Google+
Valor Soja »Actualidad

Argentina volvió a tener superávit comercial: una buena noticia que no es tan buena

En diciembre pasado fue de 1369 millones de dólares.
Argentina volvió a tener superávit comercial: una buena noticia que no es tan buena

La depreciación del peso (“devaluación”) instrumentada por el gobierno argentino en 2018 permitió revertir del déficit comercial a partir del mes de septiembre para cerrar diciembre con un superávit de 1369 millones de dólares.

La Argentina –una nación con una abultada deuda en dólares que debió recurrir al Fondo Monetario Internacional para evitar un nuevo default– está obligada a generar divisas para poder honrar sus compromisos. Así que el superávit comercial es una buena noticia.

La mala noticia es cómo se logró ese superávit: por medio de un derrumbe de las importaciones, muchas de las cuales corresponden a tecnología, equipos y maquinarias necesarias para eficientizar procesos productivos (ver gráfico).

Toda devaluación implica una pauperización de la población local (especialmente la más indefensa). Es un costo que un gerente de la macroeconomía puede decidir asumir a cambio de que la deprecación de la moneda local actué como un incentivo exportador que, con el tiempo, genere más riqueza de la que destruye.

Pero eso no está ocurriendo. Y tampoco va a ocurrir. Las exportaciones están estancadas hace años. Porque dependen casi exclusivamente de las divisas generadas por la agroindustria: el único cordón umbilical que conecta a la Argentina con el mundo. Gracias a la soja no somos África.

Argentina tiene potencial para generar muchas más divisas por medio de la exportación de alimentos, minerales y servicios (en 2019, nombrado “Año de la Exportación” por el decreto 1177, los servicios comenzarán a pagar retenciones; parece joda, pero es así).

En el mundo en el que vivimos la única manera de generar industrias con empleo agregado es por medio de asociaciones comerciales con naciones que cuenten con economías complementarias (China a la cabeza). Pero para eso es necesario darse cuenta que somos buenos haciendo algunas cosas. Y un desastre en otras. El modelo de sustitución de importaciones estaba muy bien en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial. Pero estamos en 2019.

Mantener la economía cerrada durante tantas décadas sólo conviene, en la actual coyuntura, a los que hacen negocios en este coto de caza. Son una minoría. Pero con mucho poder de lobby.

En la Argentina existe mucho talento, riqueza y empleos que nunca se desarrollarán al no poder acceder sin restricciones a los principales mercados del orbe. Tanto para exportar como para importar. El colmo de la ridiculez en la que vivimos es que las empresas deben pedir permiso al Estado para poder ingresar equipos libres de aranceles (en el marco del denominado “régimen de importación de bienes integrantes de grandes proyectos de inversión”). En un país normal deberían poder hacerlo directamente.

Estoy seguro que algún comunicador de alguna dependencia pública redactó un comunicado –que no leí– sobre lo bueno de haber logrado superávit comercial. La verdad es que, tal como estamos, da lo mismo tener superávit que no tenerlo. Porque seguimos haciendo lo mismo de siempre. Dependiendo de un solo sector (al que se manotea tributariamente como un acto reflejo cuando aparecen problemas). Aislados del mundo (¿qué quedó de la puesta en escena de la última reunión del G20?). Y convencidos de que no existe otra manera de hacer las cosas a pesar del desenlace final que tal accionar termina teniendo en nuestra propia historia.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Comenzó la temporada de “premios” en el mercado de soja disponible: señal de competencia creciente en la industria aceiteraEl gobierno desactivó el programa de corte de gasoil con biodiesel: en algunos casos los precios fijados están 50 u$s/tonelada por debajo del costo del aceite de sojaReciprocidad total: Europa comenzó a reactivar el trámite de acceso a la cuota feedlotera con la promesa de pago de indemnización a RepsolLas bonificaciones por partidas de trigo premium se encuentran en un máximo del 15% ante un escenario con escasez de ofertaRompiendo paradigmas: aumentó la participación de los tamberos uruguayos en la cadena de valor del negocio lácteoHagan sus apuestas: el trigo tiene la mayor probabilidad de ser el cultivo más rentable del ciclo 2013/14Este año el mejor negocio triguero se originó con cultivares de calidad: prevén que se repita el mismo escenario en 2015/16Fondos pasados de rosca lideraron liquidación masiva de contratos de maíz: pero la situación climática en EE.UU. está lejos de ser óptimaDesastre cerealero: los embarques agrícolas por el puerto de Bahía Blanca cayeron 26% en lo que va del añoAlerta por nuevas tormentas severas en el NOAEmpezamos mal: en enero las exportaciones argentinas de cortes frescos bovinos cayeron un 18%La ganadería argentina sigue trabajando por debajo de su potencial: volvió a caer la importación de semillas de alfalfaSe licuaron las exportaciones argentinas de leche en polvo por la baja disponibilidad de materia primaAniversario: se cumple un mes del divorcio entre el precio de la soja Pizarra Rosario y el FAS teóricoConfirmado: Buenos Aires será la primera provincia en contar con un “Documento Único de Tránsito” para facilitarle la vida a los empresarios ganaderosGasoil: en lo inmediato el “congelamiento” podría generar un aumento generalizado de precios La Afip dio de baja a 34 empresas agropecuarias del Registro Fiscal de Operadores de GranosSigue la fiesta del gasto público: el gobierno decidió que el ajuste deberán pagarlo los trabajadores del sector privadoLa semana que viene regresan las lluvias luego de un fin de semana con altas temperaturasSorpresa: este año las Pymes agropecuarias fueron excluidas del programa de crédito fiscal para capacitación de personalRicardo Negri: “Desde ahora los cruceros internacionales se pueden abastecer de alimentos argentinos”Para cambiar soja por departamentos los productores tienen que pagar una retención superior al 45%Efecto fusarium: comenzaron a reaccionar los precios del trigo 2015/16 ante la posibilidad de un desastre productivoLlegó la reglamentación de la Ley de Promoción de la Biotecnología luego de más de una década de esperaDesastre oriental: el rinde promedio de la soja en Uruguay cayó 59% para ubicarse en apenas 12 qq/haEl precio de la “leche blue” ya es de 22 centavos de dólar: tambos recuperan competitividad gracias al desastre maiceroValor desagregado: por la caída del nivel proteico de la soja los precios mínimos de la harina argentina cayeron 50 u$s/toneladaFederalismo energético: un proyecto legislativo propone que los precios de los combustibles sean unificados a nivel nacional