Google+
Valor Soja »Actualidad

Con la producción de granos ya no alcanza: también es necesario darle de comer al suelo

Conferencia de Gervasio Piñeiro enel CREATech.
Con la producción de granos ya no alcanza: también es necesario darle de comer al suelo

“Ustedes producen más cosas de las que creen porque trabajan en ecosistemas. No producen solamente granos, carne o leche. Producen más cosas y la gente ya se dio cuenta de eso”.

Así lo indicó Gervasio Piñeiro, investigador del Instituto de Investigaciones Fisiológicas y Ecológicas Vinculadas a la Agricultura (Ifeva) y del Conicet, durante la segunda jornada del CREATech que se está realizando en la ciudad de Córdoba.

Piñeiro explicó que los servicios ecosistémicos pueden categorizarse en locales, regionales y globales. Los locales son los que afectan la materia orgánica del suelo, el ciclo del nitrógeno, los polinizadores, la altura de la napas, la compactación del suelo, es decir, todos servicios que tienen incidencia en la producción agropecuaria. A escala regional pueden presentarse, por ejemplo, problemas de inundaciones. Y a escala global un impacto en los gases de efecto invernadero.

“Al suelo hay que cuidarlo y darle de comer. Y lo que más le gusta comer son raíces ¿Cuántos de ustedes saben cuántas raíces producen sus cultivos?”, preguntó el investigador.

Los microorganismos del suelo tienen digestibilidades similares a los del cualquier organismo vivo y les gusta comer de manera diversa y balanceada. Por ese motivo, es necesario ajustar los momentos que se la da de comer al suelo con aquellos en los que el suelo genera materia orgánica o nutrientes para los cultivos.

Cuando se termina de cosechar un cultivo de verano, empiezan a liberarse nutrientes y a veces no hay nadie que los aproveche en otoño; entonces se emiten gases de efecto invernadero, se lixivia nitrógeno en la napa, se pierde fósforo, entre otros fenómenos no deseados.

Piñeiro dijo que, para evitar eso, debe sincronizarse la descomposición con la toma de los nutrientes. Para eso, por ejemplo, se pueden sembrar gramíneas (vía aérea con mosquitos) que crezcan cuando la soja se está descomponiendo, poco antes de la cosecha, que en algunas situaciones puede generar además un mejor piso para la recolección del cultivo. De esa manera, cuando el cultivo de servicio se esté muriendo, va a liberar muchos nutrientes y entonces debe sincronizarse con el cultivo siguiente para que el mismo pueda aprovecharlos.

“En algunas situaciones el sistema de regulación y soporte de los ecosistemas se deteriora o muere porque no se le ofrece al suelo las energía que requiere”, alertó Piñeiro. “Para compensar eso, tenemos que usar cantidades crecientes de insumos y eso el bolsillo de ustedes lo sabe”, añadió.

Piñeiro viene estudiando hace año la incorporación de cultivos de servicio como alternativa para mejorar la salud del suelo y, por extensión, la producción agrícola sustentable.

El investigador explicó que los cultivos de servicio, que se emplean básicamente en invierno, puedan ser utilizados por los productores, en función de cada situación y presupuesto, a partir de las necesidades de cada lote de producción: si se necesita nitrógeno o solucionar problemas de compactación, reducir el nivel de napa o de malezas problemáticas, según el objetivo buscado, se puede elegir un cultivo de servicio diferente.

“Con malezas, por ejemplo, será necesario elegir un cultivo que compita muy bien en invierno. Para compactación se puede emplear nabo forrajero o una mezcla de especies. O para aumentar materia orgánica será necesario emplear cultivos con gran volumen de raíces y que también aporten nitrógeno. Estamos investigando diferentes cultivos con distintas mezclas”, indicó.

Piñeiro dijo que analizaron muchas especies de leguminosas con la técnica de nitrógeno-15, que indica cuánto nitrógeno del aire fijan, y los resultados indican que algunas especies fijan 130 a 140 kg/ha/año. “Para eso es necesario emplear cultivos que tengan muchas raíces, porque sabemos que humifican más; los datos de humificación de raíces versus partes aéreas con los que contamos dan que un gramo de raíz humifica entre cinco y veinte veces más que un gramo de parte aérea; entonces tenemos que buscar cultivos que estén lindos abajo más que arriba”, explicó.

