Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

Manual de instrucciones para armar un plan de comunicación agropecuario que no sirve para nada

Otro caso más de mensajes endogámicos.
Manual de instrucciones para armar un plan de comunicación agropecuario que no sirve para nada

Esta semana se difundió una nueva campaña de comunicación orientada a mejorar la imagen del campo en la representación mental de la mayor parte de los argentinos. Se trata de una serie de afiches que dicen que con los dólares generados por las exportaciones agroindustriales “cargamos 40 camiones de caudales”. Que poniendo todos los granos producidos en camiones “daríamos dos vueltas a la Tierra”. Que la producción argentina de leche alcanza para “llenar una taza de leche diaria para todos los niños de América latina”. Y así.

Se trata (otra vez) de una campaña endogámica. Es decir: para promover el orgullo de lo propio entre los propios. Para la mayor parte de la población argentina –integrada por personas que no llegan a fin de mes– un mensaje de tales características, en el mejor de los casos, produce indiferencia (“mi sueldo no va crecer por más vueltas y más vueltas a la Tierra que hagan los camiones con granos”). Y, en el peor de los casos, resentimiento (“¿tanta leche y tengo que sacar un crédito personal para comprar un buen pedazo de queso en el supermercado?”).

La buena noticia es que la mayor parte de los integrantes del sector agropecuario saben o intuyen que, si no logran cambiar la imagen del campo que actualmente tienen la mayor parte de los argentinos, seguirán acumulando problemas tanto en sus propias comunidades como en la agenda pública. La mala noticia es que casi todo lo que se ha hecho al respecto hasta el momento ha sido fútil.

Más que un plan de comunicación, el agro argentino requiere un programa de marketing orientado a construir puentes –donde no existen– entre dos necesidades complementarias.

Pocos recuerdan que entre los años 2002 y 2004 –durante una de las mayores crisis económicas argentinas– la cadena cárnica pudo subsidiar el valor de los principales cortes vacunos vendidos en el mercado interno gracias a las extraordinarias condiciones presentes para exportar carne y cuero. Luego un grupo de descerebrados (que casi no encontró resistencia) imaginó que liquidar la exportación era una manera óptima de aumentar la disponibilidad interna de carne. El resultado: cientos de empresas ganaderas y frigoríficas cerradas, decenas de miles de desocupados y precios altísimos de la carne bovina.

Si el proceso ganadero-cárnico iniciado en 2002 no se hubiese interrumpido, actualmente, además de tener precios internos muchos más bajos del asado y la nalga, decenas de miles de argentinos desempleados podrían tener un trabajo.

Los integrantes del sector agropecuario, en lugar de seguir perdiendo recursos en contar los camiones de caudales que se podrían llenar con las agrodivisas (que ciertamente no están en los bolsillos del tercio de la población argentina que pasa hambre), deberían trepar al Obelisco para gritarle a los mayor parte de la gente que están de su mismo lado. Que los alimentos serían más baratos si los pudiésemos exportar sin restricciones a todos los mercados del orbe. Que habría más oportunidades de trabajo para todos. Que los electrodomésticos, celulares y automóviles serían mucho más accesibles con Tratados de Libre Comercio (TLC).

Si ese concepto estuviese claro para la mayor parte de los argentinos, entonces no tendrían inconvenientes en visualizar que los recientes conflictos comerciales con China (el primer importador mundial de alimentos) son una mala noticia que sólo beneficia a un pequeño grupo de inescrupulosos acostumbrados a cazar en el zoológico.

Ezequiel Tambornini

Artículos relacionados

Basta de insistir con la importancia de comunicar lo que hace el campo: el problema está en otra parte

El poder de la imagen: una lección práctica sobre el impacto de la representación mental del campo

Sin acuerdos de libre comercio Argentina nunca será el “supermercado del mundo”: el caso testigo del vino

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Argentina se hace adicta al yuyo: la participación de la soja en las exportaciones alcanzó un récord históricoBrasil avanza: la principal entidad gremial agropecuaria inaugura una oficina en China para promover las exportaciones Insensatez total: las agrodivisas que faltan en la economía argentina se usaron para cambiar el auto y hacer viajes exóticos La exportación de quesos duros es un negocio horrible (las colocaciones igual crecen porque no queda otra)Se interrumpió la recuperación del precio de la leche medido en moneda maíz: la relación recién se acomodaría con el ingreso de la cosechaEl gobierno volvió a aumentar las retenciones al biodiesel en pleno derrumbe del precio internacional del aceite de sojaSencillo: con la publicación de un precio los productores trigueros podrían ganar 30 u$s/tonelada másEsta semana habrá tiempo ideal para avanzar con la cosecha en la mayor parte de las regiones productivasMirame pero no me toques: Banco Nación ofrece las mejores condiciones de financiación para agroinsumos pero restringe fondos para productores de sojaDemasiado caros: en lo que va del año la Argentina fue el único país del Mercosur que registró una caída en la exportación de carne bovinaPauperización comercial: las menudencias representan un 60% de las exportaciones cárnicas bovinas argentinasEl sector agroindustrial ya no puede más: importadores están pagando la “cuenta energética” superior a 5000 millones de dólaresLas exportaciones argentinas de tolvas cayeron un 22%: cuáles son las empresa que lideran el rankingLos chinos no quieren intermediarios: la compañía estatal Cofco pasará a controlar las operaciones globales de NideraEl precio del glifosato importado aumento casi 18% en el último añoGracias argentinos: por el bloqueo comercial Paraguay logró captar inversiones para duplicar la industrialización de sojaBuryaile sobre Monsanto: “No puede un sector privado poner sus reglas por encima del Estado”Alertan que sobre-compras chinas de soja estadounidense podría ser una estrategia para derribar los precios en pleno ingreso de la cosecha sudamericanaExportaciones de leche larga vida a mercados asiáticos: la próxima parada para desarrollar al sector lácteo argentinoBingo: esta semana las lluvias se concentrarán en las zonas productivas más necesitadas de aguaEl gobierno amplió a diez años el plazo máximo para ingresar divisas generadas por exportaciones: se necesita una mejora urgente del tipo de cambio realCarambola rioplatense: la cadena lechera uruguaya mejoró sus ingresos gracias al “cepo lácteo” implementado por el gobierno argentinoEl mejor negocio: transformar aceite de soja en biodiesel para comercializarlo en el mercado internoLa industria de ovoproductos brasileña le pasó el trapo a la argentina con un aumento de exportaciones del 53%El fin de semana un frente frío atravesará el centro del país para generar algunas lluvias y tormentasChina habilitó el ingreso de la mayor parte de productos lácteos argentinos: quedaron afuera las filiales locales de Nestlé y DreyfusDefault sojero: muchos embarques de poroto de soja argentina no logran cumplir con el nivel mínimo de proteína Cristina lo hizo: se derrumbaron las exportaciones argentinas de biodiesel