Google+
Valor Soja »Actualidad

Con la producción de granos ya no alcanza: también es necesario darle de comer al suelo

Conferencia de Gervasio Piñeiro enel CREATech.
Con la producción de granos ya no alcanza: también es necesario darle de comer al suelo

“Ustedes producen más cosas de las que creen porque trabajan en ecosistemas. No producen solamente granos, carne o leche. Producen más cosas y la gente ya se dio cuenta de eso”.

Así lo indicó Gervasio Piñeiro, investigador del Instituto de Investigaciones Fisiológicas y Ecológicas Vinculadas a la Agricultura (Ifeva) y del Conicet, durante la segunda jornada del CREATech que se está realizando en la ciudad de Córdoba.

Piñeiro explicó que los servicios ecosistémicos pueden categorizarse en locales, regionales y globales. Los locales son los que afectan la materia orgánica del suelo, el ciclo del nitrógeno, los polinizadores, la altura de la napas, la compactación del suelo, es decir, todos servicios que tienen incidencia en la producción agropecuaria. A escala regional pueden presentarse, por ejemplo, problemas de inundaciones. Y a escala global un impacto en los gases de efecto invernadero.

“Al suelo hay que cuidarlo y darle de comer. Y lo que más le gusta comer son raíces ¿Cuántos de ustedes saben cuántas raíces producen sus cultivos?”, preguntó el investigador.

Los microorganismos del suelo tienen digestibilidades similares a los del cualquier organismo vivo y les gusta comer de manera diversa y balanceada. Por ese motivo, es necesario ajustar los momentos que se la da de comer al suelo con aquellos en los que el suelo genera materia orgánica o nutrientes para los cultivos.

Cuando se termina de cosechar un cultivo de verano, empiezan a liberarse nutrientes y a veces no hay nadie que los aproveche en otoño; entonces se emiten gases de efecto invernadero, se lixivia nitrógeno en la napa, se pierde fósforo, entre otros fenómenos no deseados.

Piñeiro dijo que, para evitar eso, debe sincronizarse la descomposición con la toma de los nutrientes. Para eso, por ejemplo, se pueden sembrar gramíneas (vía aérea con mosquitos) que crezcan cuando la soja se está descomponiendo, poco antes de la cosecha, que en algunas situaciones puede generar además un mejor piso para la recolección del cultivo. De esa manera, cuando el cultivo de servicio se esté muriendo, va a liberar muchos nutrientes y entonces debe sincronizarse con el cultivo siguiente para que el mismo pueda aprovecharlos.

“En algunas situaciones el sistema de regulación y soporte de los ecosistemas se deteriora o muere porque no se le ofrece al suelo las energía que requiere”, alertó Piñeiro. “Para compensar eso, tenemos que usar cantidades crecientes de insumos y eso el bolsillo de ustedes lo sabe”, añadió.

Piñeiro viene estudiando hace año la incorporación de cultivos de servicio como alternativa para mejorar la salud del suelo y, por extensión, la producción agrícola sustentable.

El investigador explicó que los cultivos de servicio, que se emplean básicamente en invierno, puedan ser utilizados por los productores, en función de cada situación y presupuesto, a partir de las necesidades de cada lote de producción: si se necesita nitrógeno o solucionar problemas de compactación, reducir el nivel de napa o de malezas problemáticas, según el objetivo buscado, se puede elegir un cultivo de servicio diferente.

“Con malezas, por ejemplo, será necesario elegir un cultivo que compita muy bien en invierno. Para compactación se puede emplear nabo forrajero o una mezcla de especies. O para aumentar materia orgánica será necesario emplear cultivos con gran volumen de raíces y que también aporten nitrógeno. Estamos investigando diferentes cultivos con distintas mezclas”, indicó.

Piñeiro dijo que analizaron muchas especies de leguminosas con la técnica de nitrógeno-15, que indica cuánto nitrógeno del aire fijan, y los resultados indican que algunas especies fijan 130 a 140 kg/ha/año. “Para eso es necesario emplear cultivos que tengan muchas raíces, porque sabemos que humifican más; los datos de humificación de raíces versus partes aéreas con los que contamos dan que un gramo de raíz humifica entre cinco y veinte veces más que un gramo de parte aérea; entonces tenemos que buscar cultivos que estén lindos abajo más que arriba”, explicó.

