Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

Comparaciones entre el agro versus el sector petrolero.
No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

No son pocos los que creen que la Argentina cambió en las últimas semanas por el hecho de haber desalojado a un ejército de ocupación obstinado en sojuzgar a la población no colaboracionista por cualquier medio.

Es cierto. No es para desestimar haberse librado de semejante carga. Pero la Argentina sigue siendo la misma de siempre. No cambió nada. Volvimos en seguida a ser lo que siempre fuimos.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, decidió mantener –tal como había prometido el candidato presidencial kirchnerista Daniel Scioli– el megasubsidio petrolero financiado por los consumidores argentinos (ironía majestuosa: el único CEO que se jugó entero para combatir al ejército de ocupación terminó aceptando la lógica kirchnerista).

El precio pagado a las petroleras por cada barril refinado en el mercado interno fue fijado en 67,5 u$s/barril para el crudo proveniente de la cuenca Neuquina y en 54,9 u$s/barril para el chubutense; este último además recibirá 10 u$s/barril al exportarse.

Semejante medida –una auténtica burrada en pleno derrumbe del valor internacional del crudo– hará prácticamente inviable cualquier esfuerzo por controlar en el corto plazo la inflación, que fue, precisamente, uno de los instrumentos predilectos del ejército de ocupación kirchnerista para pauperizar a la población.

Si esa misma política de subsidios se aplicara, por ejemplo, al sector agrícola, los productores –considerando el valor de paridad de importación del crudo– podrían actualmente estar vendiendo soja a un valor del orden de 390 u$s/tonelada en los lugar de 238 u$s/tonelada. Y la compensación para tamberos, además de no tener una fecha de vencimiento de tres meses, sería de 1,70 $/litro en lugar de los 0,40 $/litro.

Seguramente existen medidas mucho más racionales para cuidar los empleos y la infraestructura del sector petrolero hasta que el valor internacional del crudo recupere posiciones. Pero los funcionarios a cargo optaron por hacer la plancha.

El concepto intelectual detrás de tales medidas es más doloroso que los efectos perniciosos que provocarán. El metamensaje es que todos los participantes de la agroindustria deben seguir agachando la cabeza para financiar a ensambladores de lavarropas, armadores de automóviles, elaboradores de indumentaria y –ahora también– petroleros que viven de empomarse a los consumidores argentinos a cambio de productos y servicios obsoletos en buena parte del mundo civilizado.

Europa pudo salir adelante después de la Segunda Guerra por las toneladas gigantescas de dólares volcadas en esa región por EE.UU. (busquen Plan Marshall en Google). Mauricio Macri volvió de Davos con muchas promesas, fotos de ocasión y palmaditas en la espalda.

La realidad es que nuestra fuente de divisas –nuestro empleo en el mundo– sigue dependiendo del esfuerzo de los trabajadores de la cadena agroindustrial (y de que además llueva bien y en los momentos adecuados).

La mala noticia es que –como se viene advirtiendo hace años– se acabó la era de los commodities. Ya no podemos vivir todos de las materias primas: tenemos que trabajar más para exportar alimentos elaborados. Pero eso requiere integrarse comercialmente con las principales naciones del mundo. Y para eso es indispensable desactivar a los truchos disfrazados de industriales. Un círculo vicioso.

Pisar la cabeza de los que producen las divisas que necesita la economía argentina para funcionar, con la excusa de que eso es necesario para financiar a los sectores menos favorecidos, es la fuente de todas las crisis argentinas. Si ese es el camino, sólo queda esperar que, luego de un ciclo de auge, estancamiento y desesperación, aparezca nuevamente, en algún momento, un nuevo grupo de cleptómanos, psicópatas y oligofrénicos que, cargados de promesas, vuelvan a sojuzgarnos a todos. Carpe diem.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Promesa incumplida de Macri: sigue creciendo la avalancha burocrática para complicarle la vida a los productores agropecuariosAlerta caminos rurales: el fin de semana se llueve todo en muchas zonas productivas del centro y norte del paísAdvertencia cumplida: primeras señales de una fase desaceleración económica que podría derivar en una crisis sistémica globalConcentración: apenas un 11% de los tambos argentinos producen el 39% de la oferta total de lechePara cambiar soja por tierra productiva los empresarios agrícolas tienen que pagar una retención del 57%Se caen las exportaciones argentinas de miel por el retraso del tipo de cambio: el precio promedio llegó casi a 3,90 u$s/kgTest independiente detecta fallo de la Hilux en prueba de maniobra extrema: “Algo está muy mal con el sistema de seguridad dinámico de Toyota”El gobierno ajustó por inflación la categorización de Pyme agropecuaria: el nuevo límite es de hasta 82 M/$ de facturación anualEn octubre el sobreprecio de la leche en polvo argentina enviada a Venezuela superó el 70%: las operaciones genuinas comienzan a recuperarseLa competitividad cambiaria del sector exportador argentino se encuentra comprometida debido a la máxima presión tributaria de la historiaLa economía argentina necesita una nueva fuente generadora de dólares: la agroindustria ya no puede seguir subsidiando a los sectores consumidores de divisasCrece la participación de Australia y Nueva Zelanda en el mercado chino de lácteos gracias a los Tratados de Libre ComercioLos precios de exportación de la leche en polvo siguen bajando a medida que crecen las ventas a destinos africanosSe publicó la lista de frigoríficos a los que se le quitó cuota Hilton por no cumplir con el 60% del cupo asignadoCada vez son más las Pymes que se financian con cheques avalados por SGR: en mayo se operaron más de 7300 M/$Martín Tetaz: “Si fracasan en formar una representación mental del campo tienen la batalla perdida”Con la idea fija: fondos especulativos siguen apostando a bajas adicionales en el precio del maízBolsas de trabajo de Uatre: el jornal mínimo en Santa Fe es 12% superior al vigente en Buenos AiresEl 2018 arrancó con un récord histórico de patentamientos de camionetas agropecuarias: aunque bajaron las ventas de Ford Ranger y Fiat ToroValor desagregado: por la caída del nivel proteico de la soja los precios mínimos de la harina argentina cayeron 50 u$s/toneladaCepo cambiario: explotaron los precios pagados en el remate del Rosgan ante el apuro por sacarse los pesos argentinos de encimaEl gobierno está cubierto contra el derrumbe del precio del maíz: cobró retenciones anticipadas en los momentos más convenientes del añoLa línea de “financiamiento para la producción” destinada a Pymes tendrá en 2017 una tasa nominal fija del 22%El potencial de la edición de genesVolvieron los fondos: un informe del USDA catapultó los precios de los granos gruesosEn el último año el precio de exportación de la colza descendió un 15%: los valores ofrecidos al productor son superiores a la capacidad teórica de pagoLos operadores especulativos siguen liquidando posiciones en maíz para promover un derrumbe de los precios del cereal Trabajadores rurales lograron un ajuste salarial efectivo del 45%: comienza a regir de manera parcial en septiembre