Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Las empresas agropecuarias enfrentan un escenario de obsolescencia programada: qué pueden hacer para evitarlo

Una revolución agrotecnológica viene en camino.
Las empresas agropecuarias enfrentan un escenario de obsolescencia programada: qué pueden hacer para evitarlo

Imaginen un mundo en el cual decenas de pequeños robots se encargan de la siembra en base a prescripciones agronómicas generadas por algoritmos alimentados en tiempo real con datos provenientes de satélites y sensores ambientales, los cuales, combinados con pronósticos meteorológicos, se emplean para comenzar el ciclo agrícola de la manera más óptima posible. Otros robots –que funcionan con energía solar– se encargan de realizar posteriormente el monitoreo y control selectivo de plagas, enfermedades y malezas, aunque la incidencia de los mismos viene reduciéndose gracias a la creciente oferta de cultivos editados genéticamente.

Se trata de un escenario tan inverosímil como podría serlo, apenas quince años atrás, la obsolescencia de grandes medios de comunicación provocada por la publicidad programática y el auge de las redes sociales.

No es sencillo poder visualizar la revolución que viene en camino porque las piezas del rompecabezas se encuentran actualmente bastante dispersas. Pero, en algún momento, comenzarán a ensamblarse para promover –como en todo salto tecnológico– una cantidad descomunal de riqueza a costa de miles de empresas que dejarán de ser protagonistas (o simplemente dejarán de ser) por haberse quedado afuera del mundo.

En la Argentina, si bien las crisis económicas recurrentes se llevan buena parte del tiempo y las energías de la población, un pequeño grupo de emprendedores está haciendo esfuerzos para sumarse a la revolución agrotecnológica que ocurrirá al combinar la gestión de macrodatos con la robótica aplicada y la edición génica.

Un dato clave: en el mercado argentino ya están operando tres aceleradoras dedicadas exclusivamente a potenciar emprendimientos agrotecnológicos para que, una vez fortalecidos, puedan salir a buscar capital de inversores institucionales con miras a convertirse en jugadores de escala regional o global.

The Yield Lab –subsidiaria local de un fondo estadounidense– invirtió en Eiwa, una empresa dedicada a recolectar y procesar datos agronómicos de interés (tales como cobertura, vigor, conteo y distribución de de plantas) para desarrolladores y multiplicadores de semillas. Glocal, con sede en Rosario, apostó por Kilimo, una aplicación que permite gestionar de manera automática lotes con riego por pivote para eficientizar el uso del agua subterránea. Y la potenciadora Nest puso unas fichas en Auravant, una plataforma que realiza ambientaciones orientadas a generar prescripciones para aplicación variable de insumos.

Los millennials de algunas empresas agropecuarias, lejos de seguir con el modelo tradicional, se animaron a iniciar agroemprendimientos tecnológicos para diversificarse. Tal es el caso, por ejemplo, de Taguay de la familia Bergmann, que cuenta con la representación local de la firma estadounidense PrecisionHawk, dedicada tanto al desarrollo de drones como al diseño de programas destinados a gestionar agrodatos.

En otras situaciones las iniciativas surgen en el ámbito de grupos de afinidad, como es el caso de Milar, un emprendimiento desarrollado por empresarios y técnicos CREA de la zona de influencia de Necochea, que se propone crear un dispositivo de aplicaciones selectivas de herbicidas, el cual, además de ser más barato que los equipos importados, pueda también realizar controles en cultivos emergidos (y no solamente en barbechos).

La gestión de macrodatos es, por el momento, el aspecto más visible de la revolución agrotecnológica. Pero pronto comenzaremos a ver también avances en edición génica, dado que los desarrollos obtenidos con CRISPR-Cas9 (“tijeras moleculares”), al no ser considerados OGM (“transgénicos”), permiten abaratar sustancialmente el costo regulatorio de los mismos, generando así una democratización del avance científico a nivel global.

Por ejemplo: un grupo de investigadores del INTA Balcarce empleó CRISPR/Cas9 para modificar el gen de polifenol oxidasa presente en el cultivo de papa, cuya enzima provoca el pardeamiento enzimático en tubérculos (es decir, que se pongan negros o que se oxiden cuando se los corta y se los expone al aire). Ese desarrollo, una vez validado, podrá ser inscripto como un cultivo convencional en el Inase al tratarse de un mutante y no de un transgénico (el cual requiere varios años y millones de dólares de certificaciones ambientales y regulatorias antes de poder ser comercializado).

