Google+
Valor Soja »Actualidad

Poco para festejar: el sector vitivinícola argentino enfrenta un año muy difícil debido a una crisis de oferta combinada con problemas comerciales

Cuáles son las causas de la crisis.
Poco para festejar: el sector vitivinícola argentino enfrenta un año muy difícil debido a una crisis de oferta combinada con problemas comerciales

El sector vitivinícola cuyano –como otras economías regionales– viene arrastrando problemas hace años. Pero en 2019 tendrá que atravesar una serie de dificultades adicionales que, en caso de no resolverse satisfactoriamente, no serán inmunes en términos sociales.

“Todo indica que este año la cosecha será buena en cuanto a volumen –dependiendo de la variedad de uva– en un contexto de altos stocks de vinos según la información del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) y lo que expone la industria, lo que implica que las bodegas, además de reducir las compras programadas, podrían terminar pagando precios en pesos similares a los abonados el año pasado, con la licuación de valor que eso representa por efecto de la inflación”, explica Alan Fillmore, integrante de los grupos CREA Arauco, Huarpe y Olivícola San Juan (región de Valles Cordilleranos). “No puede descartarse que en el presente año una gran proporción de la cosecha no llegue a recolectarse por falta de recursos económicos”, añade en un artículo publicado por la Revista CREA.

Los cambios macroeconómicos abruptos tienen especial incidencia en aquellas actividades que, como la vitícola, tienen poco margen de acción al depender de cultivos plurianuales que requieren la realización de grandes inversiones con mucha anticipación.

Luego de cosechar las uvas entre febrero y abril, la mayor parte de los empresarios vitícolas entregan la uva a bodegas, las cuales, luego de acordar el precio por abonar, pagan el saldo total en ocho a diez cuotas deduciendo las transferencias en concepto de anticipos de cosecha y acarreo.

La cuestión es que cuando comenzaron a cobrar la cosecha 2018 –mayo/junio del año pasado– la devaluación del peso argentino licuó los ingresos en dólares de los productores al tiempo que incrementó de manera significativa los costos dolarizados (fertilizantes, agroquímicos, combustibles y tarifas eléctricas). Si bien el costo real de la mano de obra (pesificado) se redujo, tal disminución no llegó a compensar la caída de ingresos.

“Las tarifas energéticas aumentaron de manera significativa y buena parte del componente de las mismas está integrado por impuestos nacionales, provinciales e incluso municipales. Creemos que eso atenta con una actividad que es una gran generadora de mano de obra en la región. Estamos en una zona que depende del riego para producir y los incrementos de tarifas cada vez tienen una mayor incidencia sobre los costos operativos”, comenta Alan.

En 2018 el consumo interno de vinos registró un volumen de 8385 millones de litros, una cifra 6% menor a la del año 2017, según datos de Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

La exportación, si bien registró un crecimiento en volumen del 23,5% (con colocaciones el año pasado de 2756 millones de litros versus 2232 millones en 2017), en facturación apenas creció 1,5% al sumar 822 millones de dólares versus 809 M/u$s en 2017. Eso ocurrió porque disminuyó la venta externa de vino embotellado (con un valor FOB promedio de 4,40 u$s/litro versus 3,98 u$s/litro en 2017), mientras que aumentó la exportación de vino a granel (con un precio promedio de apenas 0,76 u$s/litro versus 1,46 u$s/litro en 2017). Es decir: el negocio exportador se “primarizó”.

La competitividad cambiaria generada por la depreciación de la moneda –que prometía a comienzos del segundo semestre de 2018 un panorama auspicioso para las exportaciones de vino– pronto se evaporó por la reducción de reintegros a la exportación en agosto (que para el vino embotellado pasaron de 6,00% a 3,25%) y la introducción de derechos de exportación en septiembre de 3 pesos por cada dólar FOB (ver gráfico).

“En 2016 hubo una mala cosecha y eso permitió enmascarar temporariamente la crisis de oferta que se venía gestando y que estalló este año. Por otro lado, tenemos también una crisis de demanda porque nuestro principal cliente, el consumidor argentino, consume cada vez más cerveza en desmedro del vino”, apunta José Sola Cristóbal del CREA Huarpe

En el primer cuatrimestre de 2018, caracterizado por el “retraso cambiario”, incluso se importó vino desde Chile. Por entonces no era posible advertir que esa decisión contribuiría a amplificar la sobreoferta de vino un año después.

