Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

China ya decidió que las naciones sudamericanas serán sólo proveedoras de materias primas: endeudarse con la nación asiática es un negocio de alto riesgo

El caso argentino comparado con el chileno y brasileño.
China ya decidió que las naciones sudamericanas serán sólo proveedoras de materias primas: endeudarse con la nación asiática es un negocio de alto riesgo

El manual dice que no existe nada mejor que integrarse comercialmente con una nación complementaria. China –por ejemplo– produce muchos de los bienes necesarios para llevar una vida civilizada. Y requiere alimentos para sus 1360 millones de habitantes, que son, justamente, la especialidad de muchas naciones sudamericanas.  Un matrimonio perfecto. Pero no. Los hechos muestran que esa situación ideal está bastante lejos de suceder.

En 2006 Chile firmó un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China. Desde entonces el comercio bilateral de Chile con la nación asiática fue superavitario. Los últimos datos oficiales (Direcon) indican que en los primeros nueve meses de 2014 el superávit fue de 3241 millones de dólares.

Pero la mala noticia es que, incluso con un TLC, la mayor parte de las ventas chilenas a China corresponden a commodities: casi el 83% del total exportado en enero-septiembre de 2014 fueron minerales (fundamentalmente cobre). Las colocaciones vino y salmón (dos emblemas del valor agregado) en ese período fueron de apenas 167 millones de dólares.

Chile registra superávit con China no por ser un campeón en las exportaciones –de hecho es un espanto– sino por ser un importador eficiente de bienes finales (a diferencia de la Argentina que, al importar bienes intermedios para ensamblar en el país, termina consumiendo muchas más divisas para producir bienes que terminan siendo escandalosamente caros para el consumidor cautivo).

Brasil registra superávit comercial con China desde el año 2009: los últimos datos oficiales indican que el mismo fue de 3275 millones de dólares en 2014. Sin embargo, al igual que Chile, la mayor parte de las colocaciones brasileñas en la nación asiática corresponden a commodities (el año pasado la soja, el mineral de hierro y el petróleo representaron un 78% de las ventas totales).

La relación comercial de Brasil con China viene produciendo más divisas de las que consume porque sencillamente la nación sudamericana tiene más commodities para ofrecer. Y no porque cuente con una estrategia brillante.

El peor alumno del barrio es la Argentina: viene registrando desde 2008 un déficit comercial creciente con China (en 2014 el mismo fue de 5789 millones de dólares, según datos oficiales del Indec).

El problema de la Argentina –además del modelo ensamblador de piezas importadas– es que cuenta con un solo commodity de interés para los chinos: la soja. Nada más.

Los síntomas son más graves en algunos casos que en otros. Pero la enfermedad es la misma. Los chinos ya decidieron cuál será el rol asignado a Sudamérica: proveedor de materias primas. Ellos mismos se encargarán de elaborar sus propios alimentos para promover la generación de empleo local.

El gobierno argentino, al igual que sus pares sudamericanos, no sólo no encontró aún el camino para integrarse con China de una manera sustentable, sino que además está promoviendo un megaendeudamiento con empresas estatales chinas para construir obras orientadas a eficientizar la extracción y transporte de materias primas hacia la nación asiática.

El propio «Convenio Marco de Cooperación en Materia Económica y de Inversiones con el Gobierno de la República Popular China” –que tiene media sanción por parte del Senado argentino– establece sin rodeos que las inversiones financiadas por compañías chinas estarán destinadas a satisfacer las necesidades de la nación asiática.

Textualmente dice que las inversiones estarán orientadas a “incrementar la capacidad productiva de la industria argentina en sectores de gran potencial de exportación al mercado chino”. No dice una sola palabra sobre los intereses de la próxima generación de argentinos, quienes, después de todo, serán los encargados de pagar los préstamos colosales para financiar obras que el gobierno argentino seguramente anunciará esta semana como un logro indiscutible.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Se viene La Niña: los operadores especulativos siguen apostando por subas adicionales de los precios de la sojaArgentinada: supermercados remarcaron a dos manos los cortes de carne más consumidos en las fiestas de fin de añoSube la soja en Chicago: comenzaron a crecer las apuestas de los operadores que prevén un nuevo fracaso de la cosecha argentinaCuyo es la región más beneficiada por la restitución del SGP para exportar a EE.UU: pero la competitividad cambiaria regresó al nivel presente en el final del gobierno de De la RúaEn lo que va del año el precio oficial del etanol subió un 20%: no es suficiente para equiparar el ajuste del maízCrisis avícola: otra empresa del sector comenzó a librar cheques sin fondosDeclaran la emergencia agropecuaria en once partidos bonaerenses con cinco meses de retraso: otros nueve siguen en lista de esperaEn lo que va del año el gobierno ya recaudó retenciones anticipadas de harina de soja por más de 1500 millones de dólaresEdición génica: países americanos comienzan a unificar criterios ante la inminente creación de una nueva barrera para-arancelaria por parte de la Unión EuropeaEl jueves se prevén temperaturas mínimas cercanas a cero grado en el sur bonaerensePapelón en la Fauba: bajísimo nivel de adhesión a una solicitada de apoyo a Scioli difundida por las autoridades de la instituciónAjustaron las retenciones para el biodiesel: las alícuotas suben a medida que bajan los precios de exportaciónEE.UU. eliminó a la Argentina del mercado colombiano de maíz: la agenda comercial macrista privilegia autos ensamblados en lugar del cerealSeguirán varios días ideales (sin lluvias torrenciales ni temperaturas extremas) para avanzar con las labores agrícolasPor la “guerra comercial” de Trump el precio de la soja brasileña alcanzó un diferencial récord de 80 u$s/tonelada versus el poroto estadounidenseEl futuro de la lechería: tambos robotizados para “urbanizar” el trabajo ruralArgentina trabaja para construir un mapa nacional de calidad de granos: “Queremos que los productores sepan qué es lo que venden”La mayor parte de las lácteas bajaron los precios pagados a tamberos: sólo SanCor mantiene los valores establesAlerta inundaciones: esta semana se prevén acumulados de hasta 150 milímetros en el NEAPrimer relevamiento de calidad industrial de la soja 2014/15: la zona entrerriana de Federación aparece en el primer lugar del rankingBlooper Télam: la agencia oficial asegura que 2017 fue un buen año para el campo cuando fuentes consultadas dicen lo contrarioEn lo que va del año Rusia y Ucrania fueron los principales compradores de sembradoras argentinas: aún no se envió nada a VenezuelaCambio climático: exportadores subieron precios del trigo nuevo para asegurarse oferta ante la eventualidad de un desastreNuevo pedido de auxilio desesperado al gobierno: “Algunos sectores y empresas están viviendo una situación límite en la que está en juego su futuro”Hablando se entiende la gente: Aranguren desactivó la intervención del mercado del etanol¿Quiere pagar menos retenciones? Exporte maíz pisadoSana envidia: tamberos uruguayos ya están cobrando un promedio equivalente a 6,27 pesos argentinos por litroEn la última década el gobierno brasileño aseguró precios mínimos para 98,5 millones de toneladas de granos: la mayor parte de los subsidios fueron para el maíz