Google+
Valor Soja »Lechería

La competitividad cambiaria de la lechería argentina descendió al nivel vigente a fines de 2015

Indicador clave para comprender la situación del sector exportador.
La competitividad cambiaria de la lechería argentina descendió al nivel vigente a fines de 2015

A comienzos del presente año el gobierno nacional incrementó los reintegros a las exportaciones de productos agroindustriales con el propósito de mejorar la competitividad de las mismas. En el caso de los lácteos se instrumentaron reintegros del 3,0% para la leche en polvo entera, 4,5% para la manteca y 5,0% para quesos y lactosuero, entre otros alimentos.

Sin embargo, el progresivo crecimiento de la inflación –una herencia de la gestión anterior– contribuye a licuar la competitividad cambiaria de las exportaciones agroindustriales en general y lácteas en particular.

En este gráfico puede verse la evolución de la competitividad cambiaria del sector exportador argentino de leche en polvo entera (principal producto lácteo de exportación local) a través del indicador del “Tipo de Cambio Real Multilateral Competidor LPE” de Argentina, el cual refleja los valores –ajustados por la inflación de cada nación– del peso argentino con relación a las monedas de las principales naciones exportadores de LPE. También incluye el “Tipo de Cambio Real Multilateral Competidor Efectivo” (TCRMce) que considera los reintegros a la exportación.

“Nueva Zelanda es el principal exportador mundial de leche en polvo entera con el 55% del mercado global en 2015; consecuentemente, el país tiene una ponderación del 55% en el índice base 2015, el cual varía año a año según la evolución de su participación en el mercado (market share)”, explicó el técnico del Área de Economía del Movimiento CREA Santiago Giraud, en un artículo publicado en la edición de mayo de la Revista CREA. El resto de los países que participan del índice son Países Bajos, Australia, EE.UU. y Uruguay, entre otros.

“Como Nueva Zelanda tiene una influencia relevante en la competitividad cambiaria del sector, en función de su elevada participación en el mercado, la evolución del dólar neozelandés es una variable muy significativa  dentro del índice”, añadió Giraud.

Al observar la evolución reciente del TCRMc, puede apreciarse un pico de ganancia de competitividad cambiaria alrededor de febrero de 2016, el cual se explica por la unificación y “sinceramiento” cambiario instrumentado en diciembre de 2015 por el gobierno de Mauricio Macri luego del “cepo” aplicado por la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

Sin embargo, posteriormente se registra un progresivo deterioro de la competitividad cambiaria a causa de la estabilización del tipo de cambio nominal (en torno a la franja de entre 15 a 16 $/u$s en el marco de una inflación elevada.

“Imaginemos a un exportador de leche en polvo argentino y otro neozelandés. En ambos países el tipo de cambio frente al dólar permanece estable, pero en la Argentina la inflación ronda el 25% anual, mientras que en Nueva Zelanda es del 1%. Dado este escenario, la producción Argentina medida en dólares se va a encarecer un 25%, mientras que la Nueva Zelanda solo 1%”, afirmó Giraud.

“Así, al tener nuestro país una inflación más alta que nuestros competidores, si el tipo de cambio no sube acompañando esa dinámica, se da un proceso en el cual el producto lácteo argentino se encarece con relación a sus pares del resto del mundo. Esto es justamente lo que se observa, con gran intensidad, desde mediados 2014 hasta la salida del cepo, cuando la evolución del dólar fue muy por detrás de la variación de los precios”, agregó.

Esa dinámica desde la salida del cepo se dio, además, en el contexto de una importante apreciación del dólar neozelandés respecto al dólar estadounidense (contribuyendo a morigerar la pérdida de competitividad para la Argentina).

“Un riesgo para la competitividad cambiaria del sector es una eventual depreciación del dólar neozelandés, en la medida que la continuidad de la apreciación no puede darse por garantizada. De hecho, entre marzo de 2014 y septiembre de 2015 la moneda neozelandesa se depreció 30%, siendo otro elemento adicional que presionó a la baja la competitividad relativa cambiaria de nuestro país en ese período”, alertó el técnico CREA.

