Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Lecciones del caso brasileño.
Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Los dirigentes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) están impulsando un “Sistema de Aporte Obligatorio de Financiamiento Gremial Agropecuario” para aplicar en la provincia de Santa Fe.

Se trata de un gran avance con respecto al proyecto, impulsado el año por representantes de CRA en el ámbito de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, que pretendía establecer un aporte obligatorio del 1,5% ó 2,0% sobre los salarios de los trabajadores rurales para –luego de pagar un peaje a Uatre por “gastos administrativos”– financiar a las entidades rurales.

Sin embargo, los problemas del sector agropecuario son mucho más amplios que los presentes en el marco de los límites de la provincia de Santa Fe. Es decir: si se va a pagar por un lobby profesional, que sea para incidir en las cuestiones nacionales que afectan a las empresas del sector. Y no el chiquitaje de barrio que, si bien es importante, no tiene sentido si no se solucionan las cuestiones estructurales.

En Brasil la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país. La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función del valor fiscal del total de hectáreas explotadas, mientras que para personas jurídicas la base es el capital social de la empresa.

El sistema de aportes está diseñado de manera tal que la mayor parte de las contribuciones es cobrada a medianos y grandes productores: para empresas con una “base imponible” de hasta 2,75 millones de dólares, en 2017 el aporte anual es de apenas 44 dólares, mientras que la cifra sube a 2245 dólares para empresas con una base de hasta 14,6 M/u$s y 5180 dólares cuando se supera esa cifra.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma). En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

Suponiendo que en algún momento pueda instrumentarse en la Argentina algo similar a lo que rige en Brasil, queda por resolver quién sería el destinatario de los aportes. ¿CRA, SRA, FAA o Coninagro? La solución fácil sería repartir el fondo entre las cuatro entidades. Pero ningún lobby efectivo puede funcionar con cuatro CEO que se manejan cada uno de manera independiente.

Lo ideal sería concentrar –tal como sucede en Brasil– todo en una sola entidad nacional que pueda posicionarse en el imaginario mental de los argentinos como sinónimo indisoluble de agro. Una manera de lograr unidad con representatividad sería elegir a los dirigentes, tanto nacionales como provinciales, cada cuatro años.

Imaginen listas con un candidato central secundado por especialistas de cada actividad agropecuaria específica. Con plataformas de trabajo. Propuestas por lograr. Proyectos.

Imaginen a dirigentes muy bien pagos y con una billetera grande para pagar un buen estudio jurídico en caso de una usurpación, un operador que haga aparecer a la gente de vialidad de manera inmediata cuando se rompe un camino, un equipo pedagógico que detecte los errores de concepto referidos al agro en todos los manuales escolares o una consultoría que demuestre con datos irrefutables la necedad de mantener derechos de importación sobre equipos que se usan en el sector pero no se producen en el país.

Imaginen que eso es algo posible. Y quizás algún día lo sea.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Cuidar la renta extraordinaria de los ensambladores es más importante que la competitividad agroindustrial: equipar un hogar en la Argentina cuesta 5000 dólares más que en ChileSe acabó la era de los commodities: las compañías cárnicas fueron una de las mejores alternativas de inversión en el último añoEn 2016 Argentina representó apenas un 8,5% de la exportación total de carne vacuna del MercosurOlvídense de la iniciativa para promover la fertilización de cultivos: “Macri nos pidió que por favor no tratemos proyectos que tengan costo fiscal”Brasil: dirigentes rurales aceptaron cerrar el caso de regalías de soja contra Monsanto a cambio de descuentos Gracias a Vietnam el precio del DDGS argentino subió 35% en el último año en un contexto desfavorable para el maízEn lo que va del año el gobierno ya recaudó retenciones anticipadas de harina de soja por más de 1500 millones de dólaresCosecha gruesa sin fin: el jueves se prevén precipitaciones sobre todo el sector este del paísLa mayor parte de los bonaerenses que habitan en zonas productivas votaron a favor de un cambio de política agropecuaria“No podemos horrorizarnos por la corrupción de la FIFA mientras nadie haga nada por desnudar un manejo similar en cuestiones de política agropecuaria”Gracias productores argentinos: se vendieron 7100 “camionetas agropecuarias” más que el año pasadoCalorcito: siguen sin aparecer riesgos de heladas en la región pampeanaDesafío Mercosur: entró en colisión el paradigma de agregado de valor agroindustrial con la estrategia exportadora de las corporaciones chinasAprobaron el evento de maíz tolerante a glifosato con resistencia a lepidópteros y coleópterosHasta el domingo sigue todo ideal para cosechar: el lunes regresa el tiempo inestableProgresismo inverso: pequeños productores de caña de azúcar subsidian con “cupo interno” a grandes ingenios y cadenas de supermercadosEl factor climático estadounidense continúa impulsando los precios 2012/13: pero siguen sin reaccionar los valores de la nueva campañaFestival de importaciones de tractores: ingresaron más de 3100 equipos en lo que va del añoLas principales regiones lecheras del mundo se encuentran en las naciones más civilizadas: la única excepción es la ArgentinaEl sueño bolivariano se acabó: el gobierno uruguayo pondrá 66 M/u$s en Conaprole para cubrir el pagadiós venezolanoNuevo capítulo de la guerra fría del gobierno contra la exportación: quitan a los traders la potestad para determinar el método de pesajeLos trabajadores de la industria del almidón ya no lideran el ranking de salarios agroindustriales: fueron desbancados por los cervecerosLas exportaciones argentinas de tolvas cayeron un 22%: cuáles son las empresa que lideran el rankingEscándalo en Pergamino: implementan zona de exclusión de 100 metros en base a un trabajo tergiversado por un técnico del INTAEste domingo 11 de marzo se conmemora en San Pedro el aniversario de la movilización ciudadana contra el autoritarismo: las lecciones que siguen vigentes una década despuésSigue activo el piquete de transportistas en Necochea: en la semana el puerto de Quequén apenas pudo recibir un camión por cada tres que ingresaron a Bahía BlancaCrearon el “Observatorio Nacional de Suelos Agropecuarios” para sistematizar la evaluación del estado del recursoEn 2016 Quickfood perdió 463 millones de pesos: pero este año prevé una mejora de los márgenes del negocio cárnico