Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Argentina sigue siendo el país de la mentira: cambiemos

Disfraces conceptuales que luego pueden terminar saliendo caros.
Argentina sigue siendo el país de la mentira: cambiemos

Peor que ser mentiroso es mentirse a uno mismo. Porque esa es la primera señal de que, algo que debe cambiar, no lo va a hacer nunca.

Un presidente dice que tiene un plan para producir un millón de autos por año. Pero el término correcto es ensamblar. Porque Argentina no produce autos. Ni tiene las condiciones necesarias para hacerlo. De hecho existen subsidios para automotrices que logren alcanzar una integración del 30% de autopartes nacionales. Copien un libro de otro y luego reescriban un 30% del mismo. Vayan a una editorial y digan que escribieron el libro. Prueben a ver qué pasa.

Funcionarios provinciales, dirigentes (pseudo) empresarios y sindicalistas dicen que existe una avalancha de importaciones que perjudica a la industria argentina. No es cierto. Pero aunque lo fuera, en una nación civilizada no habría cabida para quejas tan simiescas, pues una de las bases del acuerdo social es la libertad de comercio (entre otras muchas libertades). Quejarse por las importaciones, en términos conceptuales, implica también validar las restricciones a las exportaciones, que en la Argentina destruyeron la producción de trigo y provocaron un holocausto bovino en el cual murieron más de diez millones de animales.

Economistas buscan las excusas más insólitas para asegurar que el tipo de cambio real argentino no está sobreapreciado. Muchas agroindustrias exportadoras crujen. Incluso con la promesa de reintegros. Seguramente parte del problema reside en la presión impositiva, regulaciones burocráticas, infraestructura, acceso a mercados externos, disponibilidad de oferta de trabajadores capacitados y financiamiento accesible. Pero todo eso lleva mucho tiempo. El primer paso para comunicar al sector exportador que debe ponerse en marcha es un tipo de cambio adecuado.

Funcionarios nacionales dicen que no habrá necesidad de que las industrias lácteas despidan personal. Dirigentes gremiales del sector aseguran que no aceptarán despidos. Pero si la oferta argentina de leche se derrumbó, entonces la capacidad instalada de la industria láctea quedó sobredimensionada. Lo ideal, por supuesto, hubiese sido que la producción no cayera, que las exportaciones crecieran, que se ganaran nuevos mercados. Pero eso no ocurrió. Así que las industrias lácteas –si quieren sobrevivir– deben adaptar su estructura a la oferta de leche disponible. Por más doloroso que sea.

Funcionarios nacionales insisten en emplear palabras amables para dialogar con dirigentes de organizaciones sociales cuyo único propósito, en el mejor de los casos, reside en promover el caos para solicitar más dinero a cambio de calmas transitorias. Caos que dificulta o directamente hace inviable que la gente trabajadora pueda desarrollar sus actividades. Gente trabajadora que, al pagar impuestos, son precisamente quienes generan los recursos necesarios para financiar los piquetes organizados.

La salud mental de una comunidad podría medirse entre el nivel de correspondencia presente entre la realidad de los hechos y la enunciación de los mismos. El hecho de que una persona como Donald Trump haya sido elegido presidente de EE.UU. no necesariamente indica que todos sus votantes estén de acuerdo sus propuestas. Es más bien una señal del cansancio hacia los políticos de manual acostumbrados a decir lo contrario de lo que piensan.

Las palabras tienen su propia economía. Cuando se las emplea por demás, pierden valor. Cuando se las usa sin sustento, se degradan. Cuando no se corresponden con los hechos, dejan de tener peso específico propio. Y así es como vamos devaluando uno de los principales instrumentos que tenemos para crear lazos de confianza con los otros.

Actuar como pensamos y pensar como hablamos es la decisión económica más conveniente que puede tomar cualquier organización. Hacer lo contrario –a menos que seamos auténticos psicópatas– implica exponerse a una serie de riesgos que luego podrían terminar siendo más onerosos que el daño que se pretendió evitar al ocultar algo considerado oprobioso. Cambiemos.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

El precio de exportación del maní blancheado se estabilizó en torno a 1400 u$s/tonelada luego de caer 25% en el último añoAlerta comercial en el norte de Santa Fe: otra empresa agropecuaria de Reconquista comienza a registrar cheques sin fondosCon los valores actuales la cebada cervecera es el único cultivo que puede generar caja en cosecha: el trigo es sólo para gente pacienteSe acaba el cupo de exportación de trigo 2012/13: comenzaron a pincharse los precios Ingresaron 89 sembradoras John Deere: la versión más económica del modelo 1745 se declaró a 89.650 dólaresEl plazo para declarar semilla de soja de uso propio fue extendido hasta el 31 de agostoEn el último año la capacidad de compra energética de la soja argentina aumentó casi un 30%En lo que va del año Rusia y Ucrania fueron los principales compradores de sembradoras argentinas: aún no se envió nada a VenezuelaCrisis frigorífica: en la adjudicación de la cuota Hilton 2013/14 habrá cuarenta empresas menos que cinco años atrás Maíz temprano: en la zona núcleo pampeana debe lograrse un rinde de 128 qq/ha para obtener el mismo ingreso que el propietario del campoPara China la Argentina sigue siendo una factoría de soja: en lo que va del año el déficit comercial con la nación asiática ya supera los 2700 M/u$sOperadores especulativos en Chicago comenzaron a subir las apuestas alcistas en maíz: pero siguen bajistas en sojaEn el horno: con el planchazo de precios los tambos pequeños ya están perdiendo casi un peso por litro producidoPrecios en caída libre: China sigue inundando el mercado internacional de urea granuladaEsta semana no se esperan lluvias importantes: ideal para avanzar con la siembra de sojaGente que va para adelante: Uruguay podrá comenzar a exportar productos cárnicos bovinos a CoreaNo sólo de soja vive la Argentina: Kicillof aceptó finalmente liberar exportaciones de trigo para promover el ingreso de divisasArgentina al revés: los menores niveles de cumplimiento de refugios de maíz se registran donde más se los necesitaPor la mayor competencia se licuó la participación de la Toyota Hilux en el mercado argentino de camionetasMás del 20% de las exportaciones uruguayas de carne ya se destinan al mercado chino: el desafío ahora es posicionar cortes premiumLos frigoríficos bovinos exportadores siguen perdiendo dinero: expectativa por el refuerzo de los reintegrosRecarga de perfiles: esta semana se llueve todo en las regiones productivas del norte del paísProvincias se suman a la avalancha burocrática para complicarle la existencia a los empresarios agropecuariosEl programa brasileño de gestión de envases de agroquímicos proyecta procesar este año un récord de 45.500 toneladas: en la Argentina sigue siendo una cuenta pendienteCon la industria de sustitución de importaciones y la energía ya no basta: ahora el campo también se hace cargo del déficit turísticoArgentina representa un 8% de la exportación total de carne vacuna del Mercosur: Brasil mantiene el liderazgo con el 60%Casi doce años después de implementado dieron de baja el ROE Rojo: frigoríficos ya no deberán pedir permiso para exportar carneValor agregado: el precio de exportación del aceite de girasol alto oleico certificado es casi un 50% superior al FOB oficial