Google+
Valor Soja »Actualidad

Un fracaso de país: en 2017 el déficit comercial argentino registró un récord de 8471 millones de dólares

La consecuencia de vivir en una economía cerrada.
Un fracaso de país: en 2017 el déficit comercial argentino registró un récord de 8471 millones de dólares

El déficit comercial argentino –la diferencia entre los bienes importados y exportados por el país– es un reflejo del fracaso inevitable de toda economía cerrada: en 2017 registró un récord de 8471 millones de dólares (producto de importaciones y exportaciones totales por 66.899 y 58.428 M/u$s).

Los eslóganes marketineros tales como “Argentina supermercado del mundo” o “producimos alimentos para 400 millones de personas” quedan ridículos frente a la realidad de las estadísticas (que afortunadamente volvieron a ser confiables luego de una década de tergiversación delictiva por parte del régimen kirchnerista).

En la página 27 del informe sobre Intercambio Comercial Argentino publicado hoy por el Indec puede verse que en el primer puesto del ranking de bienes exportados con mayores ganancias absolutas en 2017 respecto del año anterior figuran los camiones de carga con ventas por 3290 M/u$s (+707 M/u$s que en 2016).

La cuestión es que la mayor parte de los componentes de los camiones exportados por la Argentina son, en realidad, importados, lo que hace que este sector en particular y toda la industria automotriz en general consuma muchas más divisas de las que genera. En 2017, según datos del Banco Central (BCRA), las plantas ensambladoras de vehículos tuvieron un déficit cambiario de 9074 M/u$s, lo que implica que otros sectores económicos superavitarios deben financiar la aventura de pretender que tenemos una industria automotriz.

Lo que sí tenemos es uno de los sectores agroindustriales más eficientes del orbe, el cual –hablemos claro– no se focaliza en la exportación de alimentos, sino en la de insumos para el sector alimentario (fundamentalmente cereales y harinas vegetales que se emplean para transformarlas, en los diferentes destinos, en carne aviar, porcina y bovina).

Podríamos llegar a tener algún día –quien sabe– una industria alimentaria tan gigantesca como la agroindustrial. Pero las naciones deficitarias de nutrientes aplican un arsenal de barreras proteccionistas para impedir el ingreso de alimentos porque prefieren, lógicamente, importar insumos para crear empleos por medio de la transformación de los mismos en alimentos en su propio territorio.

La mejor evidencia del fracaso argentino como “supermercado del mundo” es el hecho de que en 2017 el déficit comercial con China –la principal importadora de alimentos del mundo– fue de 7736 M/u$s.

Podríamos venderle más alimentos a los chinos, pero, para eso, deberíamos integrarnos comercialmente con ellos, abriendo nuestro mercado a las cosas que ellos producen en cantidades abismales –como, por ejemplo, camiones– para que nosotros podamos hacer lo mismo con los alimentos en esa plaza. Si replicamos ese proceso con otras naciones importadoras de alimentos que fabrican camiones –como Japón, Corea o Tailandia– seguramente nos encontremos algún día con una variedad enorme de modelos a precios baratísimos con respecto a los valores actuales de los pocos equipos disponibles.

Ese proceso, en caso de que algún día Argentina decida encararlo, no es gratis, porque implica, siguiendo con el ejemplo de los camiones (aunque son muchos los sectores que estarían involucrados), que las terminales ensambladoras deberían reconvertirse de manera profunda para adaptarse al nuevo contexto. Probablemente muchos empleos industriales se perderían para ser reemplazados por otros en las áreas de marketing, ventas y servicios mecánicos. Salir de una economía de entrecasa para empezar a competir con titanes globales tampoco es gratis: requiere toneladas adicionales de esfuerzo, dedicación, talento y creatividad.

Este tema, lamentablemente, no forma parte de la agenda de la clase dirigente argentina (concepto más amplio que el de gobierno e incluso más abarcativo que el de la corporación política) porque la misma cree que ni ellos ni la masa crítica de la población local tienen lo que hace falta tener para encarar ese proceso. Tanta falta de confianza se tienen.

La mala noticia es que, en el mundo en el que vivimos, la torta por repartir en una economía de entrecasa es cada vez más reducida, lo que genera no sólo que haya cada vez menos para repartir, sino que además habrá cada vez más gente que no recibirá nada.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Alerta por semillas de soja con bajo poder germinativo: aconsejan realizar análisis tempranos para evitar sorpresasEn el primer trimestre las exportaciones chilenas de salmón superaron en 350% a las colocaciones argentinas de carne vacunaSorpresa: ahora los fondos especulativos están mucho más pesimistas con el maíz que con la sojaCresta Roja: trabajadores de la avícola intervenida por Scioli se movilizan ante evidencias de vaciamiento postelectoralUruguay no quiere ser Argentina: Mujica volvió a pedir a los frigoríficos que no destruyan la ganadería por medio de la reducción cartelizada de preciosInsólito: matarifes bonaerenses no descartan hacer un cese de comercialización para protestar por una deuda de Arba que consideran indebidaDale las gracias a tu productor amigo: 26% de la obra pública provincial se financió con aportes directos de la sojaA buscar otros socios: las negociaciones comerciales entre Europa y el Mercosur fracasaron antes de comenzarEscándalo en Pergamino: implementan zona de exclusión de 100 metros en base a un trabajo tergiversado por un técnico del INTAEl cordero patagónico es un mito local: las exportaciones uruguayas de carne ovina son seis veces superiores a las argentinasFinalmente ajustaron los precios oficiales del etanol destinado al corte con naftaEl precio de exportación de la urea granulada sigue planchado en torno a 450 u$s/toneladaEl gobierno nacional adjudicó obras de ampliación del cauce del río Salado por más de 6100 M/$Los precios de importación de los fertilizantes fosfatados comenzaron a subir luego de registrar mínimos históricosTerminó la pesadilla kirchnerista: Argentina volvió a integrar la mayor parte de sus exportaciones cerealeras con partidas de trigo panCrece la bronca por el impuestazo encubierto del Inmobiliario Rural instrumentado por Vidal: ya lo había hecho Scioli tres años atrásComa más pizza para salvar al sector lácteo: cada vez más empresas ofrecen quesos a precios de remate para liquidar excedentesCapitales chilenos huyeron de Argentina para invertir en Brasil y Uruguay: el déficit comercial del sector celulósico se agravó por su partidaDiferenciación forsoza: por la escasez de mercadería la brecha de precios entre el grano forrajero y el trigo duro es de casi el 80% Tiempo de descuento para terminar de sembrar cultivos de invierno: se prevén lluvias en el sur bonaerenseRegresan las lluvias intensas: alerta por tormentas fuertes Esperar fue un mal negocio: se enfrió el mercado de arrendamientos agrícolasEl año 2018 cerró con una abrupta caída de la venta de maquinaria agrícola por la pérdida del poder de compra del productor argentinoDiputados de la oposición piden declarar la emergencia económica para el sector lechero por el impacto desfavorable generado por la devaluaciónDieron de baja a los ROE blancos: ahora se llaman Declaración Jurada de Ventas al Exterior de Productos LácteosCanciller uruguayo pide reaccionar para evitar quedarse fuera del mundo: “Las conquistas sociales logradas en la pasada década corren riesgo de perderse”La cadena láctea argentina habría colapsado sin la posibilidad de colocar sobrestocks de leche en polvo en Venezuela: pero el costo del servicio lo asume una sola empresaEstado ausente: la reglamentación del sistema de gestión de envases de agroquímicos lleva más de un año de retraso