Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Lecciones del caso brasileño.
Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Los dirigentes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) están impulsando un “Sistema de Aporte Obligatorio de Financiamiento Gremial Agropecuario” para aplicar en la provincia de Santa Fe.

Se trata de un gran avance con respecto al proyecto, impulsado el año por representantes de CRA en el ámbito de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, que pretendía establecer un aporte obligatorio del 1,5% ó 2,0% sobre los salarios de los trabajadores rurales para –luego de pagar un peaje a Uatre por “gastos administrativos”– financiar a las entidades rurales.

Sin embargo, los problemas del sector agropecuario son mucho más amplios que los presentes en el marco de los límites de la provincia de Santa Fe. Es decir: si se va a pagar por un lobby profesional, que sea para incidir en las cuestiones nacionales que afectan a las empresas del sector. Y no el chiquitaje de barrio que, si bien es importante, no tiene sentido si no se solucionan las cuestiones estructurales.

En Brasil la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país. La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función del valor fiscal del total de hectáreas explotadas, mientras que para personas jurídicas la base es el capital social de la empresa.

El sistema de aportes está diseñado de manera tal que la mayor parte de las contribuciones es cobrada a medianos y grandes productores: para empresas con una “base imponible” de hasta 2,75 millones de dólares, en 2017 el aporte anual es de apenas 44 dólares, mientras que la cifra sube a 2245 dólares para empresas con una base de hasta 14,6 M/u$s y 5180 dólares cuando se supera esa cifra.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma). En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

Suponiendo que en algún momento pueda instrumentarse en la Argentina algo similar a lo que rige en Brasil, queda por resolver quién sería el destinatario de los aportes. ¿CRA, SRA, FAA o Coninagro? La solución fácil sería repartir el fondo entre las cuatro entidades. Pero ningún lobby efectivo puede funcionar con cuatro CEO que se manejan cada uno de manera independiente.

Lo ideal sería concentrar –tal como sucede en Brasil– todo en una sola entidad nacional que pueda posicionarse en el imaginario mental de los argentinos como sinónimo indisoluble de agro. Una manera de lograr unidad con representatividad sería elegir a los dirigentes, tanto nacionales como provinciales, cada cuatro años.

Imaginen listas con un candidato central secundado por especialistas de cada actividad agropecuaria específica. Con plataformas de trabajo. Propuestas por lograr. Proyectos.

Imaginen a dirigentes muy bien pagos y con una billetera grande para pagar un buen estudio jurídico en caso de una usurpación, un operador que haga aparecer a la gente de vialidad de manera inmediata cuando se rompe un camino, un equipo pedagógico que detecte los errores de concepto referidos al agro en todos los manuales escolares o una consultoría que demuestre con datos irrefutables la necedad de mantener derechos de importación sobre equipos que se usan en el sector pero no se producen en el país.

Imaginen que eso es algo posible. Y quizás algún día lo sea.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

China ya representa la mitad de las exportaciones argentinas de carne: buena noticias para los vendedores de vacasSe lanzó el “Plan 2018-2030” para intentar triplicar el área argentina de agricultura bajo riego tecnificadoArgentina se consolida como exportador de poroto mung con valores superiores a 900 u$s/tonelada para las partidas de mayor poder germinativoChina anuncia la interrupción de compras de productos agrícolas estadounidenses frente a la nueva embestida proteccionista de TrumpLa reforma de la ley de semillas no contempla los eventos biotecnológicos: piden establecer el pago de un solo “canon tecnológico”No afloja la ola de calor: en la semana la mayor probabilidad de precipitaciones se concentrará en el NOASigue la cosecha gruesa: no se prevén lluvias en la mayor parte de las regiones productivasEl maíz llegó a los 4000 $/tonelada: mala noticia para los empresarios agroindustriales que apostaron al valor agregadoEl lunes se prevén precipitaciones moderadas en las zonas afectadas por incendiosComenzó a regir un ajuste salarial del 35% para tractoristas y cosecheros retroactivo al mes de octubreParitarias rurales: el ajuste anual por inflación para los productores de yerba se determinó en 16,7%Valor desagregado en origen: cientos de emprendimientos de generación eléctrica a partir de biogás están paralizados por el retraso en la reglamentación de una normaChina devalúa el yuan para realizar una demostración de fuerza a la comunidad monetaria: mala noticia para los commoditiesSe complica la seca en el sector sur de la zona pampeana: esta semana habrá una nueva oportunidad de lluviasCon la buena imagen a veces no alcanza: la carne bovina argentina pierde participación en el mercado europeoInvestigadores del INTA Castelar alertaron dos meses atrás que se preveían súper lluvias en las zonas ahora inundadas: pocos le prestaron atenciónContinúa cayendo el precio de exportación del maíz pisingallo: pero aún sigue un 28% más alto que un año atrásEl BCRA volvió a autorizar la compra de maquinaria agrícola con créditos subsidiados: también se podrán solicitar para cubrir daños generados por la inundaciónValor agregado en origen: ya están disponibles los resultados de la prueba de toros 2016 del CREA CabañasCepo cambiario: en lo que va del año la importación de tractores descendió un 67%Mala noticia para la Argentina: se derrumba el precio internacional del aceite de sojaAtención productores porcinos: ahora es posible conocer a qué precios están vendiendo sus vecinosCOTO se prepara para liderar el ranking de faena bovina argentina ante la decisión del grupo brasileño Minerva de mantener cuatro frigoríficos inactivosLa agroindustria ahora es también el banco del gobierno: BCRA consiguió que exportadores aporten por seis meses 2000 M/u$s a una tasa del 3,6%En lo inmediato la soja en EE.UU. es una “bomba de tiempo”: esperar hasta fin de año es apostar al bingo climáticoAcatamiento total del paro transportista en el sur bonaerense: en la zona de influencia de Rosario el cumplimiento es parcialQuién es Gustavo Seia: el empresario lechero que recibió en su campo a Alberto FernándezLa carne vacuna argentina sigue siendo una curiosidad en EE.UU: en lo que va del año apenas se cubrió el 0,6% de la cuota de 20.000 toneladas