Google+
Valor Soja »Actualidad

Los precios de la carne vacuna no subieron: se ajustaron por inflación al terminarse la sobreoferta coyuntural de hacienda

Una visión estructural sobre un problema puntual.
Los precios de la carne vacuna no subieron: se ajustaron por inflación al terminarse la sobreoferta coyuntural de hacienda

Los precios de la carne no subieron: se equipararon finalmente con el ritmo inflacionario del resto de los alimentos básicos. Es decir: estaban subsidiados el año pasado por condiciones circunstanciales presentes en el mercado ganadero.

Los técnicos dedicados a investigar la dinámica del mercado pecuario vienen advirtiendo hace meses que los precios de la hacienda se ajustarían en algún momento del presente año cuando se produjese el cambio de ciclo ganadero. Ninguna persona informada debería sorprenderse al respecto.

Por una serie de factores climáticos y macroeconómicos –una sequía severa seguida por un aumento sideral del valor del maíz provocado por la devaluación del peso– en 2018 hubo más oferta de carne de la que tendría que haber habido en una situación normal (si es que tal concepto puede ser empleado en la Argentina).

En el sector ganadero –donde los ciclos productivos, a diferencia de la producción aviar y porcina, no se miden en meses, sino en años– los daños provocados por la falta de inversiones o desinversiones (en el caso de liquidación de vientres) se ven en diferido: los ajustes de precios que estamos observando en las últimas semanas son producto del año desastroso que tuvieron que pasar en 2018 la mayor parte de los empresarios ganaderos.

En otras épocas, la ganadería podía darse el lujo de ser un hobby caro al recibir subsidios del sector agrícola. Pero la producción de granos en los últimos años viene siendo un negocio de altísimo riesgo con márgenes decrecientes: ya no puede ayudar a sostener planteos ganaderos.

Es importante advertir que la “suba” reciente del precio de la carne bovina es producto –al igual que en el resto de los alimentos– del impuesto inflacionario que el Estado nacional viene cobrando a los argentinos hace más de quince años (con especial incidencia en la última década).

Los países donde los gobiernos están comandados por personas capacitadas y responsables, no tienen necesidad de implementar un impuesto inflacionario para atosigar a la población local. Tal es el caso de Bolivia (con una inflación minorista anual del 1,4%), Chile (1,8%), Paraguay (2,4%), Brasil (3,7%) y Uruguay (7,3%). Hasta Evo Morales se dio cuenta de que era mejor negocio no expoliar al sector privado con el impuesto inflacionario.

De todas maneras, más allá del ajuste inflacionario (es decir, de la finalización del subsidio forzoso proveniente del sector ganadero), la carne en la Argentina sigue siendo baratísima. Un bife de cuadril en un supermercado Tienda Inglesa de Montevideo se vende en góndola actualmente a un valor equivalente a casi 400 pesos argentinos por kilogramo, mientras que en las sucursales porteñas de COTO ese mismo corte se comercializa a un precio de apenas 223 $/kg.

Eso ocurre porque en Uruguay la hacienda bovina se exporta en su mayor parte y, por lo tanto, constituye un bien dolarizado, mientras que el principal cliente de la carne argentina es por lejos el consumidor local, a quien la cadena cárnica cuida con particular esmero.

Todo eso no implica que los alimentos, entre muchos otros bienes, sean crecientemente inaccesibles para una proporción cada vez mayor de la pauperizada población argentina. Pero es fundamental comprender el problema con una visión integral. La culpa de ese fenómeno no está en el sector ganadero ni cárnico. Está en otra parte.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Silobolsas para todos: exportadores advierten que en plena cosecha gruesa podría haber un colapso logísticoDécada perdida para el girasol: caída de exportaciones del 90% con cuatro compañías expulsadas del negocioHugo Rossi: “Tenemos una deuda de 44.000 millones de dólares en infraestructura”El nivel de grano dañado en soja sólo puede ser determinado en laboratorios: es imposible calcularlo con verificaciones visualesCarambola: gracias a la Asociación Semilleros Argentinos los productores podrán seguir haciendo uso propio en soja sin restriccionesEl gobierno nacional adjudicó obras de ampliación del cauce del río Salado por más de 6100 M/$Diferencias: tamberos bonaerenses cobraron 12 centavos más por litro que los santafesinosVolvieron los ’90: las compañías financieras crecen a dos manos con retracción del sector productivoEl cepo exportador ya no funciona para asegurar la disponibilidad de maíz barato: sólo restringe el ingreso de divisasVolvieron a caer los precios de exportación del aceite de oliva por la recuperación española: expectativa por el crecimiento del consumo chinoEl presidente de un pool de siembra concursado integra el directorio de una empresa de los hermanos CiriglianoSolidaridad forzosa: el nuevo costo oculto que deben afrontar los propietarios que arriendan camposLa mitad de las exportaciones uruguayas de carne vacuna se destinan a China: podrían ser aún más con un acuerdo de libre comercioChina habilitó el ingreso de la mayor parte de productos lácteos argentinos: quedaron afuera las filiales locales de Nestlé y DreyfusEscenario inédito: China no descarta comenzar a importar harina de soja argentina para cubrir el faltante de oferta estadounidenseBrasil apuesta a una integración inteligente con China: Dilma Rousseff quiere que participen de la construcción de un ferrocarril bioceánicoArgentina enviará otro embarque de maíz a EE.UU.El retraso cambiario no es gratis: la exportación argentina de tolvas descendió un 56% en lo que va del añoDesarrollaron una “Biblioteca de Rindes” para poder realizar análisis de riesgos agrícolas más certerosArgentina de joda: más del 40% de las divisas generadas por el campo se usaron para pagar viajes al exteriorDescalabro triguero argentino: un reflejo de cómo la ausencia de planificación puede malograr todo a pesar de contar con todos los recursos disponiblesEl maíz convencional será el ganador de la campaña 2012/13: pero tendrá que compensar las pérdidas generadas por la sojaCon el ingreso de la cosecha de soja se potenciaron los descuentos en el disponible: un fenómeno estacional compensado por las subas externasEl tambo de Cresud comenzó a perder dinero: 700.000 pesos en el segundo semestre de 2012Operadores especulativos suben apuesta por una recuperación de los precios del maíz: prevén fallas productivas en SudaméricaNo se llenen la boca hablando del cambio climático: volvieron a incrementar las retenciones al biodiesel mientras se subsidia al petróleoLas subas generadas por el desastre climático promovieron en lo que va de abril compras de futuros de soja por más de 700.000 toneladasFAO alerta por el crecimiento del hambre en el mundo: 2020 fue declarado como el Año Internacional de la Sanidad Vegetal