Google+
Valor Soja »Actualidad

Viglizzo durísimo: “El INTA se alineó a un gobierno empecinado en librar un combate contra el sector más productivo de la economía argentina”

Cuestionamientos de un investigador recién jubilado que trabajó 27 años en el organismo.
Viglizzo durísimo: “El INTA se alineó a un gobierno empecinado en librar un combate contra el sector más productivo de la economía argentina”

Ernesto Francisco Viglizzo acaba de jubilarse luego de una extensa carrera como investigador del INTA que fue validada por muchos reconocimientos internacionales. Ya fuera del organismo se animó a publicar un par de artículos sobre la situación presente de la institución. No lo hizo antes por temor a represalias.

Los artículos fueron incluidos en los últimos dos suplementos Campo del diario La Nación (el sábado pasado salió el primero y hoy se publicó la segunda parte). El contenido de ambos textos –cuya síntesis se reproduce a continuación– es la opinión de muchos investigadores del INTA que, al no estar alineados políticamente con el actual gobierno nacional, en los últimos años han experimentado dificultades para desarrollar su actividad científica y profesional. Buena parte de ellos fueron degradados y prefieren no hablar públicamente del tema para evitar problemas mayores. Esto es lo que expone Viglizzo:

“A moneda constante, en los últimos 10 años el gobierno nacional incrementó en no menos del 150% el presupuesto del INTA. Eso fue motivo de orgullo y jactancia para las autoridades nacionales. La cifra sumaría en la última década más de 1600 millones de dólares, cantidad que se justificaría de haber mediado una revolución tecnológica de grandes dimensiones. Pero eso no ocurrió. Los grandes saltos tecnológicos del agro argentino entraron de la mano del sector privado, nos guste o no. El INTA acompañó el proceso, pero no lo lideró” (el Presupuesto Nacional 2015 dispone 3302 millones de pesos para el INTA, una suma 3.5 veces superior a la asignada al INTI).

“¿Por qué el INTA perdió protagonismo tecnológico? Muchos no coincidirán con mi interpretación de los hechos, pero 27 años consecutivos de permanencia en el INTA me dan cierta ventaja a la hora opinar. Tal vez por complicidad, complacencia u omisión, en esta última década el INTA se alineó a un gobierno empecinado en librar un pernicioso combate político e ideológico contra el sector más productivo de la economía argentina: el agropecuario. El enfrentamiento, estéril e innecesario, alejó al productor del INTA”.

“La usina de conocimientos está dañada. El núcleo duro de investigación y extensión ha cedido terreno a una estrategia comunicacional omnipresente que difunde más actos de funcionarios políticos que tecnología. Se han gastado millones para financiar un proyecto marketinero de vuelo corto”.

“INTA Expone es el símbolo de ese show business, impecablemente organizado, que se replica a través del país y que convoca a contingentes variopintos de niños y jóvenes de escuelas y colegios, docentes, habitantes del periurbano, residentes urbanos, políticos en campaña, técnicos de la propia institución y militantes rentados. Pero hay un gran ausente… el productor rural. No participa porque lo que allí se ofrece no le sirve”.

“Hay que reevaluar el dispensioso proyecto denominado INTA Expone, casi ignorado por el sector rural. Los ingentes recursos que consume podrían ser ahora canalizados hacia la debilitada investigación institucional. A un costo menor y con mayor impacto, el INTA podría lucir sus logros en las expo ya existentes, a las cuales concurren en forma masiva los productores de mayor dinamismo. Más allá de la racionalidad financiera, sería un acto de inteligencia comunicacional”.

“Designados siempre por el gobierno nacional, algunos presidentes y vices han pasado desapercibidos; pero otros encontraron allí un trampolín hacia aventuras políticas mayores: embajadas, Congreso, ministerios, gobernaciones e intendencias” (referencia indirecta al presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados, Luis Basterra; al ministro y secretario de Agricultura, Carlos Casamiquela y Gabriel Delgado, respectivamente; y al embajador Argentino en Venezuela, Carlos Cheppi; todos ex directivos del INTA durante la gestión kirchnerista).

“La dirección nacional, o gerencia general, es la otra parte de la historia. Después de un ciclo prometedor durante la primera etapa K que sentó las bases de una estrategia institucional abierta y bien estructurada, el sistema desbarrancó. Las cosas empeoraron y derivaron en un sistema autoritario que arbitrariamente canceló programas nacionales, ignoró concursos legítimos, debilitó la investigación, devaluó al complejo (del INTA) Castelar y cerró vías internas de diálogo y debate antes abiertas. Se borró una estrategia y se la reemplazó con nada. La burocracia completó el cuadro y devoró el presupuesto: cientos de viajes y reuniones tan innecesarias como improductivas desmadraron el sistema. Los técnicos, que deberían cubrir la demanda tecnológica, gastan cientos de horas de trabajo discutiendo proyectos de ejecución incierta, llenando formularios o redactando informes que nadie lee”.

