Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

Comparaciones entre el agro versus el sector petrolero.
No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

No son pocos los que creen que la Argentina cambió en las últimas semanas por el hecho de haber desalojado a un ejército de ocupación obstinado en sojuzgar a la población no colaboracionista por cualquier medio.

Es cierto. No es para desestimar haberse librado de semejante carga. Pero la Argentina sigue siendo la misma de siempre. No cambió nada. Volvimos en seguida a ser lo que siempre fuimos.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, decidió mantener –tal como había prometido el candidato presidencial kirchnerista Daniel Scioli– el megasubsidio petrolero financiado por los consumidores argentinos (ironía majestuosa: el único CEO que se jugó entero para combatir al ejército de ocupación terminó aceptando la lógica kirchnerista).

El precio pagado a las petroleras por cada barril refinado en el mercado interno fue fijado en 67,5 u$s/barril para el crudo proveniente de la cuenca Neuquina y en 54,9 u$s/barril para el chubutense; este último además recibirá 10 u$s/barril al exportarse.

Semejante medida –una auténtica burrada en pleno derrumbe del valor internacional del crudo– hará prácticamente inviable cualquier esfuerzo por controlar en el corto plazo la inflación, que fue, precisamente, uno de los instrumentos predilectos del ejército de ocupación kirchnerista para pauperizar a la población.

Si esa misma política de subsidios se aplicara, por ejemplo, al sector agrícola, los productores –considerando el valor de paridad de importación del crudo– podrían actualmente estar vendiendo soja a un valor del orden de 390 u$s/tonelada en los lugar de 238 u$s/tonelada. Y la compensación para tamberos, además de no tener una fecha de vencimiento de tres meses, sería de 1,70 $/litro en lugar de los 0,40 $/litro.

Seguramente existen medidas mucho más racionales para cuidar los empleos y la infraestructura del sector petrolero hasta que el valor internacional del crudo recupere posiciones. Pero los funcionarios a cargo optaron por hacer la plancha.

El concepto intelectual detrás de tales medidas es más doloroso que los efectos perniciosos que provocarán. El metamensaje es que todos los participantes de la agroindustria deben seguir agachando la cabeza para financiar a ensambladores de lavarropas, armadores de automóviles, elaboradores de indumentaria y –ahora también– petroleros que viven de empomarse a los consumidores argentinos a cambio de productos y servicios obsoletos en buena parte del mundo civilizado.

Europa pudo salir adelante después de la Segunda Guerra por las toneladas gigantescas de dólares volcadas en esa región por EE.UU. (busquen Plan Marshall en Google). Mauricio Macri volvió de Davos con muchas promesas, fotos de ocasión y palmaditas en la espalda.

La realidad es que nuestra fuente de divisas –nuestro empleo en el mundo– sigue dependiendo del esfuerzo de los trabajadores de la cadena agroindustrial (y de que además llueva bien y en los momentos adecuados).

La mala noticia es que –como se viene advirtiendo hace años– se acabó la era de los commodities. Ya no podemos vivir todos de las materias primas: tenemos que trabajar más para exportar alimentos elaborados. Pero eso requiere integrarse comercialmente con las principales naciones del mundo. Y para eso es indispensable desactivar a los truchos disfrazados de industriales. Un círculo vicioso.

Pisar la cabeza de los que producen las divisas que necesita la economía argentina para funcionar, con la excusa de que eso es necesario para financiar a los sectores menos favorecidos, es la fuente de todas las crisis argentinas. Si ese es el camino, sólo queda esperar que, luego de un ciclo de auge, estancamiento y desesperación, aparezca nuevamente, en algún momento, un nuevo grupo de cleptómanos, psicópatas y oligofrénicos que, cargados de promesas, vuelvan a sojuzgarnos a todos. Carpe diem.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Cada vez más dependientes de la soja: es récord la participación del complejo oleaginoso en la matriz exportadora argentinaDiseño territorial: “Si no se quiere tener un cuarto cordón en el Gran Buenos Aires es necesario corregir urgente el actual sistema tributario”Insólito: matarifes bonaerenses no descartan hacer un cese de comercialización para protestar por una deuda de Arba que consideran indebidaEl lunes ingresará un débil frente frío: habrá probabilidad de chaparrones sobre el sur de la región pampeanaLa exportación de quesos duros es un negocio horrible (las colocaciones igual crecen porque no queda otra)Viene en camino una ola polar que afectará al sur de la región pampeanaCon la recuperación de las exportaciones de yerba el sector logró el oxígeno necesario para llegar a un acuerdo de precios mínimosFijaron los valores de los subsidios forestales correspondientes a plantaciones de 2018 con un ajuste de hasta el 49%El gobierno volvió a aumentar las retenciones al biodiesel en pleno derrumbe del precio internacional del aceite de sojaEl atraso cambiario es la principal causa del conflicto lecheroLas principales regiones lecheras del mundo se encuentran en las naciones más civilizadas: la única excepción es la ArgentinaSegunda campaña con fracaso productivo: en los últimos dos años el precio de exportación del maíz pisingallo aumentó más de un 60%Brasil: JBS y BRF fueron acusadas de pagar coimas a inspectores sanitarios para producir alimentos adulterados sin fiscalizaciónNuevo palazo bajista para los granos gruesos: si bien van ganando los pesimistas el resultado final del partido sigue abiertoRecategorizan retenciones de balanceados de soja para evitar que exportaciones reales paguen lo mismo que las truchasLas ofertas realizadas por trigo de alta calidad son atractivas: pero los precios se licúan al momento de cobro por efecto de la devaluaciónAlerta sanitaria: por el uso indiscriminado de ivermectina los parásitos resistentes ya están presentes en todas las regiones ganaderasOtra vez el clima se pasó de rosca: esta semana seguirán las lluvias en las zonas pasadas de aguaLa importación de pulverizadoras creció 350%: ingresaron 61 equipos a un valor promedio de 146.500 dólaresEn el último año se crearon más de 7300 empleos en el sector agropecuario: pero se perdieron 44.100 en la industriaLa exportación argentina de pollos cayó 63% por un derrumbe de colocaciones realizadas en Venezuela a cambio de petróleoEl precio real de la leche recibido por los tamberos siguió cayendo a pesar de la recuperación del negocio exportadorPor tercer mes consecutivo el vehículo más vendido fue una camioneta de uso generalizado en el agro argentinoFondos especulativos ya desarmaron todas las posiciones compradas en maíz: pero siguen con una “mochila” de contratos de sojaEn dos semanas más las denuncias por infracción a la Ley de Semillas solamente podrán hacerse por vía digitalUn debate necesario: ¿la pérdida de competitividad de la industria oleaginosa va a terminar perjudicando a los productores de soja?Alerta: el jueves se prevén tormentas fuertes sobre la región central del paísUn gigante desembarcó en el negocio porcino: dos de las cuatro principales marcas argentinas de fiambres ya son brasileñas