Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Malo para Argentina: la “guerra comercial” de Trump impulsó un proceso de desaceleración de la demanda de soja por parte de China

Un fenómeno que no será gratuito para los valores de la oleaginosa.
Malo para Argentina: la “guerra comercial” de Trump impulsó un proceso de desaceleración de la demanda de soja por parte de China

Hoy subieron los precios de los contratos futuros de soja en el mercado de Chicago (CME Group) debido a la inminente finalización de la “guerra comercial” lanzada el año pasado por el presidente estadounidense Donald Trump contra China. Se trata de una buena noticia. Pero solamente en el corto plazo.

Nada será igual en el mercado mundial de soja luego de arriesgadísima jugada instrumentada por Trump para obligar a su par Xi Jinping a sentarse a negociar cuestiones sensibles para los intereses estratégicos chinos (fundamentalmente en lo concerniente al reconocimiento de la propiedad intelectual).

La importación de poroto de soja por parte de China es una cuestión de seguridad nacional. Se trata de un insumo crítico para producir buena parte de las proteínas animales que se consumen en una nación habitada por más de 1400 millones de personas (18% de la población mundial).

La cuestión es que existen apenas tres grandes abastecedores de poroto de soja en el mundo: EE.UU., Brasil y Argentina. El año pasado el gobierno central chino decidió bloquear el ingreso de soja estadounidense a modo de represalia contra las barreras proteccionistas implementadas por Trump. Se quedó prácticamente con un solo oferente –Brasil–, pues Argentina, además de tener poca mercadería (una sequía destruyó varios millones de toneladas de soja), es la única de las tres naciones que procesa la mayor parte del poroto para elaborar y exportar biodiesel, harina y aceite de soja.

Brasil y Argentina, además, no son naciones que se encuentren integradas comercialmente con China –como sucede en el caso de Chile y Perú por medio de Tratados de Libre Comercio–, con lo cual el riesgo percibido por el gobierno chino al respecto provocó un cambio drástico en la materia.

La primera evidencia concreta de ese fenómeno es que la importación de poroto de soja por parte de China, luego de crecer de manera ininterrumpida en las últimas dos décadas, en el presente ciclo caerá –según proyecciones del USDA– a 88 millones de toneladas versus 94,1 millones en 2017/18.

Parte de esa caída se explica porque las compañías agroindustriales chinas –estatales o privadas con participación estatal– salieron a buscar fuentes de harinas proteicas alternativas en todos los rincones del mundo (como harina de colza canadiense o pellet de girasol ucraniano).

No es casual que desde comienzos del presente año el gobierno chino haya procedido a eliminar los aranceles de importación para las tortas y harinas de girasol, colza, algodón, maní, lino y palma (los cuales tributaban anteriormente un arancel de 5,0%). Tampoco es casual que haya quedado fuera de esa medida la harina de soja, pues el interés del gobierno chino es importar poroto para procesarlo en su propio territorio.

La harina de soja –principal producto de exportación argentino– ni siquiera tiene habilitado el ingreso al mercado chino, algo que solamente podría cambiar si ambas naciones se integraran en el marco de un Tratado de Libre Comercio.

Adicionalmente, la primera declaración de política pública del presente año 2019 publicada por el Comité Central del Partido Comunista de China (PCC) y el Consejo de Estado –considerada como un indicador de prioridades– está referida al desarrollo del sector agrícola para reducir la dependencia de importaciones de alimentos. Y remarca especialmente que se “desarrollarán planes para incrementar el área de siembra de soja”.

La desaceleración sistemática de la demanda de poroto de soja por parte del primer importador mundial de ese producto es un dato que no puede pasar desapercibido en una nación cuya economía depende para vivir de las divisas generadas por el complejo sojero.

Sin embargo, como en todo cambio de escenario, siempre será posible aprovecharlo como una oportunidad (transformándose en una economía integrada comercialmente con el principal país importador de alimentos del mundo) o como una nueva crisis por enfrentar (haciendo lo mismo que se viene haciendo desde hace décadas).

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Ganó María Eugenia Vidal: por primera vez en 28 años los bonaerenses podrán aspirar a recuperar los recursos que le pertenecenAlerta mediática: inician campaña de desinformación sobre liquidación de agrodivisas para potencial uso políticoOperadores especulativos comenzaron a liquidar posiciones en maíz: para la soja llegó el mercado climático sudamericanoCada vez menos jóvenes quieren estudiar agronomía en la región pampeana: pero crece la cantidad de inscriptos en facultades del NOASiguen planchados los precios internacionales de la urea por el crecimiento de las exportaciones chinasEl gobierno redujo las retenciones al biodiesel a un 3,3%: el nivel más bajo desde que comenzó a exportarse el biocombustibleEtchevehere: “Ya estamos en condiciones de reiniciar el comercio de manzanas y peras argentinas con Brasil”Malta de cebada: en 2012 las exportaciones argentinas serían 30% superiores a las del año pasadoTamberos volvieron a pedir al gobierno un salvavidas para salir de la crisis: Sammartino cree que la respuesta debe provenir del mercadoSalió la emergencia agropecuaria para siete partidos bonaerenses: otros 16 siguen esperando la medida para zafar del impuestazoSe registró una fuerte helada en la zona núcleo cerealera: lotes tempranos de trigo y cebada en riesgo productivoEl Senasa permite adelantar la vacunación antiaftosa a los productores que apliquen técnicas con fines reproductivosSe complica la cosecha gruesa: hasta el domingo seguirán presentándose lluvias intensas en el sector oeste del paísCiara pidió al Congreso que devuelva a la industria el diferencial del derecho de exportación en derivados de soja: “El país va a perder muchos cientos de millones de dólares"Este año BID Invest otorgó créditos al sector agroindustrial del Mercosur por 242 M/u$s: la mayor parte se destinó a ParaguayRedujeron aranceles de importación de bienes de capital para mejorar la competitividad: incluye orugas y equipos para control localizado de malezasCultivos de cobertura: de la “receta” a la gestión agronómicaPor la sequía en el primer trimestre del año la faena de hembras creció un 13%Comenzaron a subir los precios internacionales de la urea granulada a partir de una desaceleración de las ventas chinas Descontrol sindical: Mastellone avisa a tamberos que podría dejar de comprar leche si no se desactiva la paralización de la planta de Gral. RodríguezEn el primer mes del año la región pampeana transfirió regalías sojeras por 816 M/$ al resto del paísCarbap solicitó eliminar el peso mínimo de faena para poder “expandir y acrecentar el negocio ganadero”Argentina en emergencia hídrica: esta semana se prevén más lluvias extraordinarias en zonas afectadas por inundacionesPara cambiar soja por tierra productiva los empresarios agrícolas tienen que pagar una retención del 57%Menos mal que el precio de la leche en polvo es una lágrima: si llegara a subir los lácteos van camino a ser un producto de lujo para los argentinosUna salida de emergencia que se transformó en un gran negocio: las exportaciones argentinas de raigrás alcanzaron un récord históricoQuesos: por el atraso cambiario los consumidores argentinos pagan casi el doble que los compradores externosTrabajadores rurales recibirán un bono de fin de año de 2000 pesos: cuáles son las empresas que deberán pagarlo