Google+
Valor Soja »Actualidad

La venta de bioinsumos creció 70% en Brasil: pero aún sigue siendo un alternativa marginal para el control de plagas y enfermedades agrícolas

El año pasado versus 2017.
La venta de bioinsumos creció 70% en Brasil: pero aún sigue siendo un alternativa marginal para el control de plagas y enfermedades agrícolas

La producción de productos biológicos para control de plagas y enfermedades agrícolas creció más del 70% en el último año en Brasil al facturar en 2018 un total de 464,5 millones de reales (unos 120 millones de dólares al tipo de cambio actual) versus 262,4 millones en 2017, según datos de la Asociación Brasileña de las Empresas de Control Biológico (ABCBio) que representan alrededor del 70% del mercado nacional de bioinsumos.

“El crecimiento del mercado brasileño de bioinsumos crece en línea con la tendencia mundial de reducción del uso de agroquímicos para combatir plagas y enfermedades. En un país con alto índice de insectos debido al clima tropical, el desafío de los productores es reducir la aplicación de agroquímicos, principal método de manejo de plagas del país actualmente, pero también disminuir el costo de producción y los riesgos ambientales y sanitarios asociados”, indica un artículo publicado esta semana por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil.

Los bioinsumos –diseñados a partir de seres vivos, fundamentalmente microorganismos– se emplean como biofertilizantes, biorremediadores, bioestimulantes y biocontroladores, entre otros usos.
El manejo de control biológico es realizado hace más de diez años en el establecimiento Salgueiro da Serra, localizado en Buritis (Minas Gerais) y perteneciente al Grupo Agrosalgueiro de la familia brasileña Aoyagui (descendiente de japoneses).

“Con el control químico no teníamos muchas posibilidades de reducir costos, porque cada año estábamos aumentando dosis o números de aplicaciones, mientras que con los insumos biológicos fue lo contrario: reducimos dosis y número de aplicaciones”, explicó Rogério Aoyagui.

El agrónomo indicó que, para reducir la incidencia enfermedades, el manejo biológico se transformó en una herramienta fundamental a través del uso de microorganismos probióticos. También emplean agentes promotores de nitrógeno y compuestos líquidos a base de residuos animales como fuente de nutrientes para el suelo.

“Actualmente logramos reducir y en algunos casos sustituir agroquímicos. Y, obviamente, alcanzamos la meta inicial de reducción de costos. Aumentó la productividad y se redujo la carga de químicos. Estábamos un poco temerosos, pero el resultado fue muy interesante”, apuntó Aoyagui.

“Es difícil aceptar el cambio y la ruptura de paradigmas que tienen técnicos, consultores, propietarios y empleados; ese fue uno de los mayores desafíos. Puedo seguramente decir que el manejo biológico es un camino sin vuelta, una herramienta importantísima para la revolución agrícola del mundo”, añadió.

El seguimiento del impacto del uso de bioinsumos en el establecimiento fue realizado por investigadores de Embrapa (el equivalente al INTA en Brasil). “Nuestra meta es reducir al menos en un 50% el uso de agroquímicos. Ese es el gran sueño”, aseguró Aoyagui.

Embrapa cuenta con unos 100 investigadores dedicados a desarrollar y validar el uso de bioinsumos agrícolas en diferentes regiones agrícolas brasileñas. “Muchos productos biológicos desarrollados por Embrapa se están comercializando en el mercado local. Todas las unidades están haciendo cosas nuevas; contamos con productos para el control de orugas, chinches nematodes”, comentó Rose Monerrat, directora del área de Recursos Genéticos y Biotecnología de Embrapa.
Entre las investigaciones en marcha se incluye el trabajo realizado en Embrapa Amazonia Oriental, situada en Belém (Pará), donde investigadores están buscando controladores biológicos contra el fusarium que afecta a las plantaciones locales de pimienta, dado que no existe ningún producto químicos habilitado para controlar la enfermedad en ese cultivo.

“Todas las enfermedades que afectan al açaí (fruto tropical), por ejemplo, no tienen un producto químico registrado. Otros ejemplos son el cupuaçu (fruto a partir del cual se extrae un aceite que es empleado por la industria cosmética), los frutales nativos y la mandioca”, explicó Alessandra Keiko de Embrapa Amazonia Oriental.

La ministra de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento de Brasil, Tereza Cristina, proyecta que el mercado de bioinsumos tiene un potencial de crecimiento sostenido en el país porque los mismos, lejos de ser usados solamente por productores orgánicos, están siendo empleados cada vez más por empresarios agrícolas tradicionales.

