Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Lecciones del caso brasileño.
Imaginar que una sola representación gremial para el agro argentino es posible es el primer paso para que algún día lo sea

Los dirigentes de la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) están impulsando un “Sistema de Aporte Obligatorio de Financiamiento Gremial Agropecuario” para aplicar en la provincia de Santa Fe.

Se trata de un gran avance con respecto al proyecto, impulsado el año por representantes de CRA en el ámbito de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario, que pretendía establecer un aporte obligatorio del 1,5% ó 2,0% sobre los salarios de los trabajadores rurales para –luego de pagar un peaje a Uatre por “gastos administrativos”– financiar a las entidades rurales.

Sin embargo, los problemas del sector agropecuario son mucho más amplios que los presentes en el marco de los límites de la provincia de Santa Fe. Es decir: si se va a pagar por un lobby profesional, que sea para incidir en las cuestiones nacionales que afectan a las empresas del sector. Y no el chiquitaje de barrio que, si bien es importante, no tiene sentido si no se solucionan las cuestiones estructurales.

En Brasil la representación gremial agropecuaria está en manos de una sola entidad –Confederação da Agricultura e Pecuária do Brasil (CNA)– financiada por todos los productores agropecuarios del país. La principal fuente de financiamiento de la CNA es una contribución sindical universal y obligatoria vigente desde 1971 por una legislación federal específica. El aporte debe ser realizado por todas las explotaciones y empresas agropecuarias del país (estén o no afiliadas a una sociedad u organización rural de base).

Para el caso de empresas agropecuarias a nombre de personas físicas, el cálculo del aporte se realiza en función del valor fiscal del total de hectáreas explotadas, mientras que para personas jurídicas la base es el capital social de la empresa.

El sistema de aportes está diseñado de manera tal que la mayor parte de las contribuciones es cobrada a medianos y grandes productores: para empresas con una “base imponible” de hasta 2,75 millones de dólares, en 2017 el aporte anual es de apenas 44 dólares, mientras que la cifra sube a 2245 dólares para empresas con una base de hasta 14,6 M/u$s y 5180 dólares cuando se supera esa cifra.

La recaudación total proveniente de la contribución se distribuye de la siguiente manera: 60% para la sociedad rural de la zona en al cual se originó el aporte; 20% para el Ministerio de Trabajo (MTE); 15% para la federación agropecuaria regional; y el 5% restante para la CNA (la mordida del MTE probablemente haya sido una concesión que los productores brasileños hayan tenido que hacer para que la clase política les apruebe la norma). En aquellas regiones en las cuales no existe una sociedad rural, los recursos se distribuyen en un 60% para la federación agropecuaria regional, 20% para el Ministerio de Trabajo y el 20% restante para la CNA.

Suponiendo que en algún momento pueda instrumentarse en la Argentina algo similar a lo que rige en Brasil, queda por resolver quién sería el destinatario de los aportes. ¿CRA, SRA, FAA o Coninagro? La solución fácil sería repartir el fondo entre las cuatro entidades. Pero ningún lobby efectivo puede funcionar con cuatro CEO que se manejan cada uno de manera independiente.

Lo ideal sería concentrar –tal como sucede en Brasil– todo en una sola entidad nacional que pueda posicionarse en el imaginario mental de los argentinos como sinónimo indisoluble de agro. Una manera de lograr unidad con representatividad sería elegir a los dirigentes, tanto nacionales como provinciales, cada cuatro años.

Imaginen listas con un candidato central secundado por especialistas de cada actividad agropecuaria específica. Con plataformas de trabajo. Propuestas por lograr. Proyectos.

Imaginen a dirigentes muy bien pagos y con una billetera grande para pagar un buen estudio jurídico en caso de una usurpación, un operador que haga aparecer a la gente de vialidad de manera inmediata cuando se rompe un camino, un equipo pedagógico que detecte los errores de concepto referidos al agro en todos los manuales escolares o una consultoría que demuestre con datos irrefutables la necedad de mantener derechos de importación sobre equipos que se usan en el sector pero no se producen en el país.

Imaginen que eso es algo posible. Y quizás algún día lo sea.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Intervención kirchnerista, desmanejos internos y Atilra: los “tres males” que provocaron la crisis de SanCor según MacriEtchevehere: “Ya estamos en condiciones de reiniciar el comercio de manzanas y peras argentinas con Brasil”Clink caja: en apenas dos días el gobierno recaudó 160 M/u$s con retenciones anticipadas de maízMujica dio cátedra sobre desarrollo: “Nueva Zelanda es verdaderamente un país industrializado a pesar de vender carne, leche y lana”Esta semana no se esperan lluvias importantes en las principales regiones productivasEmpezamos mal: el déficit comercial argentino con China creció 83% para alcanzar un récord de 1035 M/u$sLos embarques por el puerto de Bahía Blanca cayeron un 19%: el avance de la soja no logró compensar el desastre trigueroBuen momento para estar asegurado: se vienen varios días con lluvias y tormentas intensasLlegó el frío: el jueves habrá peligro de heladas sobre la región central del paísKátia Abreu se mofa de sus vecinos: en lo que va del año la soja subió 31% en Brasil al tiempo que cayó 16% en ArgentinaPorqué Macri no pudo cumplir la promesa de bajar las retenciones: 24% de la obra pública provincial se financió con el aporte de productores sojerosSiembra complicada: sigue presente la probabilidad de chaparrones y tormentas sobre la región central del paísAgenda europea contra el sector ganadero: “Reducir el consumo de carne sería bueno para la naturaleza y el clima”Industrias lácteas mantienen política de no competir por precios pagados a tamberos a pesar del bajón de ofertaPaís federal: este año los productores golpeados por la seca que logren cosechar 15 qq/ha de soja pagarán más de 110 u$s/ha de retencionesSe acordó un nuevo esquema de tarifas referenciales de fletes de granos: el valor para 400 kilómetros pasa a ser de 1615 $/toneladaBuryaile: “No creo que sea bueno que el concepto de orden público haya desaparecido del nuevo proyecto de reforma de la Ley de Semillas”Exportadores ofrecen importantes “premios” por el trigo 2019/20: pero los productores se mantienen reticentesProductores de girasol: las otras víctimas del default de VicentínMolinería con capacidad ociosa récord: ahora piden “imitar a la industria del vino” para descomoditizar a la harinaSequía histórica en Nueva Zelanda: buena parte de los dólares que busca el gobierno están en el mercado de lácteosPerdimos por abandono: EE.UU. se quedó con el mercado brasileño de trigo gracias a la desidia argentinaYa es oficial: está vigente el programa de reducción progresiva de retenciones a la soja que comenzará en enero de 2018Paradoja K: el sector agroindustrial argentino dejó de ser competitivo a pesar de contar con un precio internacional de la soja récordSin Chávez no es lo mismo: la exportación de tractores argentinos a Venezuela descendió un 55%Salió el FAS teórico de la leche argentina: confirma que el negocio de exportación sigue siendo horribleQuién es Luis Basterra: el ministro de Agricultura designado por Alberto FernándezEl año pasado el déficit energético argentino superó los 4600 M/u$s: no alcanza toda la exportación de soja para financiarlo