Google+
Valor Soja »Actualidad

Argentina volvió a tener superávit comercial: una buena noticia que no es tan buena

En diciembre pasado fue de 1369 millones de dólares.
Argentina volvió a tener superávit comercial: una buena noticia que no es tan buena

La depreciación del peso (“devaluación”) instrumentada por el gobierno argentino en 2018 permitió revertir del déficit comercial a partir del mes de septiembre para cerrar diciembre con un superávit de 1369 millones de dólares.

La Argentina –una nación con una abultada deuda en dólares que debió recurrir al Fondo Monetario Internacional para evitar un nuevo default– está obligada a generar divisas para poder honrar sus compromisos. Así que el superávit comercial es una buena noticia.

La mala noticia es cómo se logró ese superávit: por medio de un derrumbe de las importaciones, muchas de las cuales corresponden a tecnología, equipos y maquinarias necesarias para eficientizar procesos productivos (ver gráfico).

Toda devaluación implica una pauperización de la población local (especialmente la más indefensa). Es un costo que un gerente de la macroeconomía puede decidir asumir a cambio de que la deprecación de la moneda local actué como un incentivo exportador que, con el tiempo, genere más riqueza de la que destruye.

Pero eso no está ocurriendo. Y tampoco va a ocurrir. Las exportaciones están estancadas hace años. Porque dependen casi exclusivamente de las divisas generadas por la agroindustria: el único cordón umbilical que conecta a la Argentina con el mundo. Gracias a la soja no somos África.

Argentina tiene potencial para generar muchas más divisas por medio de la exportación de alimentos, minerales y servicios (en 2019, nombrado “Año de la Exportación” por el decreto 1177, los servicios comenzarán a pagar retenciones; parece joda, pero es así).

En el mundo en el que vivimos la única manera de generar industrias con empleo agregado es por medio de asociaciones comerciales con naciones que cuenten con economías complementarias (China a la cabeza). Pero para eso es necesario darse cuenta que somos buenos haciendo algunas cosas. Y un desastre en otras. El modelo de sustitución de importaciones estaba muy bien en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial. Pero estamos en 2019.

Mantener la economía cerrada durante tantas décadas sólo conviene, en la actual coyuntura, a los que hacen negocios en este coto de caza. Son una minoría. Pero con mucho poder de lobby.

En la Argentina existe mucho talento, riqueza y empleos que nunca se desarrollarán al no poder acceder sin restricciones a los principales mercados del orbe. Tanto para exportar como para importar. El colmo de la ridiculez en la que vivimos es que las empresas deben pedir permiso al Estado para poder ingresar equipos libres de aranceles (en el marco del denominado “régimen de importación de bienes integrantes de grandes proyectos de inversión”). En un país normal deberían poder hacerlo directamente.

Estoy seguro que algún comunicador de alguna dependencia pública redactó un comunicado –que no leí– sobre lo bueno de haber logrado superávit comercial. La verdad es que, tal como estamos, da lo mismo tener superávit que no tenerlo. Porque seguimos haciendo lo mismo de siempre. Dependiendo de un solo sector (al que se manotea tributariamente como un acto reflejo cuando aparecen problemas). Aislados del mundo (¿qué quedó de la puesta en escena de la última reunión del G20?). Y convencidos de que no existe otra manera de hacer las cosas a pesar del desenlace final que tal accionar termina teniendo en nuestra propia historia.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Hasta el martes no se prevén precipitaciones importantes en la zona pampeanaFin de fiesta para el auge de precios de la carne vacuna exportada a China: el gobierno central intervino el mercado para aplicar un mazazo bajistaCambio climático: los productores deberán comenzar a considerar la posibilidad de desastres recurrentes al momento de planificar el negocio agropecuarioSe espera buen tiempo durante toda la semana en la región pampeana: ideal para avanzar con la cosecha gruesaMalo para Argentina: la “guerra comercial” de Trump impulsó un proceso de desaceleración de la demanda de soja por parte de ChinaLa cordillera está cada vez más alta: en lo que va del año las exportaciones chilenas destinadas a China superan en ocho veces las concretadas por ArgentinaEl gobierno de Paraguay quiere aprovechar la emergencia sanitaria para hacer una reforma integral del Estado: “La gente espera ver qué hacemos para frenar despilfarros”Se presentó el equipo completo del Ministerio de Agroindustria: “Hay que ganar el mundo agregando valor con el trabajo de los argentinos”Histórico: gracias al desarrollo de la agroindustria las exportaciones chilenas no-cobre lograron superar a las divisas generadas por el mineralEl jueves se prevén temperaturas mínimas cercanas a cero grado en el sur bonaerensePara generar riqueza no existe ideología: Bolsonaro quiere para Brasil lo mismo que Tabaré Vázquez para UruguayLa mayor probabilidad de precipitaciones se presentará en el sur de la región pampeanaFeliz Carnaval: el impuestazo del Inmobiliario Rural bonaerense puede llegar a un máximo del 60%Propio versus contratado: ¿Cuándo conviene comprar un equipo pulverizador?Alerta soja: las cotizaciones de la oleaginosa quebraron la tendencia alcista de largo plazo iniciada en 2006EE.UU: el USDA refuerza el programa que asegura un ingreso mínimo a los tamberos para ayudarlos a afrontar la crisis de preciosBrasil reconoce que este año deberá al menos multiplicar por siete la importación de soja a pesar de lograr una cosecha récord históricaEl viernes regresan las tormentas sobre el norte de la zona pampeana: no se prevén lluvias importantes en el surEl Senasa creó un programa para reforzar el control de las ofertas de agroinsumos realizadas en portales digitalesEl campo pasó a ocupar el segundo puesto en el ranking de destrucción de empleo privadoLa mayor parte de los sectores agroindustriales que lideran la destrucción de empleo no fueron incluidos en la rebaja de aportes patronalesEspecialidades que no escapan al declive general: otra campaña con precios planchados para la arveja argentinaTiempo de descuento para el comienzo de la segunda temporada de la “guerra comercial”: se prevé otra jornada bajistaSe acabó la fiesta de la soja: los chinadólares serán la nueva “caja” del modelo populistaLa carne uruguaya se prepara para posicionarse en el mercado japonés: “El futuro de las exportaciones está en Asia”Federalismo sólo para los que vuelan: los precios de los combustibles son mucho más caros en el norte del país que en la región pampeanaTodo listo para que los precios del trigo 2016/17 se terminen de desinflar en la cosecha: sólo un desastre climático puede revertir la tendenciaNo se prevén lluvias en la mayor parte de las zonas productivas: buena semana para avanzar con la cosecha gruesa