“El sugestivo Programa Dirigencial (del INTA) debería reconvertirse en un programa de capacitación gerencial, liberando al organismo de usar sus recursos para formar dirigentes con sesgo ideológico o político”.

“Cautivo de una visión populista incompatible con la búsqueda de la excelencia, el organismo casi triplicó su número de agentes desde 2007 a partir de una incorporación masiva y desordenada. Aquella decisión irresponsable compromete el futuro presupuestario del INTA”.

“No habría que preocuparse demasiado por el destino de la militancia rentada. Fiel a su ADN, eso muchachos transmutarán de ideología cuando sea necesario y migrarán alegremente en busca de nuevas oportunidades políticas y salariales”.

“El ostentoso dispositivo comunicacional debe ser redimensionado bajo la consigna de que es un medio y no un fin dentro de la institución. Hay que ponerlo al servicio de la tecnología y no de quienes lo usan para publicitar actos de gobierno”.

“Pero no todo está perdido. Sobreviven en el INTA islotes de excelencia en investigación y transferencia tecnológica que pivotan alrededor de personalidades prestigiosas y sostienen el perfil tecnológico de la institución. Sobre esos cimientos se tendrá que reconstruir la institución”.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Progresismo inverso: pequeños productores de caña de azúcar subsidian con “cupo interno” a grandes ingenios y cadenas de supermercadosPeor que un ejército de ocupación: primer informe oficial sobre la destrucción generada por el régimen kirchneristaKirchnerismo residual: el vicepresidente del Banco Central dijo que “no convienen retenciones cero a la soja”Educando al gobernante: la escasa importancia del norte santafesino está en la mente de las personas carentes de visiónTrabajadores de empresas semilleras recibieron un ajuste salarial interanual del 48%Rafaelli: la propuesta del Consejo Agroindustrial Argentino “no es solamente hablar de reintegros o de retenciones”Eficiencia Cero: el gobierno kirchnerista otorgó 1600 toneladas de cuota Hilton a un grupo frigorífico que se fue del paísAgroindustria busca sumar apoyos a su proyecto de reforma de la Ley de Semillas para intentar licuar la disidencia de CRA y FAASe acabó la época del dinero fácil para las naciones exportadoras de materias primas: los commodities cayeron al nivel más bajo desde 1999Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo seaLa industria etanolera argentina va camino a cumplir el corte del 10% a pesar de la reducción del precio del biocombustibleEl gobierno uruguayo planea aplicar exenciones tributarias a criadores que logren buenas tasas de parición: “Estamos agrandados”Se complica el salvataje de Cresta Roja: cheques sin fondos de Proteinsa, Ovoprot y Tanacorsa suman más de 400 M/$No se prevén grandes sobresaltos climáticos: el tiempo seguirá ideal para avanzar con la cosecha gruesaEn el arranque del año creció la venta de sembradoras en línea con la recuperación del poder de compra del agroElecciones legislativas 2019: ¿Quiénes podrían llegar a ser los referentes del agro en el Congreso?Otra vez pone el campo: parte del congelamiento electoral del precio de la nafta será pagado por los elaboradores de etanol maiceroNovedad: un 24% de las nuevas variedades disponibles de soja para la campaña 2017/18 son no transgénicasEl maíz colorado argentino tiene un precio de exportación casi 25% superior al convencionalAtrasos en la cosecha gruesa: se viene otro fin de semana con mal tiempoArgentina sigue siendo el país de la mentira: cambiemosInversiones chinas en el sector porcino argentino: “Pensamos que esas granjas se instalen fundamentalmente en el NOA y NEA”Desafío: si no cae en la tentación intervencionista Argentina tiene en 2020/21 la gran oportunidad de consolidarse como un gran proveedor mundial de trigoSigue la paliza: operadores especulativos intensifican apuestas bajistas en maízDiez en dibujo: cada vez son menos los que creen en los informes del USDASin el aporte de la soja la economía argentina quebraría: todos los sectores industriales viven de las divisas generadas por la oleaginosa La Afip comenzó el mes de septiembre dando de baja a 38 empresas del Registro de Operadores de GranosLa Afip advierte a los productores que se pongan al día con requerimientos de información para incrementar las chances de integrar la “categoría VIP”