Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

El problema del biodiesel argentino comenzó con YPF: ahora la petrolera estatal es parte de la solución

Las causas del bloque comercial europeo.
El problema del biodiesel argentino comenzó con YPF: ahora la petrolera estatal es parte de la solución

No tiene sentido perder energías en algo que no tiene retorno: el biodiesel argentino quedó afuera del mercado europeo. Lo fundamental es entender cómo se llegó a esa situación y –más importante aún– qué podemos hacer para evitar que el daño se magnifique.

Todo comenzó en mayo de 2012 cuando los legisladores oficialistas (Frente para la Victoria + aliados) junto con sus pares de la UCR, Frente Amplio Progresista y Coalición Cívica aprobaron un proyecto –elaborado por el kirchnerismo– que dispuso la expropiación del 51% de las acciones de YPF en manos de la compañía española Repsol (que aún no cobró la indemnización correspondiente).

Los funcionarios kirchneristas que autorizaron la expropiación de YPF pensaron que la compañía sería una nueva fuente de recursos frescos. Pero se equivocaron: la ahora empresa petrolera estatal consumía mucho más dólares de los que generaba. Más que una solución terminó siendo un lastre.

Había entonces que buscar muletas para YPF. La primera medida tomada en ese sentido fue intervenir el mercado de biodiesel para abaratar el costo de producción local de gasoil vía subsidios indirectos proveniente del sector agroindustrial. Los ideólogos de esa movida se focalizaron tanto en los números de YPF que ni siquiera vieron que la intervención se llevaba puesto a todas las Pymes regionales elaboradoras de biodiesel.

La segunda muleta consistió en autorizar la importación de gasoil libre de la carga del 41% de impuestos específicos, los cuales, si bien no se pagan al traer el combustible, se trasladan al precio final pagado por los consumidores (lo que maximiza de manera descomunal la renta de las petroleras pero agrava la brutal sangría de divisas que está registrando la economía local).

En tales circunstancias, aunque parezca paradójico, es mucho más conveniente para las petroleras importar gasoil que incrementar el uso interno de biodiesel producido en el país para conservar la cada vez menor reserva local de divisas.

Mientras los responsables de la política económica hacían lo imposible por mejorar los números de YPF –más allá del impacto negativo que tales decisiones tuviesen en otros sectores productivos– en Europa comenzaba a gestarse el bloqueo comercial que se efectivizará de manera definitiva hacia fines de este año.

Luego de la expropiación de YPF las autoridades del gobierno español juraron venganza. Durante el año pasado hicieron varios intentos para devolver el golpe. Pero todos resultaron fallidos. Finalmente este año consiguieron el apoyo del gobierno central europeo para bloquear el ingreso de biodiesel argentino (dando curso a un histórico reclamo de los fabricantes de biodiesel europeos, los cuales, si bien son ultra ineficientes, surgieron a partir de incentivos oficiales comunitarios).

Cuando el misil europeo partió con destino al mercado argentino, los representantes de la industria local de biodiesel advirtieron que había que emprender –con urgencia– una política destinada a maximizar el uso interno del biocombustible. Teníamos la ventaja de tener el diagnóstico por anticipado y podíamos amortiguar el impacto de la enfermedad. Pero nadie los escuchó.

De hecho, en lugar de incrementar el uso interno de biodiesel, el gobierno lo redujo para alinearse con el reclamo de las filiales locales de compañías automotrices internacionales (que son deficitarias seriales de divisas).

La contracara del desastre ocurrido en el biodiesel es el empuje enorme que está registrando la industria local del etanol. La diferencia entre ambas realidades es que en el primer caso hubo muchas personas –con intereses contrapuestos producto de visiones diferentes– metiendo mano en el marco regulatorio del sector, mientras que en el etanol existe un solo actor (la Secretaría de Energía) cumpliendo ese rol.

Si en la Argentina hubiese un equipo económico profesional trabajando de manera coordinada, estaría más que claro que la industria del biodiesel es parte de la solución del problema. Y no un problema más entre todos los problemas que tenemos.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Por el paro nacional no se registró actividad en los principales complejos agroexportadores argentinosMolino Cañuelas aseguró que alcanzó “un principio de acuerdo” con los principales acreedores financierosEsta semana seguirá la lotería de chaparrones y tormentas puntuales: aún no aparecen perspectivas de lluvias generalizadasApenas cinco empresas concentran la mitad del negocio de exportación de maíz pisingallo argentinoBuenos Aires: Scioli a punto de liquidar el negocio agrícola en campo alquiladoEl maíz puede generar los dólares que el gobierno tanto necesita: pero para eso sería necesario terminar con el subsidio polleroProtocolo oficial: ¿Cómo debe actuarse ante la aparición de un caso sospechoso de Covid-19 en un establecimiento ganadero?Total normalidad: la hija del “Momo” Venegas incriminó a su padre al reclamar públicamente dinero a su testaferroTodo en contra: el peor momento para vender soja al descubierto se presentó en plena cosecha argentinaMensaje a Donald Trump: “La lógica típica de matón no hará flaquear a China”La Bolsa de Cereales de Buenos Aires implementó una plataforma de educación a distancia con tecnología 3DCosas que pasan en las crisis: arrendatarios reunidos con propietarios de campos para intentar imaginar el futuroSe recuperan las importaciones argentinas de semen bovino por el resurgimiento ganadero en las zonas abandonadas por la agriculturaManual de burradas sciolistas: aseguran que las retenciones al maíz son necesarias para evitar “una invasión de pollos de Brasil”Planificación productiva 2013/14: el escenario climático es favorable para diseñar planteos ofensivosEl canciller uruguayo asegura que el Tratado de Libre Comercio Mercosur-Unión Europea “va muy bien: soy decididamente optimista”SanCor ya cuenta con deuda bancaria categorizada como cartera “con problemas”Rechazo generalizado del agro argentino contra la sugerencia de Felipe Solá de intervenir el mercado con una Junta de GranosSe acabó la fiesta de la soja: los chinadólares serán la nueva “caja” del modelo populistaArgentina sigue viviendo por encima de sus posibilidades: el agro ya no puede sostener el modelo de sustitución de importacionesArgentina logró recuperar el ritmo habitual de la logística granaria luego de destrabar la mayor parte de las restricciones para circularEn lo que va del año la liquidación de agrodivisas superó los 19.000 millones de dólaresBID concedió préstamo de 200 M/u$s a la Argentina para atenuar apagón logístico presente en regiones extrapampeanasBrasil: industrias aceiteras advierten que no recibirán soja Intacta si no llegan a un acuerdo razonable con Monsanto por el costo del servicio de análisisA cuidar como oro todos los dispositivos importados: el BCRA comenzará a restringir el acceso al mercado de cambios para compras en el exteriorEn agosto el precio relativo de la leche comienza a salir del pozo: igual no alcanza para la mayor parte de los tamberosEn el último año el precio de la leche medido en moneda maíz subió un 39%: casi le gana a la inflaciónAdiós soja: la agricultura tradicional ya no es viable en el norte de Salta por el crecimiento desmedido de costos