“Los productores brasileños en general y los de caña y de granos en particular vienen buscando muchos productos biológicos para el manejo fitosanitario de sus cultivos. Entonces, la tendencia es que los mismos crezcan aún más y para eso es importante que se perfeccione el proceso de aprobación en el Ministerio de Agricultura para así permitir que esos productos no tóxicos estén a disposición de los agricultores brasileños”, comentó Tereza Cristina.
Brasil tiene actualmente 256 productos de baja toxicidad registrados, entre los cuales se incluyen microbiológicos, feromonas y extractos vegetales. Sólo en el año 2018 se registraron 52 productos, la mayor cantidad anual desde 1991, cuando se liberó el primer producto biológico en el país.
A pesar del crecimiento que vienen registrando los bioinsumos en Brasil, en 2018 los mismos apenas representaron un 2% de la facturación total del mercado de control de plagas. Para el profesor titular de Entomología y Acarología de la Escuela Superior de Agricultura, Luiz de Queiroz de la Universidad de São Paulo (Esalq-USP), José Roberto Parra, el gran problema en el país es la existencia de una cultura de control químico entre los productores.

“El problema de Brasil, básicamente, es cultural. Los productores dicen yo seguiré aplicando insecticidas porque mi padre aplicaba, mi abuelo aplicaba. Y lógicamente, como es de esperar, hay presión de quienes producen insecticidas Lógico, eso existe. Entonces es necesario cambiar esa cultura para que la gente utilice menos productos químicos”, aseguró Parra.

Sin embargo, del total de 1137 plagas y enfermedades de interés agrícola registradas en Brasil, hasta el momento sólo 86 cuentan con alternativas de control biológico. “La disponibilidad del insumo biológico es fundamental, así como la calidad. No sirve de nada hablar que tenemos control biológico si no ofrecimos opciones”, resalta Parra.

La cuestión de la logística y el almacenamiento de los microorganismos utilizados para combatir plagas y enfermedades constituye uno de los principales obstáculos para promover el crecimiento de la nueva tecnología.

“Los productos tienen que permanecer a bajas temperaturas y eso es un gran problema para el control biológico. Los productos a base de virus son los más afectados, aunque depende mucho del tipo de formulación. Los elaborados a base de bacterias tienen una vida útil más larga, pero otros tienen un tiempo menor”, explicó Rose Monerrat (ver foto).

Otra de las dificultades que limitan la extensión del uso de bioinsumos en Brasil es la falta de investigaciones suficientes que validen el nivel de control logrado y la dificultad para aplicarlos en grandes superficies agrícolas.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

En lo que va del año el 68% de los embarques de maíz argentino se destinó a naciones musulmanas: no se pudo colocar nada en ChinaEl precio de una botella de aceite de girasol en Montevideo es tres veces superior que en Buenos Aires gracias a una retención invisibleSanta Fe es la tercera provincia de la zona pampeana con la emergencia agropecuaria declarada por sequíaMercado dual para el garbanzo argentino: suben los precios de las partidas de buena calidad en un marco de abundante oferta regular Los alquileres ganaderos en la zona pampeana se mantienen en kilos de novilloViande y Azul Natural Beef son los principales ganadores en la distribución de la cuota Hilton 2019/20Aparecieron las primeras ofertas de trigo segregado en la región pampeana: se prevén bajos niveles de proteína por súper rindes en la zona núcleoEl gobierno distribuyó casi 20 M/$ en bonos fiscales para capacitación: ni un solo peso se destinó a Pymes agropecuariasYa no basta con tener una buena cosecha: farmers estadounidenses buscarán mejorar las características de la harina de soja para diferenciarse de sus pares sudamericanosMacri volvió a ratificar que no subirá las retenciones agrícolas: “Es un impuesto que nos destruye el futuro”Venezuela: el paraíso de los fabricantes argentinos de sembradoras¿Quiere pagar menos retenciones? Exporte maíz pisadoAlerta comercial: viene en camino un nuevo conflicto sindical por las paritarias de trabajadores aceiterosDesagregando valor: las exportaciones argentinas de pollo ya superan en más de un 100% a las de carne bovinaAlerta climática: se vienen varios días de lluvias intensas en zonas afectadas por inundacionesSe necesita efectivo urgente: no se detuvo la comercialización de granos gruesos a pesar de los bajos precios y la incertidumbre cambiariaLos feedlots se quieren sumar al club de las viudas del maíz barato: pero el mayor problema es el precio de la invernadaSigue el festival de exclusiones del Registro de Operadores de GranosA no dormirse: los exportadores ya compraron un 35% de la cosecha de trigo 2012/13Macri se comprometió a mejorar la seguridad en el campo para “acabar con las mafias que cometen delitos atacando al productor y transportistas”Exportaciones argentinas de fardos de alfalfa crecieron más de un 240%: el desafío es ganarle cuota de mercado a EE.UU.En 2013 se importaron tractores por casi 275 millones de dólares: un negocio que creció con la incertidumbre cambiariaCinco integrantes del ámbito agropecuario fueron elegidos diputados nacionales: quiénes sonEn los últimos cuatro años Uruguay perdió más de 350 tambos: pero la productividad se incrementó en un 40%No Cambiamos: el gobierno violará la Ley de Bosques por octavo año consecutivoAjustaron el precio del biodiesel destinado al corte interno: es un 35% más barato que el gasoilComa más pollo: el precio de la carne aviar viene cayendo gracias a la sobreoferta promovida por el relajamiento bolivarianoEn 2016 Argentina representó apenas un 8,5% de la exportación total de carne vacuna del Mercosur