“Las bodegas cuentan un sobrestock equivalente al abastecimiento interno de unos ocho meses, al cual se suma la nueva cosecha. Esto es una catástrofe para el sector porque mucha de la uva que no va a ser comprada por la industria tendrá que ser procesada por los propios productores, algo que requiere un costo enorme en un momento en el cual el acceso al financiamiento es inviable por las elevadas tasas de interés”, señala Andrés Méndez Casariego del CREA Aconcagua.

En épocas normales la entrega de uva para elaboración propia de vino realizada por empresarios vitícolas se paga con un porcentaje que la bodega descuenta de la producción lograda. Pero este año, debido al exceso de oferta de vino y la falta de liquidez, ese negocio no será factible.

“Las condiciones actuales hacen que incluso las empresas vitícolas más eficientes tengan inconvenientes económicos y financieros, lo que implica que muchos productores que venían arrastrando problemas en los últimos años podrían quedar fuera del negocio, lo que generaría un impacto social negativo en la provincia”, indica Andrés.

Adicionalmente, en la presente campaña el Instituto Nacional de Vitivinicultura, tal como hacía regularmente, no publicó pronósticos de producción de uva. Y eso incrementa la incertidumbre al no contar con proyecciones sobre el volumen de oferta esperado.

El artículo completo puede leerse en la última edición de la Revista CREA.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Esta semana la mayor probabilidad de lluvias se concentrará en el norte del paísGracias a las ofertas de canje por granos repuntó la venta de sembradoras en un contexto sin crédito por tasas de interés inviablesDécada ganada: en un año y medio más Uruguay tendrá una potencia eólica seis veces superior a la de ArgentinaPor los bajos precios de la soja se negociaron más “seguros de precios” de compra que de ventasAgroindustria ordenó a la Afip que a partir de agosto habilite en el SISA la posibilidad de liquidar forwards con el tipo de cambio Banco Nación del día anterior a la fecha del pagoGolpe sorpresivo de transparencia: difunden datos de ROE que muestran cómo los amigos de Moreno se siguen quedando con la mayor parte del cupo de exportación de carneResucitaron las ventas de sembradoras luego de apagón K: pero aún siguen lejos de la demanda potencial del campoVuelven las inundaciones a la provincia de Buenos Aires: aún no se terminó el tercer tramo del Plan Maestro de la Cuenca del Salado cuando ya debería estar listo el cuartoAprobaron la comercialización de soja tolerante a dicamba para facilitar la importación de poroto proveniente de EE.UU.La olivicultura también quiere ser parte del gradualismo: un sector en el cual la suba de tarifas se aplicó sin anestesiaDiferencias: tamberos bonaerenses cobraron 12 centavos más por litro que los santafesinosTodos ponen: Pymes y cooperativas agropecuarias ya pagaron casi 50 M/u$s por retenciones anticipadas de maízLos precios del maíz habrían tocado piso: de aquí en más la demanda real se encargará de neutralizar las apuestas bajistas de los especuladoresEl frigorífico estatal entrerriano no puede sostenerse por su cuenta: recibió un aporte de 5,0 millones de pesos del gobierno provincialTodo indica que en el ciclo 2014/15 el precio internacional del trigo explotará: Argentina mirará desde la tribuna Vidal le da una mano al campo con un aumento del 40% en el impuesto a los sellos aplicado a las operaciones de granos: “¿Así podemos generar competitividad?”La venta de bioinsumos creció 70% en Brasil: pero aún sigue siendo un alternativa marginal para el control de plagas y enfermedades agrícolasArgentina abandonó el mercado triguero brasileño para posicionarse como abastecedor de granos forrajeros en Arabia SauditaLa corredora rosarina Sebastián Grimaldi informó que “se encuentra trabajando a pleno a fin de encauzar la situación en la que se encuentra”Alerta: se vienen tres días de lluvias torrenciales que pondrán en riesgo la cosecha gruesa en muchas regiones productivasLas exportaciones argentinas de híbridos de maíz crecieron más de un 170%: un negocio con una retención del 3%Macri: “La Argentina no ve la presencia de China como una amenaza sino como una oportunidad de desarrollo para los argentinos”Sudáfrica ya es el segundo comprador de silobolsas argentinosCOTO se prepara para liderar el ranking de faena bovina argentina ante la decisión del grupo brasileño Minerva de mantener cuatro frigoríficos inactivosEsta semana el ingreso de una ola polar provocará heladas intensas en la región central argentinaCarambola climático-burocrática: la oferta 2015 de semillas forrajeras será aceptable por el stock remanente del ciclo anteriorPollos con deflación de precios por saturación de oferta en el mercado interno: la única salida es recortar producciónFestival de suspensiones y exclusiones del Registro de Operadores de Granos