Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Mendoza: la cosecha mecánica de uvas llegó para quedarse

Se extiende ante la dificultad para encontrar personal.
Mendoza: la cosecha mecánica de uvas llegó para quedarse

La cosecha mecánica de uvas para vinificación es un fenómeno instalado en la mayor parte de las naciones elaboradoras de vinos. Pero en el mercado argentino ese proceso es aún incipiente.

De todas maneras, el uso en el país de cosechadoras mecánicas autopropulsadas –equipos que provienen principalmente de Francia– viene creciendo año tras año.

“Este año coseché con máquina por primera vez. Lo hice en una finca en la que estaba teniendo problemas conseguir trabajadores para la cosecha”,comenta el integrantes del CREA Aconcagua Andrés Méndez Casariego. “Tenía prejuicios con respecto a la calidad de la operación realizada por una cosechadora, pero al observar el resultado esos prejuicios desaparecieron: quedé sorprendido”, añade en un artículo publicado en la última edición de la Revista CREA.

La implementación de equipos mecánicos en el mundo se instrumentó, más que por una cuestión de costos, por una necesidad imperiosa generada por la dificultad para conseguir personas dispuestas a realizar tareas que requieran intensos esfuerzos físicos.

En las fincas mendocinas esa cuestión también se está tornando en un problema recurrente. Las dificultades para encontrar personal y los problemas de ausentismo vienen siendo cada vez mayores (partidas que no se entregan en los plazos convenidos, tiempo muertos de camioneros, producciones que se estropean por no haber sido levantadas en el período adecuado y un largo etcétera). Muchos empresarios han descubierto que el problema no se soluciona con jornales más elevados. Se trata de un cambio cultural: las nuevas generaciones consideran que un trabajo de esas características no puede ser considerado un trabajo.

“Algunos enólogos indican que la calidad de las uvas cosechadas mecánicamente es inferior a la de la cosecha manual. Pero con la escasez de gente dispuesta a trabajar en las fincas esa discusión tiene cada año menos sentido”, apunta Facundo Yazlli del CREA Las Barrancas.

En Mendoza está surgiendo una figura que es completamente habitual en la región pampeana: la del contratista de cosecha. Uno de ellos es Guillermo Fourcade (integrante del CREA Aconcagua). “Contamos con un equipo francés que está diseñado específicamente para cosechar uvas finas (que se emplean para elaborar vinos de mejor calidad). Tiene un sistema que elimina la mayor parte de los residuos verdes, tales como raquis y hojas, para recolectar sólo las uvas”, comenta Fourcade.

La cosechadora va “montada” sobre el espaldero sobre el cual se sitúa la vid y, con una suerte de “brazos” en forma de U que se intercalan entre sí, sacude a la planta para promover la caída de las uvas sobre una cinta transportadora, la cual lleva las uvas hacia un depósito localizado en el sector superior de la máquina. Una vez colmado dicho depósito, se procede a descargar las uvas en un camión. Sólo en necesario hacer un “repaso” manual de las uvas que la máquina no alcanza a cosechar en las cabeceras de los espalderos (para lo cual se requiere a un solo trabajador).

“Hace cinco años que me dedico a brindar servicios de cosecha y puedo decir que los empresarios que hacen uso de las máquinas no vuelven para atrás”, explica Fourcade. “Una cosechadora hace el trabajo, dependiendo de la uva por cosechar, de entre 60 y 100 personas. Puede implementarse un régimen de trabajo de 24 horas seguidas y además permite obtener una cosecha mucho más limpia en un tiempo muchísimo menor”, añade.

El principal problema que conspira contra el desarrollo de la actividad es la dificultad que se está registrando para conseguir –con agilidad suficiente– repuestos para las cosechadoras de uvas presentes en el país (las cuales se estima que serían unas 35, mientras que en las fincas chilenas se estima que la cantidad de equipos sería tres veces superior).

