Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

China ya decidió que las naciones sudamericanas serán sólo proveedoras de materias primas: endeudarse con la nación asiática es un negocio de alto riesgo

El caso argentino comparado con el chileno y brasileño.
China ya decidió que las naciones sudamericanas serán sólo proveedoras de materias primas: endeudarse con la nación asiática es un negocio de alto riesgo

El manual dice que no existe nada mejor que integrarse comercialmente con una nación complementaria. China –por ejemplo– produce muchos de los bienes necesarios para llevar una vida civilizada. Y requiere alimentos para sus 1360 millones de habitantes, que son, justamente, la especialidad de muchas naciones sudamericanas.  Un matrimonio perfecto. Pero no. Los hechos muestran que esa situación ideal está bastante lejos de suceder.

En 2006 Chile firmó un Tratado de Libre Comercio (TLC) con China. Desde entonces el comercio bilateral de Chile con la nación asiática fue superavitario. Los últimos datos oficiales (Direcon) indican que en los primeros nueve meses de 2014 el superávit fue de 3241 millones de dólares.

Pero la mala noticia es que, incluso con un TLC, la mayor parte de las ventas chilenas a China corresponden a commodities: casi el 83% del total exportado en enero-septiembre de 2014 fueron minerales (fundamentalmente cobre). Las colocaciones vino y salmón (dos emblemas del valor agregado) en ese período fueron de apenas 167 millones de dólares.

Chile registra superávit con China no por ser un campeón en las exportaciones –de hecho es un espanto– sino por ser un importador eficiente de bienes finales (a diferencia de la Argentina que, al importar bienes intermedios para ensamblar en el país, termina consumiendo muchas más divisas para producir bienes que terminan siendo escandalosamente caros para el consumidor cautivo).

Brasil registra superávit comercial con China desde el año 2009: los últimos datos oficiales indican que el mismo fue de 3275 millones de dólares en 2014. Sin embargo, al igual que Chile, la mayor parte de las colocaciones brasileñas en la nación asiática corresponden a commodities (el año pasado la soja, el mineral de hierro y el petróleo representaron un 78% de las ventas totales).

La relación comercial de Brasil con China viene produciendo más divisas de las que consume porque sencillamente la nación sudamericana tiene más commodities para ofrecer. Y no porque cuente con una estrategia brillante.

El peor alumno del barrio es la Argentina: viene registrando desde 2008 un déficit comercial creciente con China (en 2014 el mismo fue de 5789 millones de dólares, según datos oficiales del Indec).

El problema de la Argentina –además del modelo ensamblador de piezas importadas– es que cuenta con un solo commodity de interés para los chinos: la soja. Nada más.

Los síntomas son más graves en algunos casos que en otros. Pero la enfermedad es la misma. Los chinos ya decidieron cuál será el rol asignado a Sudamérica: proveedor de materias primas. Ellos mismos se encargarán de elaborar sus propios alimentos para promover la generación de empleo local.

El gobierno argentino, al igual que sus pares sudamericanos, no sólo no encontró aún el camino para integrarse con China de una manera sustentable, sino que además está promoviendo un megaendeudamiento con empresas estatales chinas para construir obras orientadas a eficientizar la extracción y transporte de materias primas hacia la nación asiática.

El propio «Convenio Marco de Cooperación en Materia Económica y de Inversiones con el Gobierno de la República Popular China” –que tiene media sanción por parte del Senado argentino– establece sin rodeos que las inversiones financiadas por compañías chinas estarán destinadas a satisfacer las necesidades de la nación asiática.

Textualmente dice que las inversiones estarán orientadas a “incrementar la capacidad productiva de la industria argentina en sectores de gran potencial de exportación al mercado chino”. No dice una sola palabra sobre los intereses de la próxima generación de argentinos, quienes, después de todo, serán los encargados de pagar los préstamos colosales para financiar obras que el gobierno argentino seguramente anunciará esta semana como un logro indiscutible.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

El que apuesta al valor agregado pierde: el sector exportador más competitivo es el dedicado a vender granos sin procesarMañana comienzan a incrementarse las temperaturas: pero la semana que viene regresa la ola polarArgentina va camino a la mayor cosecha de trigo de su historia: sin retenciones seguirá creciendo la recaudación de impuestosMaíz estadounidense con daño irreversible: habrá lluvias inferiores a las normales en plena etapa de floración del cultivoDatos oficiales: el volumen de soja certificada fue el más bajo desde el ciclo 2005/06Los feedlots se suman al ¡boom! ganadero: “la actividad del engorde a corral acumula casi un año sin un solo momento de rentabilidad positiva”¿Qué propone el “documento de acuerdos” elaborado por Mesa Nacional del Trigo?Humo versus realidad: fracasaron nuevamente las negociaciones para lograr un Tratado de Libre Comercio entre el Mercosur y EuropaLos ingresos de divisas generados por la cebada forrajera cayeron 40%: un negocio demasiado dependiente de la demanda musulmanaSe necesitan nuevas moléculas con urgencia: Bayer compra Monsanto para poder competir en innovación con ChemChina-Syngenta y Dow-DuPontSe racionalizó el convenio colectivo de los empleados lácteos: pero la “caja” de Atilra sigue intactaUn refugio contra el mercado bajista: el maíz colorado tiene un precio de exportación 36 u$s/tonelada superior al convencionalLa argentinidad al palo: poco antes del inicio del tratamiento de una nueva Ley de Semillas FAA y ASA salieron a patear el tableroConinagro apoyó la decisión oficial de expropiar el grupo Vicentín: “Ésta podría ser una oportunidad para desconcentrar el manejo del sector”Alerta comercial: las grandes industrias lácteas dejaron de tener rentabilidad al tiempo que crecen las pérdidas de las PymesEfecto Monsanto: la Argentina perdió el mercado europeo de harina de sojaEmpezó la Rural de Palermo: una muestra del fracaso del marketing por diferenciación de calidadEl presidente paraguayo no quiere aplicar retenciones agrícolas: “Podrían convertirse en una ganancia adicional para las compañías exportadoras”Mañana podría haber algunas heladas aisladas sobre el centro de la región pampeanaChina devalúa el yuan para realizar una demostración de fuerza a la comunidad monetaria: mala noticia para los commoditiesParitarias rurales: el ajuste anual por inflación para los productores de yerba se determinó en 33%Frutas, vinos y carne porcina: primeras posibles víctimas de la represalia china contra la avanzada proteccionista de EE.UU.Arba te da una mano: decidió adelantar cobro del Inmobiliario Rural porque en el segundo semestre los productores “no tenían ni cosecha fina ni gruesa”Alerta contratistas: el gobierno bonaerense planea exigir el pleno cumplimiento de una normativa obsoleta con fines recaudatoriosTransportistas de Necochea levantaron el piquete para iniciar un diálogo con los dadores de carga localesPor la presión creciente de las malezas problemáticas un 35% del área de girasol en el NEA dejó de sembrarse en directaEl gobierno argentino suspende hasta nuevo aviso “todas las actividades de extensión que impliquen aglomeraciones o concentraciones de personas”El alza internacional del precio del maíz sigue sin aparecer en el mercado argentino: el pago de retenciones adelantadas no es gratuito