Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Argentina sigue siendo el país de la mentira: cambiemos

Disfraces conceptuales que luego pueden terminar saliendo caros.
Argentina sigue siendo el país de la mentira: cambiemos

Peor que ser mentiroso es mentirse a uno mismo. Porque esa es la primera señal de que, algo que debe cambiar, no lo va a hacer nunca.

Un presidente dice que tiene un plan para producir un millón de autos por año. Pero el término correcto es ensamblar. Porque Argentina no produce autos. Ni tiene las condiciones necesarias para hacerlo. De hecho existen subsidios para automotrices que logren alcanzar una integración del 30% de autopartes nacionales. Copien un libro de otro y luego reescriban un 30% del mismo. Vayan a una editorial y digan que escribieron el libro. Prueben a ver qué pasa.

Funcionarios provinciales, dirigentes (pseudo) empresarios y sindicalistas dicen que existe una avalancha de importaciones que perjudica a la industria argentina. No es cierto. Pero aunque lo fuera, en una nación civilizada no habría cabida para quejas tan simiescas, pues una de las bases del acuerdo social es la libertad de comercio (entre otras muchas libertades). Quejarse por las importaciones, en términos conceptuales, implica también validar las restricciones a las exportaciones, que en la Argentina destruyeron la producción de trigo y provocaron un holocausto bovino en el cual murieron más de diez millones de animales.

Economistas buscan las excusas más insólitas para asegurar que el tipo de cambio real argentino no está sobreapreciado. Muchas agroindustrias exportadoras crujen. Incluso con la promesa de reintegros. Seguramente parte del problema reside en la presión impositiva, regulaciones burocráticas, infraestructura, acceso a mercados externos, disponibilidad de oferta de trabajadores capacitados y financiamiento accesible. Pero todo eso lleva mucho tiempo. El primer paso para comunicar al sector exportador que debe ponerse en marcha es un tipo de cambio adecuado.

Funcionarios nacionales dicen que no habrá necesidad de que las industrias lácteas despidan personal. Dirigentes gremiales del sector aseguran que no aceptarán despidos. Pero si la oferta argentina de leche se derrumbó, entonces la capacidad instalada de la industria láctea quedó sobredimensionada. Lo ideal, por supuesto, hubiese sido que la producción no cayera, que las exportaciones crecieran, que se ganaran nuevos mercados. Pero eso no ocurrió. Así que las industrias lácteas –si quieren sobrevivir– deben adaptar su estructura a la oferta de leche disponible. Por más doloroso que sea.

Funcionarios nacionales insisten en emplear palabras amables para dialogar con dirigentes de organizaciones sociales cuyo único propósito, en el mejor de los casos, reside en promover el caos para solicitar más dinero a cambio de calmas transitorias. Caos que dificulta o directamente hace inviable que la gente trabajadora pueda desarrollar sus actividades. Gente trabajadora que, al pagar impuestos, son precisamente quienes generan los recursos necesarios para financiar los piquetes organizados.

La salud mental de una comunidad podría medirse entre el nivel de correspondencia presente entre la realidad de los hechos y la enunciación de los mismos. El hecho de que una persona como Donald Trump haya sido elegido presidente de EE.UU. no necesariamente indica que todos sus votantes estén de acuerdo sus propuestas. Es más bien una señal del cansancio hacia los políticos de manual acostumbrados a decir lo contrario de lo que piensan.

Las palabras tienen su propia economía. Cuando se las emplea por demás, pierden valor. Cuando se las usa sin sustento, se degradan. Cuando no se corresponden con los hechos, dejan de tener peso específico propio. Y así es como vamos devaluando uno de los principales instrumentos que tenemos para crear lazos de confianza con los otros.

Actuar como pensamos y pensar como hablamos es la decisión económica más conveniente que puede tomar cualquier organización. Hacer lo contrario –a menos que seamos auténticos psicópatas– implica exponerse a una serie de riesgos que luego podrían terminar siendo más onerosos que el daño que se pretendió evitar al ocultar algo considerado oprobioso. Cambiemos.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Cristina lo hizo: el año pasado se vendieron en el mercado argentino 2230 sembradoras menos que en 2002En 2014 se prevé que China importe 650.000 toneladas de leche en polvo entera: Argentina se durmió ante el avance de Nueva ZelandaSushi para todos: en 2013 el salmón de rápido crecimiento podría ser el primer animal transgénico habilitado para consumo humanoGracias argentinos: por el “cepo lácteo” la exportación uruguaya de leche en polvo entera creció un 12%En lo que va del año apenas se exportaron cinco pulverizadoras argentinas: una fue colocada en RusiaLa ganadería argentina en las puertas de un nuevo proceso de liquidación: la faena de hembras alcanzó el nivel más alto desde 2007Todo listo para que Argentina comience a exportar sorgo a China: el primer importador mundial del productoGracias China: en apenas dos meses el precio promedio de importación del glifosato cayó casi un 12%Siguen apareciendo noticias alcistas para la soja: estiman que el USDA debe seguir desinflando los números proyectados de la cosecha estadounidenseDatos oficiales: la intervención oficial promovió la desindustrialización del sector cerealeroLa exportación de quesos duros es un negocio horrible (las colocaciones igual crecen porque no queda otra)Los propietarios de campos que cerraron alquileres agrícolas tempranos hicieron mucho mejor negocio: esperar fue contraproducenteErize: “En la próxima campaña la vedette va a ser la soja”El primer tiempo del partido del maíz está perdido: ahora todas las fichas están puestas en los planteos tardíosFondos especulativos iniciaron una gran liquidación de posiciones compradas en maíz: pero la demanda real apareció para ponerle piso al bajón de preciosLas exportaciones argentinas de maíz pisingallo crecieron casi un 10%: los precios se mantienen por encima de los 800 u$s/toneladaLo que faltaba para dejar fuera de competencia al trigo: ofrecen contratos de cebada cervecera con un precio de 160 u$s/toneladaRepro: en 2016 el sector cárnico bovino ocupó el segundo puesto en el ranking de empresas que debieron ser asistidas con subsidios laboralesLa reforma de la ley de semillas no contempla los eventos biotecnológicos: piden establecer el pago de un solo “canon tecnológico”No se prevén grandes sobresaltos climáticos: el tiempo seguirá ideal para avanzar con la cosecha gruesaEl presidente de FAA aseguró que “los pequeños chacareros no son los que especulan y, si en algún caso acopian soja, lo hacen por necesidad”La industria etanolera argentina va camino a cumplir el corte del 10% a pesar de la reducción del precio del biocombustibleEducasión argentina: texto oficial dice que la soja “significó la desocupación, la pobreza y la pérdida de la salud”Alerta comercial para lácteos, cebollas y manzanas: el gobierno brasileño decidió profundizar la devaluación del realEn que va del año Venezuela pagó por los pollos argentinos un precio casi 42% superior al abonado por el resto de las naciones importadorasCrucianelli: “Emplear créditos con tasas subsidiadas para la compra de sembradoras importadas es un daño para el país”Córdoba es la provincia más perjudicada por la coparticipación de las regalías sojeras: en lo que va del año perdió más de 900 M/$Perdimos por abandono: EE.UU. se quedó con el mercado brasileño de trigo gracias a la desidia argentina