“Dejamos de hacer cosas en invierno por el agua. Se inunda y no se planta nada, pero entonces la inundación va a ser peor. Precisamos plantas que saquen agua. ¿Y un arroz silvestre? ¿Una especie nativa? Necesitamos un cultivo para quitar agua y poder así sembrar el año que viene”, aseguró el investigador.

“Una de las cosas que suceden es que, cuando se pierden servicios locales, para seguir produciendo necesitamos subsidios energéticos que requieren el agregado de insumos. Para evitar eso podemos hacer es ingeniería de sistemas, para que los mismos provean una mayor cantidad de servicios posibles o los que a nosotros nos interesen”, concluyó.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Los administradores de fondos especulativos siguen profundizando apuestas bajistas en maízEl domingo un frente frío de origen polar ingresará al centro del país Kirchnerismo residual: el vicepresidente del Banco Central dijo que “no convienen retenciones cero a la soja”La paciencia no siempre vale más: el mejor precio real de la soja está en la posición julio 2013Último tramo para avanzar con la siembra fina: el martes se prevén lluvias en la zona pampeanaAdiós a la estampilla: las bolsas de semillas de maíz, girasol y soja comenzarán a comercializarse con código IQ-RSe espera que en marzo comience a funcionar el sistema Bolsatech: única alternativa (por el momento) para zafar de la “cláusula Monsanto”Sin regalo de Navidad para los ganaderos argentinos: derrumbe de precios de la hacienda por exceso de oferta de proteínas animalesArgentina dejó de exportar harina de trigo: en 2013 las ventas no lograrán superar las 100.000 toneladas Devolución de favores de Macri al “Momo” Venegas: se creó una nueva bolsa de trabajo de UatreEl presidente paraguayo no quiere aplicar retenciones agrícolas: “Podrían convertirse en una ganancia adicional para las compañías exportadoras”Internacionalización: cuatro de las mayores diez operaciones de inversiones externas realizadas por corporaciones latinoamericanas fueron protagonizadas por la brasileña JBSDeclaran la emergencia agropecuaria en once partidos bonaerenses con cinco meses de retraso: otros nueve siguen en lista de esperaA fines de 2018 deberá estar listo el nuevo puerto Itá Ibaté: un emprendimiento que permitirá licuar costos logísticos a arroceros correntinosMercado alcista: operadores especulativos se juegan todas las fichas a un desastre productivo en EE.UU.Divisas que faltan: se cayeron las exportaciones argentinas de carne bovina por las restricciones de Comercio InteriorNuevo paradigma agrícola: por las malezas resistentes la economía de escala dejó de ser un variable que juega a favor del negocioEl Reino del Revés: liberan la exportación de leche en polvo ahora que los precios internacionales son de quebranto Provincias se suman a la avalancha burocrática para complicarle la existencia a los empresarios agropecuariosEl “boom” ganadero no se estaría dando: el poder de compra de las empresas de cría bovina es cada vez menorEl jueves y viernes se prevén tormentas intensas sobre buena parte del norte del paísLa tecnología para producir maíz puede retroceder dos décadas: apenas un 23% de los productores hace refugiosDescalabro monetario: las coberturas cambiarias pasaron a ser tan importantes como las de precios agrícolasDiscurso versus realidad: no pudo sesionar la Comisión de Agricultura por el faltazo de los diputados de CambiemosSequía brutal en el NOA: las exportaciones de poroto negro cayeron casi un 70% Remitentes de SanCor comenzaron a derivar leche hacia otras industrias: posible factor compensador del proceso alcista con el que arrancó el añoAlerta por tormentas intensas en el norte de la región pampeanaEsta vez la demanda real se llevó puesto a los especuladores: fondos tiran la toalla para comenzar a construir apuestas alcistas en maíz