Google+
Valor Soja »Lechería

La competitividad cambiaria de la lechería argentina descendió al nivel vigente a fines de 2015

Indicador clave para comprender la situación del sector exportador.
La competitividad cambiaria de la lechería argentina descendió al nivel vigente a fines de 2015

A comienzos del presente año el gobierno nacional incrementó los reintegros a las exportaciones de productos agroindustriales con el propósito de mejorar la competitividad de las mismas. En el caso de los lácteos se instrumentaron reintegros del 3,0% para la leche en polvo entera, 4,5% para la manteca y 5,0% para quesos y lactosuero, entre otros alimentos.

Sin embargo, el progresivo crecimiento de la inflación –una herencia de la gestión anterior– contribuye a licuar la competitividad cambiaria de las exportaciones agroindustriales en general y lácteas en particular.

En este gráfico puede verse la evolución de la competitividad cambiaria del sector exportador argentino de leche en polvo entera (principal producto lácteo de exportación local) a través del indicador del “Tipo de Cambio Real Multilateral Competidor LPE” de Argentina, el cual refleja los valores –ajustados por la inflación de cada nación– del peso argentino con relación a las monedas de las principales naciones exportadores de LPE. También incluye el “Tipo de Cambio Real Multilateral Competidor Efectivo” (TCRMce) que considera los reintegros a la exportación.

“Nueva Zelanda es el principal exportador mundial de leche en polvo entera con el 55% del mercado global en 2015; consecuentemente, el país tiene una ponderación del 55% en el índice base 2015, el cual varía año a año según la evolución de su participación en el mercado (market share)”, explicó el técnico del Área de Economía del Movimiento CREA Santiago Giraud, en un artículo publicado en la edición de mayo de la Revista CREA. El resto de los países que participan del índice son Países Bajos, Australia, EE.UU. y Uruguay, entre otros.

“Como Nueva Zelanda tiene una influencia relevante en la competitividad cambiaria del sector, en función de su elevada participación en el mercado, la evolución del dólar neozelandés es una variable muy significativa  dentro del índice”, añadió Giraud.

Al observar la evolución reciente del TCRMc, puede apreciarse un pico de ganancia de competitividad cambiaria alrededor de febrero de 2016, el cual se explica por la unificación y “sinceramiento” cambiario instrumentado en diciembre de 2015 por el gobierno de Mauricio Macri luego del “cepo” aplicado por la gestión de Cristina Fernández de Kirchner.

Sin embargo, posteriormente se registra un progresivo deterioro de la competitividad cambiaria a causa de la estabilización del tipo de cambio nominal (en torno a la franja de entre 15 a 16 $/u$s en el marco de una inflación elevada.

“Imaginemos a un exportador de leche en polvo argentino y otro neozelandés. En ambos países el tipo de cambio frente al dólar permanece estable, pero en la Argentina la inflación ronda el 25% anual, mientras que en Nueva Zelanda es del 1%. Dado este escenario, la producción Argentina medida en dólares se va a encarecer un 25%, mientras que la Nueva Zelanda solo 1%”, afirmó Giraud.

“Así, al tener nuestro país una inflación más alta que nuestros competidores, si el tipo de cambio no sube acompañando esa dinámica, se da un proceso en el cual el producto lácteo argentino se encarece con relación a sus pares del resto del mundo. Esto es justamente lo que se observa, con gran intensidad, desde mediados 2014 hasta la salida del cepo, cuando la evolución del dólar fue muy por detrás de la variación de los precios”, agregó.

Esa dinámica desde la salida del cepo se dio, además, en el contexto de una importante apreciación del dólar neozelandés respecto al dólar estadounidense (contribuyendo a morigerar la pérdida de competitividad para la Argentina).

“Un riesgo para la competitividad cambiaria del sector es una eventual depreciación del dólar neozelandés, en la medida que la continuidad de la apreciación no puede darse por garantizada. De hecho, entre marzo de 2014 y septiembre de 2015 la moneda neozelandesa se depreció 30%, siendo otro elemento adicional que presionó a la baja la competitividad relativa cambiaria de nuestro país en ese período”, alertó el técnico CREA.

