Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

En 2017 la agroindustria argentina generó un ingreso neto de divisas de 27.700 M/u$s: sin ese aporte la actividad del resto de los sectores económicos sería inviable

Porque son deficitarios en términos cambiarios.
En 2017 la agroindustria argentina generó un ingreso neto de divisas de 27.700 M/u$s: sin ese aporte la actividad del resto de los sectores económicos sería inviable

Las divisas aportadas por el sector agroindustrial permiten asegurar las operaciones y empleos de la mayor parte de los sectores económicos presentes en el territorio argentino.

En el año 2017 el ingreso neto integral de divisas generado por los sectores “oleaginosos y cereales” y “otras actividades primarias” fue de 27.759 millones de dólares (M/u$s). La mayor parte de ese monto está representado por exportaciones de cereales, biodiesel, harina, aceite y porotos de soja.

En segundo lugar se ubicó el sector “alimentos y bebidas” con 4683 M/u$s netos ingresados en 2017, mientras que el tercer lugar del ranking fue para el sector minero con 2923 M/u$s. Los datos corresponden a las cifras del último Balance Cambiario publicado por el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Una buena noticia es que en 2017 el sector de petrolero dejó de ser deficitario en términos cambiarios –con un saldo neto de 41 M/u$s– gracias a las inversiones privadas que se están realizando en los yacimientos patagónicos de hidrocarburos no convencionales (entre los cuales se destaca el de “Vaca Muerta”).

Los demás grandes sectores generadores de bienes de la economía argentina consumen muchísimos más dólares de los que generan y son “subsidiados”, en términos cambiarios, por el sector agroindustrial.

El campeón del consumo de divisas es el sector automotriz, el cual necesitó 9222 M/u$s el año pasado, seguido –lejos– por el rubro de “maquinaria y equipos” con un déficit cambiario de 4868 M/u$s (producto, en buena medida, del subsidio indirecto a la importación de tecnología promovido por la sobreapreación cambiaria).

También registraron importantes déficits cambiarios los sectores de comercio (-4307 M/u$s) y la industria química, caucho y plástico (-4049 M/u$s), seguidos por los sectores de comunicaciones (-1952 M/u$s), elaboración de metales (-1134 M/u$s), la industria del papel, ediciones e impresiones (-753 M/u$s) y la industria textil (-578 M/u$s).

El desafío presente en la Argentina es transformar al país en un “supermercado” por medio del incremento sustancial de las exportaciones de alimentos, algo que sólo se puede lograr –entre otros factores– con un tipo de cambio real competitivo y Tratados de Libre Comercio (TLC) con naciones complementarias.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Mañana se llueve todo en el norte del país: alerta por tormentas intensasInundaciones en EE.UU: el USDA permite que los productores puedan usar antes los cultivos de cobertura sembrados en el marco de un programa de ayuda oficialEn qué consiste el protocolo voluntario de calidad de carne bovina que comenzará a regir en abril del año que vieneSe viene una nueva ola de frío polar que provocará heladas en el sur de la zona pampeanaLlegó la Junta Nacional de Granos: la Secretaría de Comercio se encargará de la “efectiva comercialización” de 500.000 toneladas producidas por “pequeños productores”Sumisión federal: el Presupuesto 2013 destina a las provincias apenas un 26% de la recaudación totalLa Soja Mayo 2019 vale nada más que 215 u$s/tonelada: una campaña en la cual los empresarios que tomaron coberturas harán grandes diferencias“Si podemos copiar a la naturaleza vamos a poder usar una menor cantidad de insumos”El cambio climático alteró el ciclo comercial de la soja argentina: siguen los “premios” en plena época de cosechaAlerta logística: transportistas provenientes de zonas con circulación de Covid-19 deberán presentar hisopado negativo para poder ingresar a Santa FeDesastre: el USDA advierte que en el presente ciclo 2018/19 China importará 10 millones de toneladas menos de soja por el impacto de la fiebre porcina africanaSalió la emergencia agropecuaria para citricultores entrerrianos: los productores bonaerenses inundados siguen en lista de esperaContraste rioplatense: en 2016 un tambo mediano uruguayo cobró 73.000 dólares más que uno argentinoLa principal industria argentina depende del humor de Trump: compras de soja nueva cayeron a la mitad ante la incertidumbre generada por las negociaciones China-EE.UU.La inversión extranjera directa creció más de un 60% en lo que va del año: los alimentos ocupan el cuarto lugarPrecios cuidados: este mes el valor del biodiesel destinado al corte interno con gasoil es de 26 $/litroBrasil busca una mayor integración con China: anunciaron acuerdo monetario para facilitar el comercio bilateral sin usar dólaresUna empresa entrerriana que no se hace drama con el aumento del gasoil: produce su propio biodieselAlberto Fernández: “El presidente de Syngenta está dispuesto a donar el 1% de su producción en esta campaña”Alquilar un campo con pagos cuotificados fue más conveniente que cobrar todo por adelantado: pero el mayor margen lo licuó la inflación Solidaridad: con la reducción de los reintegros a la exportaciones los productores de arándanos de Concordia transferirán este año un millón de dólares al Estado nacionalPlan B: cuáles son las alternativas para incrementar el uso interno de biodiesel en caso de un bloqueo comercial por parte de EE.UU.Comenzó a funcionar el DUT en Buenos Aires: pero 34 intendentes de partidos que concentran un tercio de la hacienda aún no se adhirieron al nuevo sistemaComé pochoclo: el precio del maíz pisingallo argentino volvió a superar los 500 u$s/tonelada luego de tocar fondoBuena noticia para criadores orientales: Uruguay comenzará a exportar hacienda en pie a ChinaConcentración potenciada: sigue profundizándose el abismo económico entre tambos grandes y chicosLas Pymes lácteas argentinas acumulan quince meses consecutivos de pérdidas económicasAlerta comercial: fondos especulativos comenzaron a “venderse” en maíz para reforzar factores bajistas