Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Lecciones del caso brasileño.
Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Los dirigentes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) están impulsando un “Sistema de Aporte Obligatorio de Financiamiento Gremial Agropecuario” para aplicar en la provincia de Santa Fe.

Se trata de un gran avance con respecto al proyecto, impulsado el año por representantes de CRA en el ámbito de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, que pretendía establecer un aporte obligatorio del 1,5% ó 2,0% sobre los salarios de los trabajadores rurales para –luego de pagar un peaje a Uatre por “gastos administrativos”– financiar a las entidades rurales.

Sin embargo, los problemas del sector agropecuario son mucho más amplios que los presentes en el marco de los límites de la provincia de Santa Fe. Es decir: si se va a pagar por un lobby profesional, que sea para incidir en las cuestiones nacionales que afectan a las empresas del sector. Y no el chiquitaje de barrio que, si bien es importante, no tiene sentido si no se solucionan las cuestiones estructurales.

En Brasil la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país. La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función del valor fiscal del total de hectáreas explotadas, mientras que para personas jurídicas la base es el capital social de la empresa.

El sistema de aportes está diseñado de manera tal que la mayor parte de las contribuciones es cobrada a medianos y grandes productores: para empresas con una “base imponible” de hasta 2,75 millones de dólares, en 2017 el aporte anual es de apenas 44 dólares, mientras que la cifra sube a 2245 dólares para empresas con una base de hasta 14,6 M/u$s y 5180 dólares cuando se supera esa cifra.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma). En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

Suponiendo que en algún momento pueda instrumentarse en la Argentina algo similar a lo que rige en Brasil, queda por resolver quién sería el destinatario de los aportes. ¿CRA, SRA, FAA o Coninagro? La solución fácil sería repartir el fondo entre las cuatro entidades. Pero ningún lobby efectivo puede funcionar con cuatro CEO que se manejan cada uno de manera independiente.

Lo ideal sería concentrar –tal como sucede en Brasil– todo en una sola entidad nacional que pueda posicionarse en el imaginario mental de los argentinos como sinónimo indisoluble de agro. Una manera de lograr unidad con representatividad sería elegir a los dirigentes, tanto nacionales como provinciales, cada cuatro años.

Imaginen listas con un candidato central secundado por especialistas de cada actividad agropecuaria específica. Con plataformas de trabajo. Propuestas por lograr. Proyectos.

Imaginen a dirigentes muy bien pagos y con una billetera grande para pagar un buen estudio jurídico en caso de una usurpación, un operador que haga aparecer a la gente de vialidad de manera inmediata cuando se rompe un camino, un equipo pedagógico que detecte los errores de concepto referidos al agro en todos los manuales escolares o una consultoría que demuestre con datos irrefutables la necedad de mantener derechos de importación sobre equipos que se usan en el sector pero no se producen en el país.

Imaginen que eso es algo posible. Y quizás algún día lo sea.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Esta semana la mayor probabilidad de precipitaciones se concentrará en el NEAColonización moderna: corporación china compra una tradicional empresa ganadera australiana que ocupa un área equivalente a la de San LuisVolvieron a caer los precios de exportación del aceite de oliva por la recuperación española: expectativa por el crecimiento del consumo chinoArgentina insólita: habrá una caída en la producción local de leche con precios internacionales récordLo que faltaba: en el último año el precio de importación del glifosato subió un 45%El año pasado el déficit energético argentino superó los 4600 M/u$s: no alcanza toda la exportación de soja para financiarloEn lo que va del año la exportación argentina de girasol confitero generó 40 M/u$s: buenos precios compensaron un menor volumen Temor en la industria láctea argentina por un pagadiós venezolano ante un eventual quiebre de relaciones bilateralesCupo de exportación de trigo: el ranking semanal fue liderado por ADMEl déficit energético superó los 4200 millones de dólares: la suerte de la economía argentina depende cada vez más de una buena cosechaEn lo que va del año el Fondo de Infraestructura Hídrica acumuló recursos por 1890 M/$: pero no se asignaron partidas para nuevas obrasComenzaron a repuntar los precios de la leche en polvo argentina gracias a la demanda de vecinos: algunas empresas ya reciben más de 2500 u$s/toneladaSe acabó el plazo legislativo para aprobar este año el proyecto oficial de reforma de la Ley de Semillas: sigue vigente el uso propio gratuitoUruguay no quiere ser Argentina: Mujica volvió a pedir a los frigoríficos que no destruyan la ganadería por medio de la reducción cartelizada de preciosUruguay: 20% más de leche con 250 tambos menosInmobiliario Rural 2015: el ajuste que pretende hacer Scioli perjudica con mayor intensidad a los pequeños productoresMala señal: el precio de la soja disponible comenzó a registrar descuentos propios de la época de cosechaCórdoba: prohíben el 2,4D en formulaciones ésteres para uso en cultivos de veranoEn los últimos cuatro años las exportaciones argentinas de agropiro aumentaron diecisiete vecesEn lo que va del año las exportaciones chilenas de salmones superaron en más de un 200% a las colocaciones argentinas de carne bovinaTener buen lobby es una ventaja: la rebaja del precio oficial del etanol maicero ya duplica la caída registrada por el biocombustible cañero“Puerta 12” para el poroto en el NOA: la única manera de descomprimir el mercado es eliminar las retenciones a la sojaLa receta para bajar el precio de la carne está en el cuero: pero las curtiembres siguen cazando en el zoológico gracias a la protección oficialGrupo Duhau: nuevo jugador en el mercado de etanol producido en base a maízMala señal: operadores especulativos reforzaron apuestas bajistas contra el maíz y la sojaEl gobierno nacional adeuda a las provincias compensaciones ambientales por más de 3500 millones de pesosQuizás el mejor negocio del año: los futuros de soja subieron 33% en apenas dos mesesSoja orgánica: un negocio de nicho con sobreprecios de hasta 110% con respecto al poroto convencional