Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

La ganadería somos todos: incluso los carniceros

La ganadería somos todos: incluso los carniceros

La producción de carne vacuna en la Argentina comienza en los orígenes mismos de la cultura que dio origen a una de las naciones más australes del mundo: Juan de Garay, fundador de la ciudad de Buenos Aires en 1580, trajo las primeras 500 cabezas de ganado bovino, las cuales se dispersaron por la zona pampeana.

La carne vacuna no era un alimento accesible durante la Colonia. La matanza de ganado cimarrón estaba autorizada para ciertas congregaciones religiosas, pero no para la provisión de la población general. Además, la mayor parte de la carne se desperdiciaba, porque los animales se faenaban fundamentalmente para obtener sebo y cuero.

El primero en proponer una solución al problema del abastecimiento de carne a los pobladores de la antigua Buenos Aires fue Martín de Ávila, quien el 6 de julio de 1602 se presentó ante el Cabildo con un plan para proveer de carne a toda la ciudad. Prometía entregarla dos veces por semana y aseguraba que sería de buena calidad, limpia y bien acondicionada. El matadero comenzó a funcionar efectivamente en julio de 1605. Inicialmente abasteció las necesidades de la ciudad. Pero las crónicas de la época indican que luego de un tiempo el público se presentó ante el Cabildo para reclamar por la falta de una oferta suficiente de carne. Las autoridades del Cabildo comenzaron entonces a estudiar la posibilidad de abrir carnicerías a su cargo para atender las necesidades de la población.

Durante casi cuatrocientos años la extensión del territorio argentino se fue poblando de carnicerías. Luego llegaron las cadenas de supermercados al negocio. Pero las carnicerías de barrio no desaparecieron.

La historia de la ganadería Argentina y su posterior desarrollo podría ir en paralelo al “descubrimiento” de los distintos cortes de carnes de la media res. A comienzos del siglo XIX, cuando los gauchos mataban las reses para obtener cuero, sacaban una lonja de carne muy sabrosa para saciar su apetito y así nacía el preciado “mata hambre” (actualmente conocido como matambre).

Entre los recortes no utilizados a comienzos del siglo pasado por los frigoríficos de capitales británicos localizados en el norte de la provincia de Buenos Aires, los obreros comenzar a comer uno que se transformó en una pasión nacional: el asado de tira.

Las distintas preferencias del consumidor argentino fueron interpretadas y moldeadas década tras década por los carniceros en función de las circunstancias culturales y económicas presentes en cada época.

Cada consumidor tiene preferencia por un corte específico. Pero el carnicero tiene que tener preferencia por todos porque debe maximizar el aprovechamiento de la media res: ese es el secreto de una carnicería. El carnicero es un “artesano” que deconstruye medias reses para elaborar cortes diseñados en función del mapa de consumo presente en su zona.

Las carnicerías fueron y son un actor clave de la cadena de valor cárnica que permite diversificar los canales de comercialización para garantizar la existencia de un mercado, es decir, un ámbito en el cual los precios se determinen en el marco de intercambios entre muchísimos integrantes tanto de la oferta como de la demanda. Un mercado –vale recordar– que logró resistir el apagón externo dictaminado por la gestión kirchnerista.

Las cadenas de carnicerías y carnicerías independientes –muchas atendidas por sus propios dueños– no están pasando por un buen momento. Por eso en los últimos años han comenzando a ofrecer otros alimentos con el propósito de intentar sobrevivir.

En el ámbito de algunos de los grandes frigoríficos presentes en la Argentina existe una visión del futuro del negocio en el cual no están contempladas las carnicerías, pues consideran que la comercialización de reses debería ser suprimida para pasar a vender solamente cortes o cuartos que luego serían seccionados en supermercados o negocios específicos.

Esa visión, que suele venderse como un proceso “modernizador”, traerá, en caso de implementarse, una mayor concentración en el sector industrial, el cual eventualmente, tal como sucedió en otras naciones, podría transformarse en un oligopolio. No se trata, por cierto, de algo favorable para los empresarios ganaderos.

Una auténtica modernización, lejos de acabar con un actor clave del negocio, debería contemplar un esquema impositivo acorde a la naturaleza de la actividad y un sistema que garantice la inocuidad higiénico sanitaria de la carne. En beneficio de todos: tanto productores como consumidores.

Carlos Kohn. Consultor en agronegocios y empresario cárnico de Tucumán

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Buryaile logró dar de baja una retención privada de 4 u$s/tonelada que había implementado el kirchnerismo para expoliar a las economías regionalesPor la sequía la venta de sembradoras regresó al nivel más bajo desde 2015Por primera vez el Belgrano Cargas completó en tres días un flete con 100 vagones desde Salta hasta TimbúesPrecios cuidados para la yerba mate vendida por productores: el gobierno determinó un ajuste anual de apenas el 14%Corralito contra la evasión cárnica: frigoríficos deberán constituir una garantía para cubrir eventuales incumplimientos tributariosTrabajadores de ATE-Senasa realizan hoy un paro nacional ante “fuertes trascendidos de nuevos despidos”El fin de semana el sector oeste de la región pampeana cuenta con probabilidad de recibir hasta 60 milímetros¿Están muy caras las primas de las opciones de soja?: ahora pueden comprarse en cómodas cuotasLa mejor defensa contra los insectos es la agricultura biodiversa: la mitad de los tratamientos contra plagas no tienen respuesta económicaEl gobierno de Santa Fe acusó a Buenos Aires de “levantar una muralla” para agravar la inundación en la zona de influencia de La PicasaAhorrar en fierros: importante crecimiento de la venta de maquinaria agrícola para protegerse de la inflación En lo que va del año las exportaciones argentinas de tolvas generaron casi 6,0 M/u$s: cinco empresas concentran el 65% del negocioCambio climático: un estudio del gobierno nacional asegura que el cultivo de maíz contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernaderoComenzó a ingresar la cosecha de soja al circuito comercial: hubo un mes entero para asegurar precios superiores a 340 u$s/toneladaEl verso del valor agregado: cayó 60% la exportación argentina de premezclas a pesar de tener un diferencial arancelario extraordinario con el trigoEn la presente campaña Argentina se encamina a lograr un rendimiento de soja récord histórico de 33,5 qq/haSe proyectan más tormentas violentas en el verano: alerta por un otoño con restricciones hídricas y heladas tempranasArgenzuela a pleno: venezolanos no pueden comprar leche en polvo que pagan 23% más cara que el resto del mundoTrabajadores del Senasa afiliados a ATE lanzan paro nacional hasta el viernes para rechazar “vaciamiento y privatización de funciones”El trigo fue la mejor inversión del último año: registró una rentabilidad del 140%El sector lácteo es el más comprometido por el paro nacional: no se está permitiendo el ingreso de leche a las fábricasLos precios de exportación del arándano siguen lejos de los valores registrados dos años atrásClearing lechero: tamberos piden al gobierno que transparente las operaciones para evitar situaciones que atenten contra la libre competenciaEl maíz puede generar los dólares que el gobierno tanto necesita: pero para eso sería necesario terminar con el subsidio polleroAlerta: se prevé que sigan las precipitaciones sobre el norte de la región pampeanaPara Arcor el aceite vegetal hidrogenado no es nocivo para la salud: en EE.UU. lo quieren prohibir para “prevenir 20.000 ataques de corazón al año”La cantidad de demandas contra empresas agropecuarias por enfermedades laborales descendió casi 29%Descontrol sindical: Mastellone avisa a tamberos que podría dejar de comprar leche si no se desactiva la paralización de la planta de Gral. Rodríguez