Google+
Valor Soja »Lechería

La competitividad cambiaria de la lechería argentina descendió al nivel vigente a fines de 2015

Indicador clave para comprender la situación del sector exportador.
La competitividad cambiaria de la lechería argentina descendió al nivel vigente a fines de 2015

A comienzos del presente año el gobierno nacional incrementó los reintegros a las exportaciones de productos agroindustriales con el propósito de mejorar la competitividad de las mismas. En el caso de los lácteos se instrumentaron reintegros del 3,0% para la leche en polvo entera, 4,5% para la manteca y 5,0% para quesos y lactosuero, entre otros alimentos.

Sin embargo, el progresivo crecimiento de la inflación –una herencia de la gestión anterior– contribuye a licuar la competitividad cambiaria de las exportaciones agroindustriales en general y lácteas en particular.

En este gráfico puede verse la evolución de la competitividad cambiaria del sector exportador argentino de leche en polvo entera (principal producto lácteo de exportación local) a través del indicador del “Tipo de Cambio Real Multilateral Competidor LPE” de Argentina, el cual refleja los valores –ajustados por la inflación de cada nación– del peso argentino con relación a las monedas de las principales naciones exportadores de LPE. También incluye el “Tipo de Cambio Real Multilateral Competidor Efectivo” (TCRMce) que considera los reintegros a la exportación.

“Nueva Zelanda es el principal exportador mundial de leche en polvo entera con el 55% del mercado global en 2015; consecuentemente, el país tiene una ponderación del 55% en el índice base 2015, el cual varía año a año según la evolución de su participación en el mercado (market share)”, explicó el técnico del Área de Economía del Movimiento CREA Santiago Giraud, en un artículo publicado en la edición de mayo de la Revista CREA. El resto de los países que participan del índice son Países Bajos, Australia, EE.UU. y Uruguay, entre otros.

“Como Nueva Zelanda tiene una influencia relevante en la competitividad cambiaria del sector, en función de su elevada participación en el mercado, la evolución del dólar neozelandés es una variable muy significativa  dentro del índice”, añadió Giraud.

Al observar la evolución reciente del TCRMc, puede apreciarse un pico de ganancia de competitividad cambiaria alrededor de febrero de 2016, el cual se explica por la unificación y “sinceramiento” cambiario instrumentado en diciembre de 2015 por el gobierno de Mauricio Macri luego del “cepo” aplicado por la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

Sin embargo, posteriormente se registra un progresivo deterioro de la competitividad cambiaria a causa de la estabilización del tipo de cambio nominal (en torno a la franja de entre 15 a 16 $/u$s en el marco de una inflación elevada.

“Imaginemos a un exportador de leche en polvo argentino y otro neozelandés. En ambos países el tipo de cambio frente al dólar permanece estable, pero en la Argentina la inflación ronda el 25% anual, mientras que en Nueva Zelanda es del 1%. Dado este escenario, la producción Argentina medida en dólares se va a encarecer un 25%, mientras que la Nueva Zelanda solo 1%”, afirmó Giraud.

“Así, al tener nuestro país una inflación más alta que nuestros competidores, si el tipo de cambio no sube acompañando esa dinámica, se da un proceso en el cual el producto lácteo argentino se encarece con relación a sus pares del resto del mundo. Esto es justamente lo que se observa, con gran intensidad, desde mediados 2014 hasta la salida del cepo, cuando la evolución del dólar fue muy por detrás de la variación de los precios”, agregó.

Esa dinámica desde la salida del cepo se dio, además, en el contexto de una importante apreciación del dólar neozelandés respecto al dólar estadounidense (contribuyendo a morigerar la pérdida de competitividad para la Argentina).

“Un riesgo para la competitividad cambiaria del sector es una eventual depreciación del dólar neozelandés, en la medida que la continuidad de la apreciación no puede darse por garantizada. De hecho, entre marzo de 2014 y septiembre de 2015 la moneda neozelandesa se depreció 30%, siendo otro elemento adicional que presionó a la baja la competitividad relativa cambiaria de nuestro país en ese período”, alertó el técnico CREA.

Si al análisis se incorpora el peso de los reintegros a las exportaciones vigentes (índice TCRMce), la pérdida relativa de competitividad cambiaria es menos pronunciada. “En cualquier caso, esos niveles son similares a los de principios de 2015, que eran a su vez un 34% menores a los vigentes en 2011, por lo que no puede decirse que el indicador tenga valores altos en términos históricos”, señaló el técnico CREA.

El artículo completo puede leerse en la edición de mayo de la Revista CREA.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

La Afip reconoce que se mandó una macana con el sobreajuste brutal aplicado a los pagos a cuenta de IVA que deben liquidarse para habilitar faenasAlerta: las empresas ganaderas y lecheras ingresan nuevamente en zona de riesgo frente al escenario de otra súper devaluaciónEl próximo jueves comienza a regir el SISA: empresarios agrícolas tendrán un mes para subsanar inconsistencias tendientes a mejorar su “scoring”“De aquí hasta fines de año debemos esperar que continúe en niveles bajos el río Paraná y que posiblemente la situación se agrave”Entre Ríos: la lista de Cambiemos liderada por dos empresarios agropecuarios arrasó con los votosCambio de tendencia: los operadores especulativos pasaron a estar mucho más optimistas con la soja con que el maízCanal San Antonio-Arroyo de las Tortugas: estudian implementar una tercera obra de amortiguamiento para reducir riesgos aguas abajoSuman castigos para desincentivar el comercio de semilla ilegal: los infractores deberán hacerse cargo de todos los costos de las partidas intervenidasCiencia versus Marketing: “Nuestros sistemas agropecuarios están secuestrando más carbono del que emiten”Fin de semana con tiempo inestable en el sur de la región pampeanaPautas para gestionar la sanidad en maíz300 u$s/tonelada: el número mágico para ayudar a concretar el área de girasol más elevada de la última décadaAlerta agronómica: por quinto año consecutivo se derrumbó el nivel proteico de la soja argentinaVolvió a pesificarse la matriz comercial del aceite de girasol argentino con la desaparición de la demanda chinaLas exportaciones argentinas de arándanos crecieron un 53% con precios superiores a los del año pasadoFondos especulativos iniciaron una gran liquidación de posiciones compradas en maíz: pero la demanda real apareció para ponerle piso al bajón de preciosDiputado del PRO presentó un proyecto para liquidar todos los contratos asociativos de explotación tambera al considerarlos una “anomalía jurídica”Rusia se transformó en el primer comprador de cortes aviares argentinos: industriales polleros tienen vía libre para exportar sin restriccionesCRA advierte que un nuevo impuesto al agro “puede traer consecuencias inmediatas” que “de ninguna manera son las que quiere tomar el sector”Descendió el precio de exportación de la leche en polvo argentina por un crecimiento de las colocaciones extra-MercosurLa Pampa: se oficializó la declaración de desastre agropecuario para zonas afectadas por incendiosExportadores de productos agroindustriales deberán ingresar divisas en un plazo de hasta 15 días de obtenido el permiso de embarqueEl jueves habrá probabilidad de heladas en buena parte de la región núcleo triguera argentinaCurioso: un nuevo servicio del Senasa dejó obsoleta a una película argentina estrenada este añoMañana habrá probabilidad de lluvias sobre el sector este del paísSin integración comercial los chinos te pasan por arriba: el déficit comercial argentino con la nación asiática acumula 2887 M/u$sLa industria oleaginosa argentina sigue pagando “premios” para promover la originación de sojaValorSoja alerta contra conductas tendientes a cercenar la libertad de expresión