En lo que respecta a la automatización de procesos, la empresa argentina FarmIn Technologies está desarrollando un sistema que permite automatizar los pesajes de ganado bovino con generación de alertas en tiempo real, mientras que Inipop está realizando pruebas con prototipos aptos para realizar tareas agrícolas.

Se trata de casos destacados, aunque, en conjunto, representan esfuerzos puntuales en un ambiente caracterizado por el conservadurismo y la necesidad de gestionar la convulsión del día a día. Para que el futuro pueda ser autogestionado –en lugar de que sea impuesto por una fuerza externa– se requiere una cierta masa crítica de empresarios dispuestos a invertir parte de su capital y tiempo en desarrollos agrotecnológicos. Quedarse de brazos cruzados por pensar que el futuro está muy lejos no es una opción. Pregúntenle a los propietarios de medios cómo les fue con esa actitud.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Resucitaron las ventas de sembradoras luego de apagón K: pero aún siguen lejos de la demanda potencial del campoAlerta Buenos Aires: el domingo se esperan precipitaciones en algunas de las zonas inundadas Brasil: JBS y BRF fueron acusadas de pagar coimas a inspectores sanitarios para producir alimentos adulterados sin fiscalizaciónEl proyecto oficialista de reforma de la Ley de Semillas establece la posibilidad de cobrar regalías por el uso propio sin ninguna restricción temporalMastellone Hnos registró una pérdida de 190 M/$: la empresa destacó “los cambios en nuestra política del precio de compra de la materia prima láctea”Déficit comercial con China récord de 4300 M/$: un mes después del anuncio de reapertura aún no se embarcó una sola tonelada de aceite de sojaEl valor de los commodities registró el nivel más bajo desde 2002: capitales especulativos se posicionan frente a un cambio del mercado monetarioEsta semana habrá tiempo ideal para terminar de cosechar el maíz en la zona central del paísLa mayor parte del trigo argentino que se está exportando tiene una calidad regular: pero el gobierno cobra retenciones como si fuese premiumSe oficializaron las nuevas tarifas referenciales de fletes de granos: representan 32% del valor del maíz a 400 kilómetros de RosarioBomba de destrucción masiva en el NOA: en 2015/16 el rinde necesario para cubrir costos duplica el promedio históricoDelgado: “Queremos que se cumpla la Ley de Arrendamientos vigente que prevé un alquiler mínimo de tres años”El gobierno uruguayo planea aplicar exenciones tributarias a criadores que logren buenas tasas de parición: “Estamos agrandados”En el último año el principal generador de empleo en la Argentina fue el Estado: el agro se ubicó en segundo lugarArgentina (im) potencia cárnica: frigoríficos exportadores siguen perdiendo toneladas de dineroEn los últimos dos años las divisas generadas por las exportaciones argentinas de garbanzo cayeron un 67%En las terminales portuarias santafesinas comenzó un plan de inversiones de 1110 M/u$s para poder procesar el crecimiento previsto de la producción agrícolaAtraso cambiario: en lo que va del año la importación de sembradoras fue equivalente a la exportación#EncuentreASuCensista: piden al Indec que habilite la lista completa de encuestadores para poder cumplir con el CNA 2018Buen momento para reponer nutrientes: se derrumbaron los precios internacionales de los fertilizantes fosfatadosMalta de cebada: en 2012 las exportaciones argentinas serían 30% superiores a las del año pasadoSe efectivizaron 50 empleados en el Senasa: la mayor parte son asistentes administrativosExportadores de productos agroindustriales deberán comenzar a registrar el período de embarque: se modifica el sistema de liquidación de retenciones sojerasCuando todo lo que podía salir mal salió mal: palazo bajista para los precios del maíz argentinoSanta Fe sigue los pasos de Córdoba: comenzará a implementar la receta agronómica digitalArgentina autorizó la siembra de alfalfa tolerante a glifosato con contenido reducido de ligninaSalió el ranking de las principales 50 empresas lácteas argentinas: una de las últimas “fotos” de SanCor ocupando los primeros puestosEl precio de exportación del lomo argentino es de 17.400 u$s/tonelada: en el mercado interno está más caro