Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Un gigante económico sin poder: el momento para promover una sola representación gremial en el agro argentino es ahora

El caso brasileño.
Un gigante económico sin poder: el momento para promover una sola representación gremial en el agro argentino es ahora

Tamberos en crisis. Industrias lácteas en crisis. Trabajadores lácteos sin problemas. ¿Cómo es posible semejante divorcio? La respuesta es muy sencilla: representación gremial obligatoria.

En términos de representación sindical, manejo de recursos y capacidad de lobby político y mediático, Atilra se encuentra en la cima de la cadena trófica láctea gracias a la legislación vigente. Y los productores son el último eslabón de la misma.

Pero las cosas podrían ser diferentes. Los productores podrían equilibrar la relación de fuerzas con una representación gremial equivalente a la que tienen actualmente los trabajadores. Para eso se necesita un proyecto legislativo que sea aprobado en el Congreso.

Afortunadamente, no se necesita innovar mucho en la materia: basta con copiar el sistema vigente en Brasil, donde la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país.

La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el año 2016 la escala de contribuciones sindicales –dependiendo del tamaño de la empresa agropecuaria– se ubica en un rango anual de 32 a 15.080 reales (9 y 4448 dólares al tipo de cambio actual). El monto máximo de 15.080 reales rige para empresas con un capital social o valor de la tierra explotada superior a 42,7 millones de reales (12,6 millones de dólares).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función de la cantidad de hectáreas explotadas y el valor fiscal de las mismas. Pero para personas jurídicas, el cálculo se hace en base al capital social de la empresa.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma).

En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

“El objetivo principal del sistema sindical agropecuario es la defensa de los derechos, reivindicaciones e intereses de los integrantes del sector, independientemente del tamaño de la propiedad y rama de actividad, sea ésta agricultura, ganadería, forestación o pesca”, indica la entidad en el último balance presentado.

La elección de los autoridades de la CNA se realiza cada tres años por medio del voto de los delegados agropecuarios que representan a cada una de las 27 regiones productivas brasileñas, quienes, a su vez, son elegidos por los presidentes de las sociedades rurales de cada región.

En la Argentina, en caso de contar con un sistema similar al brasileño, los integrantes del agro deberían primero consensuar la implementación de una metodología de elección de representantes porque, de lo contrario, lo único que se lograría es incentivar una lucha fraticida.

Sólo considerando al sector lechero, existen decenas de entidades tamberas –a veces más de una en un mismo territorio– y suele resultar extremadamente difícil que todas se pongan de acuerdo. Recientemente se abrió una solicitud en Change.org para instrumentar una sola entidad lechera que tiene, hasta el momento, apenas 504 firmas.

Si la vocación de servicio puede más que la guerra de egos, entonces los integrantes del sector agropecuario deberían entender que el momento de construir una sola entidad agropecuaria nacional es ahora.

Pero si la mayor parte cree que los esfuerzos múltiples autogestionados constituyen la mejor herramienta para defenderse de la presión tributaria excesiva, burocracia colosal, patoterismo corporativo, infraestructura deficiente y expropiaciones de campos –entre otros muchos problemas– entonces lo mejor es dejar todo tal como está.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Sin grandes sobresaltos hasta el martes: el miércoles el tiempo comenzará nuevamente a desestabilizarseLas internas pesan más que lo institucional: por una pelea entre dirigentes agropecuarios se violó la ley fundacional del IpcvaFondos especulativos refuerzan apuestas bajistas en maíz: detectan niveles elevados de vomitoxinas en partidas estadounidenses del cerealDiputados kirchneristas presentaron un proyecto para crear un “Observatorio Científico Integral de Agroquímicos”Uruguay primera potencia eólica: en 2017 el 31% de la energía consumida por la nación oriental provendrá del vientoAgroindustria busca sumar apoyos a su proyecto de reforma de la Ley de Semillas para intentar licuar la disidencia de CRA y FAA¿Rendimiento o calidad?: el primer desafío por resolver para diseñar el negocio de trigo 2019/20Ciara-CEC anticipa que la liquidación de agrodivisas alcanzará un récord histórico de al menos 4000 M/u$s en junioTrump anunció que aplicará una nueva tanda de aranceles adicionales contra China: prometió que con lo recaudado realizará compras estatales para sostener precios internos agrícolasLos fondos comenzaron a construir apuestas contra el maíz luego de pegarle un “palazo” bajista a las cotizaciones de sojaRécord histórico: en lo que va de 2013 ya se registraron exportaciones de híbridos de maíz por un valor 35% superior al de todo el año pasadoRelocalización forzosa de utilidades disfrazadas de “inversiones”: el origen de la furia del CEO de AgcoPrimarización: Argentina arranca la campaña 2018/19 exportando más poroto sin procesar que harina de sojaComenzó a cotizar el contrato futuro de novillo argentino: el precio con entrega en febrero de 2018 cerró en 34,8 $/kgEl miércoles se cortan las lluvias en la región pampeana: pero ingresa una ola polarSe complica la gruesa en el sur de la zona pampeana: esta semana sólo se prevé un día con lluvias aisladas que no superarán los 30 milímetrosSegundo juicio contra Syngenta por daños generados por la comercialización de maíz Agrisure Viptera: esta vez fue un exportador de granos destiladosHasta el domingo sigue todo ideal para cosechar: el lunes regresa el tiempo inestableVienen en camino precipitaciones para zonas de la región pampeana necesitadas de aguaEl Banco Central extendió los plazos de mora para productores afectados por sequía: ahora falta que los gobernadores se pongan las pilasLos operadores especulativos decidieron acompañar a la demanda real: redujeron posiciones vendidas en maízMañana se prevé la aparición de heladas sobre el sur de la región pampeanaTerminó el paro de aceiteros: panorama incierto para el lunes por una guerra gremial en la CGT San LorenzoSalió la cuarta tanda del año de créditos fiscales para capacitación de personal: cuáles son las empresas agroindustriales beneficiadasLa inflación láctea fue de 29,5% en el último año: nueve puntos más que el promedio de la canasta de alimentos básicosUn regalo del mercado internacional: récord de operaciones de trigo 2018/19 para asegurar precios de venta en plena cosechaEn el arranque del año EE.UU. le sigue pasando el trapo a la Argentina en el mercado chileno de lácteosAlerta por inundaciones: se vienen lluvias torrenciales con acumulados superiores a 100 milímetros en la zona pampeana