Google+
Valor Soja »Ganadería

Los precios de la carne vacuna no subieron: se ajustaron por inflación al terminarse la sobreoferta coyuntural de hacienda

Una visión estructural sobre un problema puntual.
Los precios de la carne vacuna no subieron: se ajustaron por inflación al terminarse la sobreoferta coyuntural de hacienda

Los precios de la carne no subieron: se equipararon finalmente con el ritmo inflacionario del resto de los alimentos básicos. Es decir: estaban subsidiados el año pasado por condiciones circunstanciales presentes en el mercado ganadero.

Los técnicos dedicados a investigar la dinámica del mercado pecuario vienen advirtiendo hace meses que los precios de la hacienda se ajustarían en algún momento del presente año cuando se produjese el cambio de ciclo ganadero. Ninguna persona informada debería sorprenderse al respecto.

Por una serie de factores climáticos y macroeconómicos –una sequía severa seguida por un aumento sideral del valor del maíz provocado por la devaluación del peso– en 2018 hubo más oferta de carne de la que tendría que haber habido en una situación normal (si es que tal concepto puede ser empleado en la Argentina).

En el sector ganadero –donde los ciclos productivos, a diferencia de la producción aviar y porcina, no se miden en meses, sino en años– los daños provocados por la falta de inversiones o desinversiones (en el caso de liquidación de vientres) se ven en diferido: los ajustes de precios que estamos observando en las últimas semanas son producto del año desastroso que tuvieron que pasar en 2018 la mayor parte de los empresarios ganaderos.

En otras épocas, la ganadería podía darse el lujo de ser un hobby caro al recibir subsidios del sector agrícola. Pero la producción de granos en los últimos años viene siendo un negocio de altísimo riesgo con márgenes decrecientes: ya no puede ayudar a sostener planteos ganaderos.

Es importante advertir que la “suba” reciente del precio de la carne bovina es producto –al igual que en el resto de los alimentos– del impuesto inflacionario que el Estado nacional viene cobrando a los argentinos hace más de quince años (con especial incidencia en la última década).

Los países donde los gobiernos están comandados por personas capacitadas y responsables, no tienen necesidad de implementar un impuesto inflacionario para atosigar a la población local. Tal es el caso de Bolivia (con una inflación minorista anual del 1,4%), Chile (1,8%), Paraguay (2,4%), Brasil (3,7%) y Uruguay (7,3%). Hasta Evo Morales se dio cuenta de que era mejor negocio no expoliar al sector privado con el impuesto inflacionario.

De todas maneras, más allá del ajuste inflacionario (es decir, de la finalización del subsidio forzoso proveniente del sector ganadero), la carne en la Argentina sigue siendo baratísima. Un bife de cuadril en un supermercado Tienda Inglesa de Montevideo se vende en góndola actualmente a un valor equivalente a casi 400 pesos argentinos por kilogramo, mientras que en las sucursales porteñas de COTO ese mismo corte se comercializa a un precio de apenas 223 $/kg.

Eso ocurre porque en Uruguay la hacienda bovina se exporta en su mayor parte y, por lo tanto, constituye un bien dolarizado, mientras que el principal cliente de la carne argentina es por lejos el consumidor local, a quien la cadena cárnica cuida con particular esmero.

Todo eso no implica que los alimentos, entre muchos otros bienes, sean crecientemente inaccesibles para una proporción cada vez mayor de la pauperizada población argentina. Pero es fundamental comprender el problema con una visión integral. La culpa de ese fenómeno no está en el sector ganadero ni cárnico. Está en otra parte.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Alerta climática: siguen sin presentarse perspectivas de lluvias importantes en el centro de Córdoba y Santa FeHasta el viernes habrá tiempo ideal para avanzar con la cosecha en la mayor parte de las zonas productivasLa fiesta que no fue: con la recuperación del precio de la soja se licuaron los súper premios que recibían las partidas orgánicas de la oleaginosaFuerte ajuste del precio de exportación de la urea granulada Respirador artificial para la lechería: a partir de enero tamberos comenzarán a cobrar un subsidio de hasta 36.000 pesos mensualesUna norma incumplible del BCRA pone a los exportadores de granos orgánicos frente a un dilema: ¿perder clientes en el exterior o afrontar un juicio del Estado?Nuevo pedido de auxilio desesperado al gobierno: “Algunos sectores y empresas están viviendo una situación límite en la que está en juego su futuro”Con la liberación del cepo cambiario el mercado argentino vuelve a empacharse de tractores importados: compras crecieron 135%La restricción hídrica no fue en vano: en la zona norte de la región pampeana se detectaron muchas partidas de trigo con alta calidadMacri: “Esta vez han sido todos los sectores a los cuales les hemos pedido este último esfuerzo temporal de un impuesto que es malísimo y perverso”En lo que va del año 21 empresas agrícolas argentinas comercializaron 378.600 toneladas de soja certificada RTRSCepo cambiario: en lo que va del año la importación de tractores descendió un 67%El frío no se va más: mañana se prevén heladas débiles sobre el sur bonaerenseLa variedad de soja más sembrada en el ciclo 2018/19 tiene doce años de antigüedadRealidad versus discurso: la provincia de Buenos Aires es la que aplica el mayor castigo a la “democratización agropecuaria”Subieron fuerte los precios de la soja en EE.UU. durante el primer día de vigencia del arancel chino del 25%: qué puede estar detrás de esa movidaCalidad 2017/18: la mitad de las muestras analizadas en el sector norte de la zona pampeana corresponden a trigo forrajeroRetención de mercadería por expectativa de un cambio político: industrias ofrecen “premios” de casi 12% para tentar a los productores de sojaRetenciones móviles para todos: los cereales pasarán a tributar una alícuota del orden del 11%Los ingresos de divisas generados por la exportación argentina de miel aumentaron a pesar de una caída del 15% del volumen colocadoEl Senasa vuelve a insistir con la vacunación contra hidatidosis: pero ahora sólo para ovinos y caprinosDeterminaron nuevas remuneraciones mínimas para trabajadores avícolas con un ajuste anual del 50%Ranking de exportaciones de sembradoras argentinas: en 2016 cuatro empresas concentraron el 60% del negocioEl nuevo peso mínimo de faena para hembras es de 140 kilogramos res con huesoLa exportación argentina de arveja encontró un precio de equilibrio en torno a 560 u$s/tonelada luego de registrar situaciones extremas en los últimos dos añosMás del 20% de las exportaciones uruguayas de carne ya se destinan al mercado chino: el desafío ahora es posicionar cortes premiumPrimera señal del incendio: los precios del trigo en el estado brasileño de Paraná alcanzaron un récord históricoRecortan el saldo exportable de trigo: pero los molinos tienen vía libre para embarcar harina con subsidios indirectos