Google+
Valor Soja »Actualidad

Quemas controladas: una herramienta clave para evitar tragedias provocadas por incendios

Quemas controladas: una herramienta clave para evitar tragedias provocadas por incendios

Nuevamente los incendios son noticia. A comienzos de este año provocaron la muerte de dos contratistas rurales, Federico (20) e Iván (32) Starkloff, quienes fueron rodeados por las llamas en las inmediaciones de la zona pampeana de Bernasconi.

El fuego es parte del ecosistema presente en la región Semiárida argentina. Los incendios naturales en la época de verano son muy frecuentes en la zona a causa de la acumulación de fuentes vegetales combustibles durante una época húmeda (primavera), seguida por otra estival típicamente seca. Durante la estación cálida son muy comunes las tormentas eléctricas que son la razón principal –aunque no la única– del inicio de los incendios

La implementación de planes de manejo sistematizados de quemas prescriptas es una de las mejores herramientas para evitar la dispersión descontrolada de incendios. Pero en 2009, cuando se reglamentó y entró en vigencia la Ley 26.331 (Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos), las quemas fueron prohibidas en la provincia de La Pampa, para recién ser reintroducidas en 2014 (disposición 26/14 de la Dirección de Recursos Naturales de La Pampa). Eso fue posible gracias al trabajo realizado por los técnicos Enrique Llorens y Ernesto Franck con el apoyo del ex CREA Carro Quemado y el CREA Utracán. Sin embargo, las quemas controladas siguen sin ser una práctica habitual en la zona.

“El fuego controlado es la forma más económica de mejorar el pastizal natural al permitir controlar renuevos de caldén y algarrobo, como así también los arbustos acompañantes, de manera tal de lograr una mejor y mayor penetración de ganado en áreas de pastoreo”, explica Antonio Belcher, integrante del CREA Utracán.

Las quemas controladas eliminan pajas y los espacios liberados por las mismas son ocupados por especies deseables, como flechillas y poas en invierno/primavera y pasto plateado, penacho blanco y gramilla cuarentona en verano. “Las quemas controladas permiten incrementar la calidad y oferta forrajera, con lo cual la hacienda puede aprovechar el rebrote post-quema de especies no palatables, como es el caso de los pajonales en el caldenal. Y también cumple además con el propósito de reducir el riesgo de incendios naturales al eliminar material combustible fino”, apunta Antonio.

También es útil para mejorar el manejo general del ganado, ya que, al abrirse el monte, se pueden recorrer bien los potreros y, a su vez, es posible juntar la hacienda de a caballo, mientras que, en situaciones con alta densidad de arbustivas, eso sólo es posible cerrando las aguadas. “En definitiva, es la mejor defensa contra los incendios, ya al tener áreas quemadas del año anterior, los focos espontáneos pueden controlarse”, comenta Antonio en un artículo publicado por CREA.

Previamente a un fuego prescripto, se debe dejar descansar al potrero, por lo menos durante una estación de crecimiento, para contar con suficiente material combustible fino que asegure que el fuego pueda “correr”. Otra función fundamental del descanso previo es permitir el semillado de las especies útiles para poder contar con un buen banco de semillas en el suelo.

Un fuego controlado en un potrero con buena presencia de ejemplares adultos de caldén, que tenga por objetivo incrementar la oferta forrajera haciendo uso del rebrote post-quema de las pajas y reducir la cobertura de los arbustos, debe llevarse a cabo preferentemente entre fines de febrero y principios de abril (se hace en ese período porque las especies que componen el pastizal natural son en su mayoría de crecimiento otoño-primaveral).

“En la provincia de La Pampa las lluvias ocurren principalmente de octubre a marzo, siendo el mes de marzo el mes más seguro para su ocurrencia. Todo fuego deja sobre la superficie del suelo una cantidad de cenizas que constituye un importante aporte de nutrientes. Y es importante que estos nutrientes sean incorporados al suelo, hecho que se logra por intermedio del agua de lluvia, porque, de lo contrario, se vuelan por acción del viento”, explica el empresario CREA.

Las condiciones meteorológicas adecuadas para una quema controlada son una humedad relativa del aire del 30% al 40%, temperatura del aire de 20ºC a 25ºC y una velocidad del viento de 15 kilómetros como límite máximo. Lo aconsejable es comenzar luego de tres a cinco días de producida una lluvia en la zona. Y en un horario posterior a las 14:00 horas.

El tamaño del sector por quemar debe tener un máximo 600 hectáreas con un contrafuego con un ancho mínimo de 10 metros; en condiciones óptimas, un potrero de esa dimensión tarda unas cuatro horas en quemarse. El personal mínimo para hacer la tarea debe ser de seis personas constantemente intercomunicadas.

