Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Lecciones del caso brasileño.
Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Los dirigentes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) están impulsando un “Sistema de Aporte Obligatorio de Financiamiento Gremial Agropecuario” para aplicar en la provincia de Santa Fe.

Se trata de un gran avance con respecto al proyecto, impulsado el año por representantes de CRA en el ámbito de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, que pretendía establecer un aporte obligatorio del 1,5% ó 2,0% sobre los salarios de los trabajadores rurales para –luego de pagar un peaje a Uatre por “gastos administrativos”– financiar a las entidades rurales.

Sin embargo, los problemas del sector agropecuario son mucho más amplios que los presentes en el marco de los límites de la provincia de Santa Fe. Es decir: si se va a pagar por un lobby profesional, que sea para incidir en las cuestiones nacionales que afectan a las empresas del sector. Y no el chiquitaje de barrio que, si bien es importante, no tiene sentido si no se solucionan las cuestiones estructurales.

En Brasil la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país. La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función del valor fiscal del total de hectáreas explotadas, mientras que para personas jurídicas la base es el capital social de la empresa.

El sistema de aportes está diseñado de manera tal que la mayor parte de las contribuciones es cobrada a medianos y grandes productores: para empresas con una “base imponible” de hasta 2,75 millones de dólares, en 2017 el aporte anual es de apenas 44 dólares, mientras que la cifra sube a 2245 dólares para empresas con una base de hasta 14,6 M/u$s y 5180 dólares cuando se supera esa cifra.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma). En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

Suponiendo que en algún momento pueda instrumentarse en la Argentina algo similar a lo que rige en Brasil, queda por resolver quién sería el destinatario de los aportes. ¿CRA, SRA, FAA o Coninagro? La solución fácil sería repartir el fondo entre las cuatro entidades. Pero ningún lobby efectivo puede funcionar con cuatro CEO que se manejan cada uno de manera independiente.

Lo ideal sería concentrar –tal como sucede en Brasil– todo en una sola entidad nacional que pueda posicionarse en el imaginario mental de los argentinos como sinónimo indisoluble de agro. Una manera de lograr unidad con representatividad sería elegir a los dirigentes, tanto nacionales como provinciales, cada cuatro años.

Imaginen listas con un candidato central secundado por especialistas de cada actividad agropecuaria específica. Con plataformas de trabajo. Propuestas por lograr. Proyectos.

Imaginen a dirigentes muy bien pagos y con una billetera grande para pagar un buen estudio jurídico en caso de una usurpación, un operador que haga aparecer a la gente de vialidad de manera inmediata cuando se rompe un camino, un equipo pedagógico que detecte los errores de concepto referidos al agro en todos los manuales escolares o una consultoría que demuestre con datos irrefutables la necedad de mantener derechos de importación sobre equipos que se usan en el sector pero no se producen en el país.

Imaginen que eso es algo posible. Y quizás algún día lo sea.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Santa Fe Macondo: diputados socialistas proponen un programa de Acreditación de Derechos de Exportación Progresivo para “motorizar la economía”Industrias lácteas deberán informar a tamberos tanto el precio como el plazo de la pago de la leche: también tendrán que declarar el destinoBingo: siguen varios días de lluvias que ayudarán a recomponer la humedad necesaria par continuar con la siembra gruesaEsta semana no habrá temporales en ninguna región productivaCorralito contra la evasión cárnica: suspenden la recepción de solicitudes para inscribir mataderos municipalesCarne vacuna sin exportación pero con precios internacionales: la receta argentina para garantizar negocios cartelizados a costa de los consumidoresSe triplicaron las compras de trigo nuevo para asegurarse mercadería ante una eventualidad climática: el precio máximo llegó a 183 u$s/toneladaEn el comienzo del año el ingreso de agrodivisas cayó casi un 30%: ningún otro sector puede reemplazar el aporte del campoEn Uruguay también aumentó la faena de vacas lecheras por los bajos precios de lecheSin retenciones es mejor: Argentina regresó al mercado mundial de harina de maízMañana se prevén heladas intensas sobre la mayor parte de las regiones productivasSe paralizó el ingreso de camiones a las terminales del sur santafesino: trabajadores reclaman reincorporación a obra inaugurada el año pasado por el gobiernoRécord histórico: las exportaciones argentinas de pollos superan en casi un 140% a las de carne bovinaAlerta comercial: el maíz temprano es el próximo candidato para integrar el programa de “precios cuidados”Los propietarios de campos que cerraron alquileres agrícolas tempranos hicieron mucho mejor negocio: esperar fue contraproducenteTodo indica que en el ciclo 2014/15 el precio internacional del trigo explotará: Argentina mirará desde la tribuna Contraste: las grandes industrias lácteas tienen una elevada capacidad de pago mientras las Pymes están en problemasOtra vez: los precios de la cebada forrajera son más convenientes que los determinados por contratos para malteríaRecién el lunes ingresará un frente frío en la zona central del país para terminar con la ola de calorUna “tarjeta de crédito” operando a pleno: la liquidación de agrodivisas ya superó el volumen generado el año pasadoSe derrumbó el precio de exportación del biodiesel por el bloqueo europeo: es más conveniente vender aceite de soja que el biocombustibleLas compañías aseguradoras se preparan para competir fuerte en la nueva campaña luego de cerrar el ciclo 2014/15 con resultados excelentesOtra demanda contra Syngenta por la comercialización de maíz Agrisure Viptera: ADM calificó de “irresponsable” a la compañía suizaAlerta por tormentas fuertes en el NEA y la región pampeana: el fin de semana que se acaba el “veranito”Para cambiar soja por tierra productiva los empresarios agrícolas tienen que pagar una retención del 60%Salió la actualización de tarifas orientativas de fletes: rigen a nivel nacional para la cosecha de granos gruesosEn el último año se crearon 5535 empleos en el sector agropecuario: pero aumentó la flexibilización de facto en el mercado laboralSe repite la historia del trigo con otro cereal: el mercado está a punto de eliminar las retenciones en maíz por la escasez de oferta