional más de 40.000 millones de dólares y es difícil prever que para entonces tendrá esos recursos, por lo que es muy probable que el próximo gobierno, más allá de cuál sea, tenga que renegociar con el FMI para seguir bajo la tutela de ese organismo.

El acuerdo con el FMI implicó asumir compromisos orientados a reducir el déficit del sector público, alcanzando un superávit primario, es decir, sin contar intereses, a partir de 2020. Para lograr eso es necesario reducir gastos, aumentar ingresos o bien una combinación de ambas.

La estrategia del oficialismo para cumplir el mandado del FMI es la que viene desarrollando en el último año (aumento de la presión impositiva con licuación del gasto vía devaluación y elevadas tasas de interés para contener una mayor aceleración inflacionaria), mientras que la política del cristinismo también es conocida: incremento de la presión tributaria sobre el sector agropecuario con intervención del mercado de exportación de productos agroindustriales.

Pero la plataforma electoral del frente justicialista recién se terminará de conocer cuando el mismo se termina de conformar, dado que en el mismo conviven personalidades con visiones bastante diferentes.

Mientras que el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti se manifestó siempre proclive a consolidar la competitividad del sector agropecuaria como movilizador de la actividad económica, Roberto Lavagna, cuando fue ministro de Economía de Néstor Kirchner, se mostró a favor de la intervención de los mercados agroindustriales.

En julio de 2005 elentonces ministro Lavagna elevó de 5,0% a 15% el derecho de exportación aplicado la leche en polvo y a 10% el de quesos con el propósito de planchar el precio de la leche pagado a los tamberos por medio de la licuación de la rentabilidad de las industrias exportadoras de leche en polvo. Y en noviembre de ese mismo año reforzó esa política al suspender los reintegros a las exportaciones de una serie de productos lácteos.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Finalmente llegan precipitaciones para aquellas zonas productivas necesitadas de aguaEsta semana tampoco se espera la aparición de lluvias en las principales regiones productivasEn el último año el precio de la leche descendió un 33% medido en moneda maízSiguen recuperándose los precios de exportación de la miel: el efecto derrame llegó a los apicultoresEl peor momento para vender trigo: por el cierre del mercado de exportación los productores pierden 100 $/toneladaDirigente bolivariana gestionará el “Programa de Asistencia Crítica y Directa para la Agricultura Familiar, Campesina e Indígena” con un presupuesto de 30 M/$Papel picado: con el ensanchamiento de la brecha cambiaria la retención efectiva en soja es casi del 60%Esta semana el gobierno recaudó casi 45 millones de dólares con retenciones anticipadas de cerealesArgentina potencia emisora: se incrementó el riesgo monetario a niveles estratosféricosUna de las dos federaciones argentinas de trabajadores de la carne lanzó un paro nacional para el lunesCayeron las exportaciones argentinas de fardos de alfalfa por la menor participación de empresas externas al negocioErize recomendó manejar los tiempos del mercado: “Los precios del maíz van a subir y fuerte”Clarín afirma que la restricción financiera que el gobierno aplicó al agro argentino tiene “atisbos de razonabilidad”Comenzó la siembra de maíz temprano argentino en aquellas zonas no afectadas por restricciones hídricasLos tambos robotizados en Australia no llegan a cubrir un 1% de la producción nacional luego de 13 años de introducción de la tecnologíaSanta Fe: desplazan al tesorero de la Cooperativa Guillermo Lehmann al detectar una operación indebidaAlquileres agrícolas: retirada general de regiones extra pampeanas para refugiarse en zonas de seguridadEn lo que va del año el sector agroindustrial argentino generó divisas por casi 7000 millones de dólaresEnroque de forwards: una metodología comercial para capturar diferenciales en trigo y cebadaCasi tres meses después de haberse anunciado sigue sin implementarse el subsidio a comercios para congelar el precio minorista de lácteos“El deseo de una Argentina más justa nunca va  a ocurrir sin políticos honestos y más capaces”Las cadenas agroindustriales argentinas rechazaron la intervención de Vicentín: “El Estado debería utilizar sus escasos recursos en otra dirección”Bingo: llegan lluvias importantes para buena parte de la región pampeanaEl “factor Trump” se metió en el mercado agrícola para ponerle un freno al proceso alcista impulsado por el desastre climáticoSe paralizó la comercialización de granos en el sur bonaerense: en las terminales portuarias santafesinas ingresaron más de 2500 camionesCon el reforzamiento del “cepo cambiario” se incrementa el riesgo de un alza de los costos dolarizadosPor la devaluación se interrumpió el ingreso de sembradoras importadas: pero no logran reactivarse las exportaciones por falta de competitividad estructuralEl mapa más triste: se descontroló el delito rural en la mayor parte del territorio argentino