La quema debe siempre iniciarse en forma contraria a la dirección del viento. Después que se haya quemado una franja de 50 a 100 metros –dependiendo de la intensidad del viento– se comienza a prender fuego por ambos laterales en la forma más rápida posible. Una vez completados los laterales, se larga la quema a favor del viento (o sea del lado opuesto al que se inició). Es muy importante hacer una recorrida periódica y final alrededor del potrero para ir apagando todos los troncos que pueden estar aún prendidos en las orillas.

Luego de las quemas, si se respetan los criterios básicos de manejo, las mejoras logradas en receptividad son notables, dependiendo siempre de cómo fue la situación inicial en cuanto a arbustización, densidad y cobertura de pajas. “En potreros de planicie y valle hemos logrado pasar de 50 a 100 raciones/ha con estas prácticas, mientras que en lotes de pendientes las raciones/ha pueden incrementarse de 20 a 60-70, lo que implica contar con los recursos necesarios para duplicar la producción de carne bovina”, aseguró Antonio.

Para realizar la quema prescripta es necesario elaborar un informe técnico en función de los requerimientos legales solicitados por Defensa Civil y la Dirección de Recursos Naturales de la provincia de La Pampa, el cual consiste en la evaluación de la vegetación de los potreros por quemar (densidad y cobertura del estrato arbóreo, arbustivo y herbáceo mediante transectas). Luego se establece un plan de quemas de cuatro años, quemándose un 25% de la superficie total por año; el intervalo entre quemas debe ser como mínimo de cuatro años. El informe lo debe realizar un ingeniero agrónomo o ingeniero en recursos naturales que esté inscripto en la Dirección de Recursos Naturales para realizar dicha tarea.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Los fondos especulativos siguen subiendo apuestas alcistas en soja al tiempo que se muestran pesimistas con el maízPor la intervención del mercado de biodiesel en el último año el sector agroindustrial transfirió más de 540 M/$ a las compañías petrolerasLa industria aceitera cerró ya la paritaria de todo el año 2019 con un ajuste del 23%La emergencia agropecuaria por sequía propuesta por la provincia de Buenos Aires vence a fines de este mesRetraso cambiario: las exportaciones argentinas de sembradoras cayeron casi 15% en lo que va del añoUn sector desconcentrado: los veinte mayores grupos frigoríficos argentinos acaparan apenas un 30% de la faenaSigue cerrada la exportación de trigo 2013/14 cuando faltan pocos días para el inicio de la siembra del cerealEl riesgo cambiario llegó al mercado de granos: exportadores acortan plazos para liquidar ventas en el disponibleSe acabó el cepo cambiario pero es como si siguiera vigente: en lo que va del año apenas ingresaron 30 cosechadoras importadas al mercado argentinoAlerta: el viernes se prevén tormentas fuertes sobre buena parte del centro y norte del paísUn empresario agrícola del oeste bonaerense es el nuevo presidente de Asagir: “Si los compradores dan una buena señal los productores van a volver a apostar al cultivo”El gobierno argentino aplicó Licencias No Automáticas de Importación para fitosanitarios provenientes de ChinaAlerta por tormentas intensas en el norte de la región pampeanaEl precio de la “leche blue” ya es de 22 centavos de dólar: tambos recuperan competitividad gracias al desastre maiceroLos operadores especulativos dejaron de apostar contra la soja: pero siguen pesimistas con el maízAvanza la cosecha gruesa: siguen sin aparecer pronósticos de lluvias en las principales zonas productivasVidal le da una mano al campo con un aumento del 40% en el impuesto a los sellos aplicado a las operaciones de granos: “¿Así podemos generar competitividad?”La mayor probabilidad de lluvias se concentrará en el norte del país: el oeste de la región pampeana deberá seguir esperandoDevolución de favores de Macri al “Momo” Venegas: se creó una nueva bolsa de trabajo de UatrePerspectivas de un tercer año consecutivo de sequía en Australia: la clave detrás de la “fiebre” del trigo argentino 2019/20Efecto colateral del maíz a precio regalado: asados súper engrasados que arruinan las tradicionales parrilladas argentinasEsta semana la probabilidad de lluvias seguirá concentrada en el norte del país: en la región pampeana los aportes de agua serán limitadosSe vienen varios días ideales para avanzar con la siembra de cereales de inviernoSe expande la oferta mundial de fertilizantes fosforados con grandes inversiones en Marruecos y Arabia Saudita: los precios siguen planchadosUn sector industrial en problemas: pérdidas del frigorífico Carnes Pampeanas se incrementaron en un 80%Tamberos piden al presidente de Mastellone Hnos que desactive la baja de precios para “descartar medidas que supongan intentos de salida unilaterales”Balanza cambiaria: por cada dólar generado por la exportación de cosechadoras se fueron otros 4,8Otro reflejo más de la pauperización de la demanda agrícola: el valor del fosfato monoamónico registró un nuevo mínimo histórico