Google+
Valor Soja »Actualidad

Un fracaso de país: en 2017 el déficit comercial argentino registró un récord de 8471 millones de dólares

La consecuencia de vivir en una economía cerrada.
Un fracaso de país: en 2017 el déficit comercial argentino registró un récord de 8471 millones de dólares

El déficit comercial argentino –la diferencia entre los bienes importados y exportados por el país– es un reflejo del fracaso inevitable de toda economía cerrada: en 2017 registró un récord de 8471 millones de dólares (producto de importaciones y exportaciones totales por 66.899 y 58.428 M/u$s).

Los eslóganes marketineros tales como “Argentina supermercado del mundo” o “producimos alimentos para 400 millones de personas” quedan ridículos frente a la realidad de las estadísticas (que afortunadamente volvieron a ser confiables luego de una década de tergiversación delictiva por parte del régimen kirchnerista).

En la página 27 del informe sobre Intercambio Comercial Argentino publicado hoy por el Indec puede verse que en el primer puesto del ranking de bienes exportados con mayores ganancias absolutas en 2017 respecto del año anterior figuran los camiones de carga con ventas por 3290 M/u$s (+707 M/u$s que en 2016).

La cuestión es que la mayor parte de los componentes de los camiones exportados por la Argentina son, en realidad, importados, lo que hace que este sector en particular y toda la industria automotriz en general consuma muchas más divisas de las que genera. En 2017, según datos del Banco Central (BCRA), las plantas ensambladoras de vehículos tuvieron un déficit cambiario de 9074 M/u$s, lo que implica que otros sectores económicos superavitarios deben financiar la aventura de pretender que tenemos una industria automotriz.

Lo que sí tenemos es uno de los sectores agroindustriales más eficientes del orbe, el cual –hablemos claro– no se focaliza en la exportación de alimentos, sino en la de insumos para el sector alimentario (fundamentalmente cereales y harinas vegetales que se emplean para transformarlas, en los diferentes destinos, en carne aviar, porcina y bovina).

Podríamos llegar a tener algún día –quien sabe– una industria alimentaria tan gigantesca como la agroindustrial. Pero las naciones deficitarias de nutrientes aplican un arsenal de barreras proteccionistas para impedir el ingreso de alimentos porque prefieren, lógicamente, importar insumos para crear empleos por medio de la transformación de los mismos en alimentos en su propio territorio.

La mejor evidencia del fracaso argentino como “supermercado del mundo” es el hecho de que en 2017 el déficit comercial con China –la principal importadora de alimentos del mundo– fue de 7736 M/u$s.

Podríamos venderle más alimentos a los chinos, pero, para eso, deberíamos integrarnos comercialmente con ellos, abriendo nuestro mercado a las cosas que ellos producen en cantidades abismales –como, por ejemplo, camiones– para que nosotros podamos hacer lo mismo con los alimentos en esa plaza. Si replicamos ese proceso con otras naciones importadoras de alimentos que fabrican camiones –como Japón, Corea o Tailandia– seguramente nos encontremos algún día con una variedad enorme de modelos a precios baratísimos con respecto a los valores actuales de los pocos equipos disponibles.

Ese proceso, en caso de que algún día Argentina decida encararlo, no es gratis, porque implica, siguiendo con el ejemplo de los camiones (aunque son muchos los sectores que estarían involucrados), que las terminales ensambladoras deberían reconvertirse de manera profunda para adaptarse al nuevo contexto. Probablemente muchos empleos industriales se perderían para ser reemplazados por otros en las áreas de marketing, ventas y servicios mecánicos. Salir de una economía de entrecasa para empezar a competir con titanes globales tampoco es gratis: requiere toneladas adicionales de esfuerzo, dedicación, talento y creatividad.

Este tema, lamentablemente, no forma parte de la agenda de la clase dirigente argentina (concepto más amplio que el de gobierno e incluso más abarcativo que el de la corporación política) porque la misma cree que ni ellos ni la masa crítica de la población local tienen lo que hace falta tener para encarar ese proceso. Tanta falta de confianza se tienen.

La mala noticia es que, en el mundo en el que vivimos, la torta por repartir en una economía de entrecasa es cada vez más reducida, lo que genera no sólo que haya cada vez menos para repartir, sino que además habrá cada vez más gente que no recibirá nada.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Alerta caminos rurales: el fin de semana se llueve todo en muchas regiones productivas del centro y norte del paísSe recuperó el valor relativo de la leche para regresar a niveles de la “zona de supervivencia”Falta mucho: Argentina sigue apareciendo en ranking mundial de libertad económica como nación “escasamente libre”El reino del revés: Argentina regaló a China casi 3500 M/u$s en lo que va del año gracias a la política económica proteccionistaLos administradores de fondos agrícolas siguen construyendo apuestas alcistas en sojaEl mundo cambió: China lidera la investigación orientada a lograr la plena automatización de procesos productivosSe viene un nuevo infierno logístico en las terminales portuarias santafesinas: lanzan “Operativo Cosecha” para hacer lo más llevadero posible el déficit de infraestructuraCórdoba lidera el ranking de transferencias de regalías sojeras con más de 3000 M/$ en lo que va del añoAlerta veterinaria: Senasa suspende la habilitación de uso y comercialización de un producto de AgropharmaUruguay tiene 400.000 toneladas de trigo para venderle a la Argentina: las operaciones están bloqueadas para evitar contradecir el relato oficialEl tambo de Cresud comenzó a perder dinero: 700.000 pesos en el segundo semestre de 2012A divertirse antes de que explote todo: el 27% de las divisas generadas por el campo se usaron para pagar viajes al exteriorSiguen cayendo los precios de exportación del maní: este año las compañías del sector tendrán menos recursos para quedarse con los mejores camposSe abrió la inscripción para el Hackatón Agro 2017 con 150.000 pesos en premios: este año se hará en RosarioLos salmones lideran las exportaciones chilenas no-mineras: imposible hacer seguimiento de ventas externas argentinas por apagón estadísticoBienvenida equidad: unificaron el plazo de liquidación de divisas de todas las exportaciones argentinasEl paro nacional de Moyano tuvo un mayor acatamiento entre los camioneros del sur bonaerenseContraste rioplatense: brasileños compran frigoríficos en Uruguay al tiempo que cierran unidades en la ArgentinaLos productores ya no estarán obligados a informar a la Afip las operaciones de coberturas agrícolas realizadas en el MatbaLa Afip intimó a cinco exportadores de aceite mezcla a pagar reajustes de retenciones por 2,73 M/u$s: “Resulta violatorio del debido procedimiento”El mundo del revés: se llevan vendidas cinco veces más partidas 2012/13 de cebada que de trigoInflación agregada: un kilo de hamburguesas ya cuesta 26% más que uno de cuadrilEl poder de compra de la soja se mantiene constante en Brasil a pesar de la caída del valor de la oleaginosa: en Argentina se derrumbóSin reformas estructurales Argentina va hacia un escenario de default con hiperinflación: “el más complicado de toda su historia”Modernización: a partir de la semana que viene el registro de cultivares en el Inase sólo podrá realizarse por vía digitalLos administradores de fondos agrícolas apretaron el acelerador: las posiciones compradas en maíz subieron al nivel más alto del último añoEn 2018 el escenario más probable es una caída de la producción de carne argentina: “Vemos invernadas re-aceleradas”Enriquecimiento Microbioano Estratégico: la segunda generación de bioinsumos viene en camino