Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Un gigante económico sin poder: el momento para promover una sola representación gremial en el agro argentino es ahora

El caso brasileño.
Un gigante económico sin poder: el momento para promover una sola representación gremial en el agro argentino es ahora

Tamberos en crisis. Industrias lácteas en crisis. Trabajadores lácteos sin problemas. ¿Cómo es posible semejante divorcio? La respuesta es muy sencilla: representación gremial obligatoria.

En términos de representación sindical, manejo de recursos y capacidad de lobby político y mediático, Atilra se encuentra en la cima de la cadena trófica láctea gracias a la legislación vigente. Y los productores son el último eslabón de la misma.

Pero las cosas podrían ser diferentes. Los productores podrían equilibrar la relación de fuerzas con una representación gremial equivalente a la que tienen actualmente los trabajadores. Para eso se necesita un proyecto legislativo que sea aprobado en el Congreso.

Afortunadamente, no se necesita innovar mucho en la materia: basta con copiar el sistema vigente en Brasil, donde la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país.

La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el año 2016 la escala de contribuciones sindicales –dependiendo del tamaño de la empresa agropecuaria– se ubica en un rango anual de 32 a 15.080 reales (9 y 4448 dólares al tipo de cambio actual). El monto máximo de 15.080 reales rige para empresas con un capital social o valor de la tierra explotada superior a 42,7 millones de reales (12,6 millones de dólares).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función de la cantidad de hectáreas explotadas y el valor fiscal de las mismas. Pero para personas jurídicas, el cálculo se hace en base al capital social de la empresa.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma).

En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

“El objetivo principal del sistema sindical agropecuario es la defensa de los derechos, reivindicaciones e intereses de los integrantes del sector, independientemente del tamaño de la propiedad y rama de actividad, sea ésta agricultura, ganadería, forestación o pesca”, indica la entidad en el último balance presentado.

La elección de los autoridades de la CNA se realiza cada tres años por medio del voto de los delegados agropecuarios que representan a cada una de las 27 regiones productivas brasileñas, quienes, a su vez, son elegidos por los presidentes de las sociedades rurales de cada región.

En la Argentina, en caso de contar con un sistema similar al brasileño, los integrantes del agro deberían primero consensuar la implementación de una metodología de elección de representantes porque, de lo contrario, lo único que se lograría es incentivar una lucha fraticida.

Sólo considerando al sector lechero, existen decenas de entidades tamberas –a veces más de una en un mismo territorio– y suele resultar extremadamente difícil que todas se pongan de acuerdo. Recientemente se abrió una solicitud en Change.org para instrumentar una sola entidad lechera que tiene, hasta el momento, apenas 504 firmas.

Si la vocación de servicio puede más que la guerra de egos, entonces los integrantes del sector agropecuario deberían entender que el momento de construir una sola entidad agropecuaria nacional es ahora.

Pero si la mayor parte cree que los esfuerzos múltiples autogestionados constituyen la mejor herramienta para defenderse de la presión tributaria excesiva, burocracia colosal, patoterismo corporativo, infraestructura deficiente y expropiaciones de campos –entre otros muchos problemas– entonces lo mejor es dejar todo tal como está.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Aftosa: el Senasa comenzará a establecer valores de referencia de las vacunaciones realizadas por entes sanitariosRégimen de ventanilla única: en 2017 se simplificarán los trámites para agilizar exportaciones agroindustrialesEl Reino del Revés: liberan la exportación de leche en polvo ahora que los precios internacionales son de quebranto Argentina autorizó el evento de maíz tolerante al herbicida 2,4-DLos productores golpeados por el combo sequía + lluvias torrenciales que logren cosechar 20 qq/ha de soja pagan 175 u$s/ha de retencionesRanking de exportadores de dulce de leche: cuatro empresas concentran el 65% del negocioYa son cuatro las provincias argentinas que cuentan con un plan para gestionar envases vacíos de fitosanitariosEl problema no es del cerdo sino de quién no comprende la importancia de las integraciones comerciales estratégicasMercado esquizofrénico: pocos le creen al USDA pero igual operan como si le creyeranLa mayor probabilidad de lluvias seguirá concentrada en el NEA: el oeste del país recibirá algo de reboteCifras truchas con proyección internacional: Argentina logró destruir la credibilidad de la FAO y la CepalSe cayó el ingreso de semillas forrajeras por las dificultades para conseguir permisos de importaciónSe viene la Niña: la campaña 2016/17 será recordada como el ciclo en el que fallaron los principales pronósticos climáticos de mediano plazoGestión hídrica: una variable más que habrá que incorporar a la producción agropecuariaSiempre es bueno tener un Plan B: en lo que va del año el sector cárnico es la principal fuente de agrodivisas brasileñas Carpe diem: gran recuperación del poder de compra de los tambos argentinos gracias al retraso cambiarioOperadores especulativos siguen profundizando apuestas bajistas en maíz: pero se mantienen expectantes en sojaSan Luis: volvieron a clausurar un molino harinero quebrado que había cedido sus instalaciones sin autorizaciónEl Saocom permitirá medir la humedad del suelo en tiempo real: cuáles son las aplicaciones agronómicas que tendrá el satélite argentinoMatriz diversificada: en Uruguay la baja de los granos es compensada con una suba del precio de exportación de la carneEn el horno: el precio de la leche medido en moneda maíz está un 40% por debajo del promedio de los últimos cinco añosLa magia de las retenciones: provincias inundadas transfirieron 2700 M/$ por regalías sojeras al resto del paísEl desfalco de Sebastián Grimaldi y Leones Agropecuaria pudo haberse evitado si los controles hubiesen funcionado bien: suman ya 115 M/$ de cheques rechazadosSalió la compensación para sojeros extrapampeanos: podrá recibirse por ventas de hasta 2000 toneladas realizadas antes del 31 de agostoLa ganadería argentina en las puertas de un nuevo proceso de liquidación: la faena de hembras alcanzó el nivel más alto desde 2007En lo que va del año las exportaciones argentinas de tolvas generaron casi 6,0 M/u$s: cinco empresas concentran el 65% del negocioLa inversión extranjera directa creció más de un 60% en lo que va del año: los alimentos ocupan el cuarto lugarEl origen de la furia: en Uruguay (sin retenciones) el poder de compra de la soja es equivalente al presente en la Argentina