Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Un gigante económico sin poder: el momento para promover una sola representación gremial en el agro argentino es ahora

El caso brasileño.
Un gigante económico sin poder: el momento para promover una sola representación gremial en el agro argentino es ahora

Tamberos en crisis. Industrias lácteas en crisis. Trabajadores lácteos sin problemas. ¿Cómo es posible semejante divorcio? La respuesta es muy sencilla: representación gremial obligatoria.

En términos de representación sindical, manejo de recursos y capacidad de lobby político y mediático, Atilra se encuentra en la cima de la cadena trófica láctea gracias a la legislación vigente. Y los productores son el último eslabón de la misma.

Pero las cosas podrían ser diferentes. Los productores podrían equilibrar la relación de fuerzas con una representación gremial equivalente a la que tienen actualmente los trabajadores. Para eso se necesita un proyecto legislativo que sea aprobado en el Congreso.

Afortunadamente, no se necesita innovar mucho en la materia: basta con copiar el sistema vigente en Brasil, donde la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país.

La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el año 2016 la escala de contribuciones sindicales –dependiendo del tamaño de la empresa agropecuaria– se ubica en un rango anual de 32 a 15.080 reales (9 y 4448 dólares al tipo de cambio actual). El monto máximo de 15.080 reales rige para empresas con un capital social o valor de la tierra explotada superior a 42,7 millones de reales (12,6 millones de dólares).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función de la cantidad de hectáreas explotadas y el valor fiscal de las mismas. Pero para personas jurídicas, el cálculo se hace en base al capital social de la empresa.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma).

En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

“El objetivo principal del sistema sindical agropecuario es la defensa de los derechos, reivindicaciones e intereses de los integrantes del sector, independientemente del tamaño de la propiedad y rama de actividad, sea ésta agricultura, ganadería, forestación o pesca”, indica la entidad en el último balance presentado.

La elección de los autoridades de la CNA se realiza cada tres años por medio del voto de los delegados agropecuarios que representan a cada una de las 27 regiones productivas brasileñas, quienes, a su vez, son elegidos por los presidentes de las sociedades rurales de cada región.

En la Argentina, en caso de contar con un sistema similar al brasileño, los integrantes del agro deberían primero consensuar la implementación de una metodología de elección de representantes porque, de lo contrario, lo único que se lograría es incentivar una lucha fraticida.

Sólo considerando al sector lechero, existen decenas de entidades tamberas –a veces más de una en un mismo territorio– y suele resultar extremadamente difícil que todas se pongan de acuerdo. Recientemente se abrió una solicitud en Change.org para instrumentar una sola entidad lechera que tiene, hasta el momento, apenas 504 firmas.

Si la vocación de servicio puede más que la guerra de egos, entonces los integrantes del sector agropecuario deberían entender que el momento de construir una sola entidad agropecuaria nacional es ahora.

Pero si la mayor parte cree que los esfuerzos múltiples autogestionados constituyen la mejor herramienta para defenderse de la presión tributaria excesiva, burocracia colosal, patoterismo corporativo, infraestructura deficiente y expropiaciones de campos –entre otros muchos problemas– entonces lo mejor es dejar todo tal como está.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

El gobierno implementó reintegros a la exportación para productos generados por la cadena de valor porcinaLiberaron nuevas compensaciones para sojeros del norte del país: ya se liquidó el 52% del monto comprometidoCristina lo hizo: colapsó la venta interna de sembradoras para registrar el nivel más bajo de la última décadaEl más grande del barrio: en apenas cuatro años Brasil desplazó a la Argentina y Paraguay para quedarse con el mercado chileno de carneComenzó de descender el índice de confianza de los productores agropecuarios: igual sigue por las nubes con respecto al régimen kirchneristaEl Mercosur se consolida como el principal proveedor de carne bovina de China: pero la crema del negocio se la quedan los localesEl salario promedio registrado en el sector agropecuario argentino es de 10.027 pesos brutosSe oficializó el acuerdo por medio del cual Argentina podrá seguir exportando biodiesel a la Unión EuropeaValor agregado no siempre es agregado de valor: a pesar de la baja de retenciones sigue siendo más rentable exportar aceite de soja que biodiesel Carbap solicitó acceso al crédito con tasas de interés razonables para evitar “una menor inversión tecnológica”En el arranque del año EE.UU. le sigue pasando el trapo a la Argentina en el mercado chileno de lácteosGracias China: en apenas dos meses el precio promedio de importación del glifosato cayó casi un 12%“Estamos buscando reducir accidentes y tener una red vial acorde al volumen de las cosechas”Operadores especulativos incrementan apuestas alcistas en maíz al tiempo que reducen posiciones compradas en sojaLa demanda del mundo se nos cayó encima: el precio de las exportaciones argentinas de leche en polvo sigue superando los 5000 u$s/toneladaBuena noticia: esta semana no se prevén lluvias sobre las zonas afectadas por inundacionesEl valor de exportación del maíz colorado argentino logró un diferencial del 35% versus el cereal convencionalMitsubishi Corporation compró la filial brasileña de Los Grobo para garantizarse el “acceso a la tierra”¿Cuánto cuesta la cosechadora fabricada por el Grupo Senor?Cristóbal López ya ocupa el tercer puesto en el ranking de exportadores argentinos de dulce de lecheEl año arrancó con un desastre climático en la cuenca santafesina luego de que la producción nacional de leche cerrara el 2016 con una baja del 13%Luego de la debacle llegó la revancha para el girasol alto oleico con ofertas de hasta 300 u$s/toneladaOtra semana complicada: alerta por tormentas fuertes sobre la región central del paísIndígenas con almacén y farmacia en el bosque: los otros “daños irreparables” de GreenpeaceComenzó a regir la extensión del régimen para promover inversiones en bosques cultivadosEn la última semana subió fuerte el precio de exportación de la soja argentina: pero cayeron los valores internos a causa de la importación de poroto proveniente de Paraguay y EE.UU.Precios en caída libre: China sigue inundando el mercado internacional de urea granuladaSe complica el salvataje de Cresta Roja: cheques sin fondos de Proteinsa, Ovoprot y Tanacorsa suman más de 400 M/$