Además de un menor costo, la cosecha mecánica de uvas contribuye a eficientizar buena parte de los procesos de vinificación realizados por las bodegas. “Una cosechadora bien regulada puede realizar una cosecha con bajos niveles de residuos y eso, en algunas situaciones, permite que la uva, una vez recibida en la bodega, pase directamente a fermentación sin necesidad de hacer una limpieza previa”, señala Mario Carbonero del CREA Valle de Uyata.

Otro factor crucial –al tratarse de un fruto tan delicado– es el tiempo de recibo de la uva en la bodega. “Con la cosecha mecánica la uva llega muy rápidamente a la bodega y eso favorece a la calidad del proceso del vinificación. El año pasado cosechamos mecánicamente unas 100 hectáreas y este año fueron 130”, comenta Mariano Dorado, agrónomo de la Bodega Escorihuela Gascón.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Se recupera el precio de la soja en EE.UU. ante la posibilidad de que ocurran dos escenarios alcistas alternativosProductores entrerrianos se movilizarán para que la Justicia les permita hacer usufructo de su patrimonio: todo lo que es necesario saber sobre el conflictoPrevén que el tipo de cambio llegará a los 51 $/u$s “más pronto que tarde”En apenas dos campañas casi se duplicó el número de productores argentinos que hacen refugios en maízLos precios de importación de los fertilizantes fosfatados siguen planchados gracias al derrumbe de la demanda indiaPiden donación de clicks para lograr que la biotecnología argentina esté representada en el evento de emprendedores más importante de Silicon ValleySalió la primera tanda del año de créditos fiscales para capacitación de personal: un 12% se destinó al sector agroindustrialEl precio de exportación de la miel argentina subió más de un 20% en el último añoRegalo de Navidad: China habilitó el ingreso de la leche maternizada argentinaLlamativo: Twitter suspendió la cuenta de CRA por contener supuesto “contenido ofensivo”Los tamberos no están solos: la industria del etanol maicero también está en el horno por un aumento sideral de costosCórdoba publica el primer protocolo para evitar la propagación del Covid-19 en las actividades agropecuariasSiembra gruesa: el fin de semana vienen lluvias importantes que podrían recomponer la humedad en regiones necesitadas de aguaEl Niño no tuvo nada que ver con las inundaciones ocurridas en el norte argentino: habrá que esperar una semana más para que aflojen las lluviasSe acabó el subsidio maicero para tambos: evalúan aplicar una ayuda universal que opere como respirador artificial durante el veranoCheques impagos de SanCor suman ya el equivalente a 85 millones de litros de leche: se frenó el salvataje oficial por reticencia de Atilra a dejar de recibir “aporte extraordinario”Matarifes denuncian que la Mesa de las Carnes se transformó en una “usina de buenas noticias que esconde debajo de la alfombra los problemas concretos”En lo que va del año el Fondo de Infraestructura Hídrica acumuló recursos por 2850 M/$: pero no se asignaron partidas para nuevas obrasVeranito lácteo: el FAS teórico de la leche argentina destinada a exportación supera los 22 $/litroLa provincia de La Pampa levantó la prohibición para comercializar agroquímicosNidera Semillas queda en manos chinas: pasará a ser controlada por SyngentaAtención emprendedores Agtech: esta semana finalizan las primeras convocatorias 2019Se restableció la libre circulación de camiones en los accesos de las terminales portuarias de TimbuésTodo en contra: el peor momento para vender soja al descubierto se presentó en plena cosecha argentinaPeguen sin asco: la locura por el precio del asado dejó al descubierto el nivel de indefensión de la cadena de valor de la carne argentinaLuego de la súper devaluación los tamberos argentinos volvieron a cobrar menos que sus pares uruguayosEn lo que va del año se exportaron 114 tolvas a un promedio de 21.500 dólares: Australia es el segundo clienteDrama: Pymes lácteas comenzaron a perder dos pesos por cada litro procesado