Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Un gigante económico sin poder: el momento para promover una sola representación gremial en el agro argentino es ahora

El caso brasileño.
Un gigante económico sin poder: el momento para promover una sola representación gremial en el agro argentino es ahora

Tamberos en crisis. Industrias lácteas en crisis. Trabajadores lácteos sin problemas. ¿Cómo es posible semejante divorcio? La respuesta es muy sencilla: representación gremial obligatoria.

En términos de representación sindical, manejo de recursos y capacidad de lobby político y mediático, Atilra se encuentra en la cima de la cadena trófica láctea gracias a la legislación vigente. Y los productores son el último eslabón de la misma.

Pero las cosas podrían ser diferentes. Los productores podrían equilibrar la relación de fuerzas con una representación gremial equivalente a la que tienen actualmente los trabajadores. Para eso se necesita un proyecto legislativo que sea aprobado en el Congreso.

Afortunadamente, no se necesita innovar mucho en la materia: basta con copiar el sistema vigente en Brasil, donde la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país.

La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el año 2016 la escala de contribuciones sindicales –dependiendo del tamaño de la empresa agropecuaria– se ubica en un rango anual de 32 a 15.080 reales (9 y 4448 dólares al tipo de cambio actual). El monto máximo de 15.080 reales rige para empresas con un capital social o valor de la tierra explotada superior a 42,7 millones de reales (12,6 millones de dólares).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función de la cantidad de hectáreas explotadas y el valor fiscal de las mismas. Pero para personas jurídicas, el cálculo se hace en base al capital social de la empresa.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma).

En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

“El objetivo principal del sistema sindical agropecuario es la defensa de los derechos, reivindicaciones e intereses de los integrantes del sector, independientemente del tamaño de la propiedad y rama de actividad, sea ésta agricultura, ganadería, forestación o pesca”, indica la entidad en el último balance presentado.

La elección de los autoridades de la CNA se realiza cada tres años por medio del voto de los delegados agropecuarios que representan a cada una de las 27 regiones productivas brasileñas, quienes, a su vez, son elegidos por los presidentes de las sociedades rurales de cada región.

En la Argentina, en caso de contar con un sistema similar al brasileño, los integrantes del agro deberían primero consensuar la implementación de una metodología de elección de representantes porque, de lo contrario, lo único que se lograría es incentivar una lucha fraticida.

Sólo considerando al sector lechero, existen decenas de entidades tamberas –a veces más de una en un mismo territorio– y suele resultar extremadamente difícil que todas se pongan de acuerdo. Recientemente se abrió una solicitud en Change.org para instrumentar una sola entidad lechera que tiene, hasta el momento, apenas 504 firmas.

Si la vocación de servicio puede más que la guerra de egos, entonces los integrantes del sector agropecuario deberían entender que el momento de construir una sola entidad agropecuaria nacional es ahora.

Pero si la mayor parte cree que los esfuerzos múltiples autogestionados constituyen la mejor herramienta para defenderse de la presión tributaria excesiva, burocracia colosal, patoterismo corporativo, infraestructura deficiente y expropiaciones de campos –entre otros muchos problemas– entonces lo mejor es dejar todo tal como está.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Los fondos no se equivocaron: apostaron a una baja de la soja para finalmente terminar tomando gananciasA partir de 2020 todas las empresas productoras de frutas deberán acreditar el cumplimiento de Buenas Prácticas AgrícolasAlerta comercial: fondos especulativos comenzaron a “venderse” en maíz para reforzar factores bajistasUruguay: el nuevo ministro de Ganadería hará de la lucha contra el abigeato uno de los aspectos centrales de su gestiónA partir de mañana se vienen varios días de lluvias significativas: Córdoba deberá seguir esperandoSigue la liquidación masiva de contratos de soja y maíz en Chicago: fundamentos favorecen (por ahora) la hipótesis bajistaAlerta comercial: el maíz temprano es el próximo candidato para integrar el programa de “precios cuidados”Córdoba ya transfirió regalías sojeras al resto del país por un monto equivalente al 35% de su presupuesto anual de infraestructura vialArgentina registró un déficit comercial récord con China de 6200 M/u$s: el sueño del “supermercado del mundo” está cada vez más lejosSigue firme la venta de camionetas agropecuarias: pero se derrumbaron los patentamientos de automóviles por la pauperización de la clase mediaScioli desplazó a un técnico de la presidencia del Puerto de Quequén para reemplazarlo por un precandidato a intendente del Frente para la VictoriaLas lluvias intensas comenzarán a disiparse: se esperan heladas moderadas por el ingreso de aire polarContraste profundo: un tambo grande gana casi lo mismo que pierde uno chico por cada litro producidoSolidaridad forzosa: en el primer semestre del año la zona pampeana transfirió regalías sojeras por 4000 M/$ al resto del paísAprovechar todo lo que se pueda hasta mañana para avanzar con la cosecha: a partir del domingo se vienen varios días de lluviasDesilusión: la reglamentación de la Ley de Generación Distribuida de Energía Renovable dejó afuera a los emprendimientos de biogásEl blanqueo de evasores cárnicos puede esperar: extienden hasta el año que viene el nuevo régimen de control de compraventa de haciendaOtra demanda contra Syngenta por la comercialización de maíz Agrisure Viptera: ADM calificó de “irresponsable” a la compañía suizaEl jueves que viene se reunirá la Comisión Nacional de Desastres Agropecuarios: “Aceleraremos los tiempos para la homologación de las emergencias”Educando al gobernante: la escasa importancia del norte santafesino está en la mente de las personas carentes de visiónEficiencia Cero: el gobierno kirchnerista otorgó 1600 toneladas de cuota Hilton a un grupo frigorífico que se fue del paísArgentina abandona los derechos de exportación: algunos productos aún siguen sin enterarse de la medidaEn Buenos Aires los agroquímicos banda roja y amarilla sólo podrán comprarse con receta digital: apenas 463 agrónomos están habilitados para expedirlasLa crisis económica argentina combinada con alta demanda internacional de cortes baratos impulsó la faena de hembrasMala señal: operadores especulativos reforzaron apuestas bajistas contra el maíz y la sojaTrabajadores rurales lograron un ajuste salarial del 37%: quince puntos por arriba de la inflaciónCambio estructural en el mercado de arrendamientos agrícolas: el poder de negociación dejó de estar en manos de los propietariosEl gobierno presenta en sociedad el proyecto para hacer obligatoria la registración de todas las compras de granos: división en la cadena comercial