Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Lecciones del caso brasileño.
Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Los dirigentes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) están impulsando un “Sistema de Aporte Obligatorio de Financiamiento Gremial Agropecuario” para aplicar en la provincia de Santa Fe.

Se trata de un gran avance con respecto al proyecto, impulsado el año por representantes de CRA en el ámbito de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, que pretendía establecer un aporte obligatorio del 1,5% ó 2,0% sobre los salarios de los trabajadores rurales para –luego de pagar un peaje a Uatre por “gastos administrativos”– financiar a las entidades rurales.

Sin embargo, los problemas del sector agropecuario son mucho más amplios que los presentes en el marco de los límites de la provincia de Santa Fe. Es decir: si se va a pagar por un lobby profesional, que sea para incidir en las cuestiones nacionales que afectan a las empresas del sector. Y no el chiquitaje de barrio que, si bien es importante, no tiene sentido si no se solucionan las cuestiones estructurales.

En Brasil la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país. La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función del valor fiscal del total de hectáreas explotadas, mientras que para personas jurídicas la base es el capital social de la empresa.

El sistema de aportes está diseñado de manera tal que la mayor parte de las contribuciones es cobrada a medianos y grandes productores: para empresas con una “base imponible” de hasta 2,75 millones de dólares, en 2017 el aporte anual es de apenas 44 dólares, mientras que la cifra sube a 2245 dólares para empresas con una base de hasta 14,6 M/u$s y 5180 dólares cuando se supera esa cifra.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma). En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

Suponiendo que en algún momento pueda instrumentarse en la Argentina algo similar a lo que rige en Brasil, queda por resolver quién sería el destinatario de los aportes. ¿CRA, SRA, FAA o Coninagro? La solución fácil sería repartir el fondo entre las cuatro entidades. Pero ningún lobby efectivo puede funcionar con cuatro CEO que se manejan cada uno de manera independiente.

Lo ideal sería concentrar –tal como sucede en Brasil– todo en una sola entidad nacional que pueda posicionarse en el imaginario mental de los argentinos como sinónimo indisoluble de agro. Una manera de lograr unidad con representatividad sería elegir a los dirigentes, tanto nacionales como provinciales, cada cuatro años.

Imaginen listas con un candidato central secundado por especialistas de cada actividad agropecuaria específica. Con plataformas de trabajo. Propuestas por lograr. Proyectos.

Imaginen a dirigentes muy bien pagos y con una billetera grande para pagar un buen estudio jurídico en caso de una usurpación, un operador que haga aparecer a la gente de vialidad de manera inmediata cuando se rompe un camino, un equipo pedagógico que detecte los errores de concepto referidos al agro en todos los manuales escolares o una consultoría que demuestre con datos irrefutables la necedad de mantener derechos de importación sobre equipos que se usan en el sector pero no se producen en el país.

Imaginen que eso es algo posible. Y quizás algún día lo sea.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

La restricción hídrica no fue en vano: en la zona norte de la región pampeana se detectaron muchas partidas de trigo con alta calidadRebelión Municipal en la Argentina: el ministro de Transporte Mario Meoni solicita que dejen trabajar a los transportistasLa Cámara Arbitral de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires activó el protocolo para evitar la propagación del Covid-19: en qué consisteFinalizó el primer trabajo de investigación argentino con balanzas digitales para identificar bovinos con mejores eficiencias de conversiónSigue cayendo el precio de exportación del garbanzo argentino por combo fatal: calidad regular con mercado sobreofertadoSe recuperó el valor relativo de la leche para regresar a niveles de la “zona de supervivencia”Comenzaron a desacelerarse los encierres en los grandes feedlots luego de registrar un nivel récord en la primera parte del añoTrabajadores rurales lograron un ajuste salarial del 20,7%: catorce puntos por debajo de la inflaciónLas mayores chances de lluvias se concentrarán en la región del LitoralCuidado con los forwards de soja 2016/17: llevan todos la “cláusula Monsanto”Sigue activo el piquete de transportistas en Necochea: en la semana el puerto de Quequén apenas pudo recibir un camión por cada tres que ingresaron a Bahía BlancaLuego de la debacle llegó la revancha para el girasol alto oleico con ofertas de hasta 300 u$s/toneladaPolítica pro-concentración: el revalúo de Scioli creó un “nuevo impuesto” para pequeños productoresSábado: alerta por tormentas intensas en el norte del paísEsta semana operadores tomaron conciencia que el maíz necesita condiciones climáticas óptimas en EE.UU. por tercer año consecutivoGabriel Delgado asegura que el foco del problema de la falta de rentabilidad del agro en 2014/15 “no es el Estado sino el sistema de alquileres”Pekín advierte a EE.UU. que “el truco de ejercer una presión extrema para desalentar a China no funcionará”Histórico: Argentina podrá comenzar a exportar harina de soja a ChinaTiempo de descuento para oficializar el informe final sobre irregularidades en el pago de compensaciones de la ex OnccaSe viene una nueva emisión masiva de dólares: favorable para los precios de los granosHasta mediados de la semana que viene no se esperan lluvias importantes en las zonas inundadasLa argentinidad al palo: poco antes del inicio del tratamiento de una nueva Ley de Semillas FAA y ASA salieron a patear el tableroEl Consejo Agroindustrial Argentino presentó su propuesta a los gobernadores de Mendoza y La RiojaEn el norte de la región pampeana se prevén lluvias buenas a excesivas durante la siembra de granos gruesos 2014/15: podría haber restricciones en el surEl gobierno argentino aplicó Licencias No Automáticas de Importación para fitosanitarios provenientes de ChinaProductores argentinos proponen un “boicot” contra SyngentaInsólito: el proyecto que declara a Vicentín como bien de utilidad pública contempla emitir deuda para “abonar los saldos correspondientes al proceso expropiatorio”En 2018 el sector privado deberá seguir ajustándose: “La elevada toma de deuda siembra dudas con respecto a la sustentabilidad del programa fiscal”