“Dejamos de hacer cosas en invierno por el agua. Se inunda y no se planta nada, pero entonces la inundación va a ser peor. Precisamos plantas que saquen agua. ¿Y un arroz silvestre? ¿Una especie nativa? Necesitamos un cultivo para quitar agua y poder así sembrar el año que viene”, aseguró el investigador.

“Una de las cosas que suceden es que, cuando se pierden servicios locales, para seguir produciendo necesitamos subsidios energéticos que requieren el agregado de insumos. Para evitar eso podemos hacer es ingeniería de sistemas, para que los mismos provean una mayor cantidad de servicios posibles o los que a nosotros nos interesen”, concluyó.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Cuenca oeste bonaerense: Nestlé lidera la baja de precios de la leche pagada a productores por quinto mes consecutivoComenzaron a repuntar los precios de la leche en polvo argentina gracias a la demanda de vecinos: algunas empresas ya reciben más de 2500 u$s/toneladaEsta semana se prevén precipitaciones acumuladas de hasta 90 milímetros en el NEAEn plena siembra de trigo los rumores sobre el regreso de las retenciones provocaron fuertes bajas en los precios del cereal: también el maíz resultó golpeadoCebada con sorpresa: algunos embarques destinados a alimentar camellos se pagan mejor que otros dedicados a elaborar cerveza barataSolidaridad forzosa: el nuevo costo oculto que deben afrontar los propietarios que arriendan camposAustralia, Nueva Zelanda y Uruguay lideran la colonización del mercado chino de carne bovina: Argentina juega en las inferioresCrisis láctea: en 2016 descendió 20% el ingreso de divisas generado por las exportaciones de derivados de lactosueroEl guiso de pollo es la mejor receta para hacer rendir el dinero: un regalo heredado de la antipolítica agropecuaria kirchneristaLos empresarios profesionales logran vender soja a precios hasta 90 $/tonelada superiores que los productores amateursEl precio de exportación del aceite de oliva argentino subió casi un 40% en el último añoEn San Luis todo es posible: quieren cobrar un canon de riego por usar agua de lluviaEl precio de exportación del maíz pisingallo sigue subiendo: superó los 1000 u$s/tonelada Se recuperaron las exportaciones argentinas de biodiesel: volvió a ser más conveniente que vender aceite de sojaCaminos rurales: comenzó a funcionar una nueva comisión vial gestionada por productoresPaís pobre pero con ricos felices: en 2015 más de un tercio de las agrodivisas se emplearon para financiar viajes al exteriorArgentina estuvo una década viviendo de arriba: ahora necesita rescatarse para salir a buscar un trabajo decenteAtilra aceptó readecuar el “aporte patronal permanente”: pero se aseguró una recaudación mensual de al menos 30 M/$En la región pampeana las bajas temperaturas mínimas seguirán hasta mediados de la semana que vieneLlegan las lluvias sobre el sector este del paísPor cada litro producido las grandes compañías lácteas tienen un margen equivalente a la pérdida registrada por PymesPrimera señal de un desastre potencial: detectaron en el NOA limones provenientes de una zona que registró casos de HLBInvestigadores del INTA buscan mejorar el perfil nutricional del trigo al incorporar un súpergen proveniente de un pariente silvestreEl fin de semana regresan las lluvias: vuelve a complicarse el avance de la cosecha gruesaEn 2013 se pudieron importar apenas 343 cosechadoras: quiénes fueron los ganadores y perdedores  Argentina se hace adicta al yuyo: la participación de la soja en las exportaciones alcanzó un récord históricoRécord: en enero Venezuela pagó por la leche en polvo argentina un precio 66% superior al abonado por el resto de las naciones importadorasEl salario promedio de los trabajadores del Ministerio de Agroindustria es de 60.000 pesos: la mayor parte se destina al área de agricultura familiar