Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Un cambio de paradigma agrícola: modelo de cobertura con rolado de baja intensidad

Tecnologías de procesos para promover la sostenibilidad
Un cambio de paradigma agrícola: modelo de cobertura con rolado de baja intensidad

Algunos pioneros comienzan a quebrar las barreras presentes en los sistemas agrícolas tradicionales para experimentar con nuevas herramientas orientadas a buscar soluciones agronómicas sostenibles por medio de la implementación de procesos biológicos intensivos. No se trata de simple curiosidad, sino –probablemente– de un cambio de paradigma que viene en camino.

Sandro Raspo vive en el campo junto a su esposa Teresa. La localidad más cercana a su establecimiento es el pueblo de Santa Regina (localizado en el norte del partido bonaerense de Gral. Villegas). Este integrante del CREA Melo Serrano –del que forma parte del presidente de Aacrea Francisco Iguerabide– tenía un problema: debía producir un campo lindante a una zona urbanizada. Y entonces comenzó a preguntarse cómo reducir la cantidad y las dosis de aplicaciones de agroquímicos en esa situación.

“En superficie agrícola lindante a los pueblos no se puede dejar de producir por la pérdida económica que eso representa. Es necesario encontrar alternativas orientadas a reducir la aplicación de agroquímicos en esos sectores”, explica Sandro en un arrtículo publicado en la última edición de la Revista CREA.

Comenzaron a probar cultivos de cobertura para que compitan con las malezas. Luego descubrieron que en sistemas de agricultura orgánica en siembra directa de EE.UU. se está implementando un rolo de baja intensidad (roller-crimper) para aplastar el cultivo de cobertura, de manera tal que el mismo, en lugar se secarse con una pulverización, lo haga de manera natural. “Con esa tecnología logramos reducir de manera significativa las aplicaciones realizadas”, explica el empresario CREA.

¿Dónde conseguir un rolo de baja intensidad para aplastar cultivos? Sandro buscó. Pero no encontró nada. Así que las primeras experiencias las hizo con un rolo para picar rastrojo al que le realizó algunas modificaciones. “Me tomó tres días quitar los 586 tornillos de ese rolo”, recuerda. Finalmente, logró que una metalúrgica, localizada en Rufino, realizara un modelo adaptado a las necesidades del sistema (ver foto).

“El rolo de baja intensidad, además de aplastar al cultivo, rompe sus tallos, o que permite que el mismo se seque en un plazo de siete a diez días para generar un colchón de cobertura que mejore la salud del suelo y pueda ser aprovechado por el próximo cultivo”, señala el productor.

Comenzaron a sembrar centeno y triticale como cultivo de cobertura. Luego probaron con nabos (Brassica), los cuales, al tener raíces más profundas, contribuyen a mejorar la estructura física del suelo. “El cultivo de Brassica además captura nitratos y eso contribuye a evitar problemas de lixiviación (movilidad de ese elemento hacia las napas subterráneas)”, comenta.

“Con este sistema, hacia mediados de agosto podemos ver flores y mariposas en el campo. Y dejamos que apicultores coloquen sus colmenas para que las abejas promuevan los procesos de polinización, además de tratarse de una evidencia biológica del cuidado ambiental presente en el establecimiento”, añade Sandro. Este año van a incorporar trébol persa y balansa para evaluar el comportamiento de los mismos en el sistema.

En términos de corto plazo, el sistema con cultivo de cobertura es más oneroso que el tradicional. Sin embargo, el mismo debe analizarse de manera integral para medir de manera efectiva la conveniencia económica del mismo. “Un cultivo de cobertura debe amortizarse en el período de la rotación, tal como se hace con las pasturas, porque el costo adicional debe ser evaluado con los eventuales incrementos de productividad que el mismo pueda llegar a generar en los siguientes cultivos”, indica Sandro.

“Además, el cuidado de las personas, el suelo y los acuíferos debe ser entendido como un criterio propio de la actividad agropecuaria en términos equivalentes a la necesidad de ser rentables económicamente en el largo plazo; eso sin mencionar las restricciones sociales e institucionales que tenemos en la actualidad y que tendremos en un futuro cercano”, concluye.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Otro negocio agrícola que se desdibuja: el precio de exportación de la arveja argentina cayó más de 130 u$s/tonelada en el último añoLas compañías aseguradoras se preparan para competir fuerte en la nueva campaña luego de cerrar el ciclo 2014/15 con resultados excelentesPeguen sin asco: la locura por el precio del asado dejó al descubierto el nivel de indefensión de la cadena de valor de la carne argentinaNo esperen soluciones mágicas: la respuesta contra las malezas resistentes está en la capacidad de aprendizaje de los productoresAlerta comercial: mañana comienza un paro de trabajadores del Senasa que afectará por tres días la actividad portuariaMacri: “Los argentinos que trabajan en el campo tienen potencial para ganar lugar en los supermercados del mundo”Derrumbe de precios: operadores especulativos aprovecharon datos negativos para liquidar posiciones compradas en soja y maízCaída por dos: se profundiza el descenso del precio de exportación de la leche en polvo con menos ventas por el “cepo lácteo”En los últimos cinco años desaparecieron 502 tambos en Uruguay: las mayores eficiencias de escala no pudieron contra el “cambio climático”Adiós soja: la agricultura tradicional ya no es viable en el norte de Salta por el crecimiento desmedido de costosEsperar ya no es tan rentable: se cayó el “premio a la paciencia” ofrecido por la demanda de sojaCabrera: “El verdadero problema de SanCor no es tanto el tambero, sino los empleados”China es una aspiradora de divisas para la Argentina: en cambio Chile y Brasil logran vender a la nación asiática mucho más de lo que le compranMañana se intensifica la ola polar: crece el riesgo de heladas sobre la región pampeanaNestlé invierte 20 M/u$s para montar una nueva planta industrial en Uruguay: “Una de las más importantes de la última década en la región”Salió la emergencia agropecuaria para citricultores entrerrianos: los productores bonaerenses inundados siguen en lista de esperaSi gana Macri se acaba el subsidio maicero: industrias consumidoras del cereal deberán acomodarse al nuevo escenarioSe acabó el subsidio maicero: en noviembre se necesitaría un precio de leche de 2,70 $/litro para compensar la suba del valor del cerealRanking de voracidad fiscal: Buenos Aires es la provincia pampeana que aplica los mayores impuestos a los empresarios que producen en campos alquiladosSequía brutal en el NOA: las exportaciones de poroto Alubia cayeron casi un 50%Para Arcor el aceite vegetal hidrogenado no es nocivo para la salud: en EE.UU. lo quieren prohibir para “prevenir 20.000 ataques de corazón al año”En las elecciones de este domingo se juega el destino de la Argentina: también la suerte de la campaña maiceraEl gobierno volvió a aumentar las retenciones al biodiesel: también redujo el ingreso de las Pymes que producen el biocombustible para el mercado internoLa probabilidad de lluvias seguirá concentrándose en el sector este del paísOtro factor bajista para el maíz: China rechaza el ingreso de un embarque con un evento no aprobado de SyngentaFinalmente Brasil y Uruguay incluirán a la Argentina en las negociaciones comerciales con Europa: pero esperarán al nuevo gobiernoCrecen las importaciones argentinas de glifosato: los precios del herbicida cayeron 15% en el último añoGracias productores argentinos: se vendieron 7100 “camionetas agropecuarias” más que el año pasado