Si al análisis se incorpora el peso de los reintegros a las exportaciones vigentes (índice TCRMce), la pérdida relativa de competitividad cambiaria es menos pronunciada. “En cualquier caso, esos niveles son similares a los de principios de 2015, que eran a su vez un 34% menores a los vigentes en 2011, por lo que no puede decirse que el indicador tenga valores altos en términos históricos”, señaló el técnico CREA.

El artículo completo puede leerse en la edición de mayo de la Revista CREA.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

El gobierno pretende recaudar 360 millones de dólares con retenciones anticipadas de trigo 2012/13Lanzan un plan integral de facilidades de pago para deudores de aportes al Renatre: incluye hasta montos con ejecución judicialLa mayor parte de las lluvias se concentrarán en el norte del país: por el momento no se prevén heladas en la región pampeanaEn el último año el precio de exportación del maíz pisingallo argentino aumentó más de un 50%Asumió Etchevehere como ministro de Agroindustria: uno de los objetivos centrales de su gestión será instrumentar un reforma de la Ley de SemillasTLC: Canadá tendrá en cinco años un cupo de casi 150.000 toneladas de carne libre de aranceles en la Unión EuropeaSe vienen varios de días de lluvias abundantes con tormentas intensas en el norte argentinoEl gobierno implementó una línea de créditos para certificar productos con una tasa subsidiada del 40%COTO se prepara para liderar el ranking de faena bovina argentina ante la decisión del grupo brasileño Minerva de mantener cuatro frigoríficos inactivosRécord histórico: las exportaciones argentinas de pollos superan en casi un 140% a las de carne bovinaBioceres cotizará en las bolsas de valores de Buenos Aires y Nueva York: planea transformarse en una compañía global de agroinsumosSe acabó el cepo cambiario pero es como si siguiera vigente: en lo que va del año apenas ingresaron 30 cosechadoras importadas al mercado argentinoEl mundo cambió: China dejó atrás al Reino Unido para convertirse en el principal comprador de vinos chilenosCiara-CEC anticipa que la liquidación de agrodivisas alcanzará un récord histórico de al menos 4000 M/u$s en junioSalió la emergencia agropecuaria para productores de Formosa afectados por el desborde del Río PilcomayoAlfredo de Angeli fue electo senador por Entre Ríos: logró empatar con el oficialismo en GualeguaychúTamberos piden al presidente de Mastellone Hnos que desactive la baja de precios para “descartar medidas que supongan intentos de salida unilaterales”Esta a punto de completarse el cupo de exportación de trigo: es más rentable vender harina en el mercado local que en BrasilLos fondos no se equivocaron: apostaron a una baja de la soja para finalmente terminar tomando gananciasYa está lista la plataforma electoral de Espert: propone eliminar todos los derechos de exportación y fusionar provinciasInundados de Arias al límite: “Pónganse a la altura de las circunstancias porque esto es peor que la 125”Desindustrializar la ruralidad: cayeron las exportaciones argentinas de malta y cerveza al tiempo que subieron casi 50% las de cebadaEn plena siembra de trigo los rumores sobre el regreso de las retenciones provocaron fuertes bajas en los precios del cereal: también el maíz resultó golpeadoLa probabilidad de lluvias seguirá concentrándose en el sector este del paísVuelven las inundaciones a la provincia de Buenos Aires: la mayor parte del Fondo de Infraestructura Hídrica se destinó a las represas de Santa CruzChina ya decidió que las naciones sudamericanas serán sólo proveedoras de materias primas: endeudarse con la nación asiática es un negocio de alto riesgoArgentina sigue de joda: un tercio de las exportaciones agroindustriales se utilizaron para financiar viajes turísticosAlerta social: el fracaso de la cosecha gruesa va camino a generar un desastre económico en muchas localidades bonaerenses