Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Basta de vender humo: para potenciar exportaciones a China no se necesita a Alibaba sino un Tratado de Libre Comercio

Un factor de competitividad clave para acceder al mercado asiático.
Basta de vender humo: para potenciar exportaciones a China no se necesita a Alibaba sino un Tratado de Libre Comercio

“Las plataformas de Alibaba (Group) van a ser designadas como canales oficiales por el gobierno argentino, que también va a proveer de soporte online y offline a los productores de vinos nacionales en China. Dichos canales recibirán apoyo con campañas para aumentar la conciencia y la educación sobre la cultura argentina del vino y la promoción de relaciones entre comerciantes de los diferentes países”.

Esta cita textual de un comunicado oficial es puro humo. Hacer un acuerdo con la mayor corporación de comercio digital de China (y del mundo) sin tener las condiciones necesarias para exportar vinos de manera competitiva a ese mercadazo, es sólo una expresión de deseos (en el mejor de los casos) o una broma (en el peor).

China es actualmente el principal comprador de vinos chilenos envasados. En el primer trimestre de 2017 un 14,9% del total de las ventas del período (324 M/u$s) correspondió a colocaciones realizadas en ese mercado asiático, seguido por EE.UU. (11,9%) y Japón (11,2%), según datos oficiales.

La principal ventaja competitiva de los vinos chilenos en China es un Tratado de Libre Comercio (TLC) que permite que el producto trasandino ingrese a ese mercado libre de aranceles y restricciones aduaneras. Es decir: la principal ventaja es fruto de una tecnología intelectual.

En pocos días el presidente Mauricio Macri viajará a China para oficializar el financiamiento destinado a construir dos nuevas centrales nucleares en territorio argentino. Se trataría de una oportunidad única, además, para comenzar a sentar las bases de un TLC entre ambas naciones.

Si hubiese que elegir un solo indicador para definir el fracaso de la política económica argentina (combo de proteccionismo, sustitución de importaciones y despilfarro de fondos públicos), seguramente sería el déficit comercial que registra el país con China (1758 M/u$s en el primer trimestre de este año según datos oficiales del Indec). Resulta insólito que un pequeño país especializado en la elaboración de alimentos tenga un déficit comercial tan abultado con el mayor comprador de alimentos del mundo.

En los últimos meses funcionarios del gobierno nacional están promoviendo readecuaciones salariales para incrementar la competitividad industrial. Un TLC con China, además de incrementar las exportaciones, permitiría readecuar el precio interno de los bienes básicos para alinearlos con los (pauperizados) salarios argentinos. Se acabaría –es cierto– el reinado de los empresarios truchos que viven de esquilmar a los consumidores argentinos de indumentaria, electrodomésticos y artículos digitales. Pero lo justo, en la actual coyuntura, es que el ajuste sea para todos. No sólo para algunos.

Luego de más de una década de cavernícolas en el gobierno diciendo que había que cerrar las exportaciones para garantizar la seguridad alimentaria, lo que viene a continuación, quizás, sea difícil de comprender para bastante gente. Igual hagan el esfuerzo. Un TLC con China (o con cualquier otra nación complementaria de la economía argentina) permitiría además tener alimentos más baratos para los argentinos, porque, al ampliar la base de clientes, los empresarios tendrían muchas más herramientas para subsidiar al consumo local.

Basta con mirar lo que sucede con Conaprole en Uruguay. La cooperativa láctea, que exporta la mayor parte de su producción, puede darse el lujo de vender a los consumidores orientales leche entera en sachet a un precio en góndola equivalente a 12 pesos argentinos por litro, mientras que el sachet más barato de Mastellone Hnos (empresa que concentra la mayor parte de sus ventas en el mercado interno) se vende a un precio minorista de 22 pesos/litro. Esa es una de las razones por la cual la primera línea del gobierno uruguayo está realizando grandes esfuerzos para negociar un TLC con China.

En el primer trimestre de este año las ventas a China de vinos argentinos envasados sumaron apenas 3,5 millones de dólares (equivalente al 2% del total del período), según datos del Observatorio Vitivinícola Argentino. La principal razón de tan pobre performance es el arancel del 14% que los vinos argentos deben abonar para poder ingresar a ese mercado.

El actual esquema económico argentino está completamente agotado: el tercio de la población argentina que no tiene ingresos suficientes ni siquiera para alimentarse puede dar testimonio de eso. Igual se puede seguir profundizándolo. O podemos cambiar. Lo que no se puede hacer es seguir vendiendo humo.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Lengua: uno de los pocos productos rentables que quedan en el negocio de la exportación de carneLos productos de las economías regionales y la carne bovina son los más comprometidos por la devaluación brasileñaNuevo Registro Fiscal de Tierras Rurales: Afip reforzará controles para evitar evasión en arrendamientos agrícolasSushi para todos: en 2013 el salmón de rápido crecimiento podría ser el primer animal transgénico habilitado para consumo humanoTenemos casi dos meses por delante de mercado climático sudamericano: hagan sus apuestasEl fin de semana regresan las lluvias sobre la zona central del país: se prevén nuevas tormentas en el NOAEn el último año la capacidad de compra energética de la soja argentina aumentó casi un 30%Todo listo para arrancar con la cosecha de cebada cervecera: el FAS teórico se ubica en torno a 220 u$s/toneladaLos administradores de fondos agrícolas siguen apostando a la baja: la posición neta especulativa en maíz registró un nuevo mínimo históricoLos precios de importación del fosfato monoamónico siguen estables gracias a la consolidación de China como gran proveedor mundialEsta semana la probabilidad de lluvias seguirá concentrada en el norte del país: en la región pampeana los aportes de agua serán limitadosSe acabó el subsidio maicero: en noviembre se necesitaría un precio de leche de 2,70 $/litro para compensar la suba del valor del cerealSe levantó el paro nacional de Atilra al llegar a un acuerdo con el gobierno: llega el salvataje a SanCor para restablecer la cadena de pagosControl comercial: interdictaron 440 toneladas de granos en Salta, Tucumán y Buenos AiresLos gobiernos provinciales se hacen adictos a la soja: en 2014 casi el 27% de la obra pública se financió con el Fondo Federal SolidarioEsta semana se viene otra ronda de lluvias importantes en la mayor parte de las regiones productivasNuevo escenario político argentino: los operadores especulativos se preparan para recibir el impacto de ventas aluvionales de sojaEl sobreprecio pagado por Venezuela por los pollos argentinos llegó al 45%: con valor de mercado podría haber comprado 40.000 toneladas más el año pasadoLa industria ensambladora de Tierra del Fuego consume un 16% de las agrodivisas para elaborar artículos carísimos: equipar un hogar cuesta 150% más que en ChileCrisis avícola: cheques rechazados de Avicoper suman 2,49 millones de pesosLa industria etanolera argentina va camino a cumplir el corte del 10% a pesar de la reducción del precio del biocombustibleEl posicionamiento alcista de los fondos especulativos en soja regresó al nivel presente en julio de 2015: en ambos casos por efecto de una inundaciónNecesitamos una buena cosecha: el sector agropecuario sigue siendo el único proveedor de divisas de la economía argentinaLa lección estadounidense: cuidado con sembrar semilla de uso propio de mala calidadCambio estructural en el negocio agrícola en campo alquilado: la mayor parte de los acuerdos se negocian con el precio de la soja nuevaA partir del miércoles prevalecerá el tiempo inestable sobre la región central del paísVassalli y Claas concentran el negocio de exportación de cosechadorasDesapareció el último informe de estimaciones agrícolas del Ministerio de Agricultura: contenía datos alcistas para el mercado interno de trigo