Si al análisis se incorpora el peso de los reintegros a las exportaciones vigentes (índice TCRMce), la pérdida relativa de competitividad cambiaria es menos pronunciada. “En cualquier caso, esos niveles son similares a los de principios de 2015, que eran a su vez un 34% menores a los vigentes en 2011, por lo que no puede decirse que el indicador tenga valores altos en términos históricos”, señaló el técnico CREA.

El artículo completo puede leerse en la edición de mayo de la Revista CREA.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Vivir con lo nuestro: en lo que va del año apenas se declararon ingresos de 73 cosechadoras importadas“Un Tratado de Libre Comercio con China permitirá que el gran ganador sea nuestro sector agroindustrial”Aranguren anuncia el inicio de las obras para las represas Kirchner y Cepernic: requisito para que se reabran las exportaciones de aceite de soja a ChinaLo que faltaba: alertan que no puede descartarse una soja de 200 u$s/tonelada en plena cosecha argentinaEn lo que va del año se exportaron 35 sembradoras argentinas: el principal comprador es RusiaEl gobierno chileno volvió a restringir el ingreso de maíz partido argentino: ahora tiene la misma retención efectiva que el cereal enteroArgentina sigue viviendo por encima de sus posibilidades: el agro ya no puede sostener el modelo de sustitución de importacionesLas Pymes lácteas argentinas acumulan quince meses consecutivos de pérdidas económicasEl 29 de mayo comienza a regir un nuevo sistema de asignación de cupos de descarga en todas las terminales portuariasChina se propone fomentar el desarrollo rural por medio de la conversión del derecho de uso de la tierra en empresas privadasLos problemas de competitividad de la industria aceitera argentina comenzaron a impactar en los precios internos de la sojaEn el primer bimestre del año ingresaron 71 cosechadoras importadas a un valor promedio de casi 164.000 dólaresDurante la siembra de granos gruesos habrá que lidiar con temporales severos: “Tienen que decidir qué decisiones tomar en un escenario de excesos hídricos”Maíz 2015/16: exportadores volvieron a operar en contramargen por la competencia para originar mercaderíaDeuda ambiental: el gobierno nacional violará la Ley de Bosques por quinto año consecutivoEl valor de exportación del maíz colorado argentino mantiene el diferencial del 23% versus el cereal convencionalLuego de veinte años de negociaciones se firmó el acuerdo comercial UE-Mercosur: cómo comunicaron el evento cada uno de los participantesDirigentes de Uatre aceptaron flexibilizar la obligación de contratar a personal de bolsas de trabajo a cambio de declarar empleo registrado permanente ante el RenatreArgentina insólita: ex funcionario PRO y autor del informe sobre el aporte de la soja a la economía argentina recomienda congelar baja de retenciones a la oleaginosaGolpe al interior productivo: reducen en hasta un 80% reintegros a las exportaciones de productos agroindustrialesRégimen de ventanilla única: en 2017 se simplificarán los trámites para agilizar exportaciones agroindustrialesEl USDA advierte que el sector tambero argentino va camino a generar una sobreoferta de leche en un escenario de desinversión industrialVergüenza: en 2015 Uruguay exportó el doble de carne bovina que la ArgentinaContraste rioplatense: en la Argentina el precio de la leche medido en moneda maíz es 115% superior al presente en UruguayPrimarización: aumentó en casi doce puntos la participación del poroto de soja sin procesar en la matriz exportadora argentinaCrisis avícola: cheques rechazados de Avicoper suman 2,49 millones de pesosEn lo que va del año el único impuesto que generó una mayor recaudación fueron las retenciones: todos los demás cayeronLa siembra de cultivos de invierno requerirá 1500 M/u$s: desincentivar el crecimiento del área es funcional al cepo cambiario del gobierno