Google+
Valor Soja »Ganadería

Dillon: “Me gustaría asistir con una buena red de frío a muchas localidades que hoy están pidiendo un matadero propio”

Entrevista al presidente del Senasa.
Dillon: “Me gustaría asistir con una buena red de frío a muchas localidades que hoy están pidiendo un matadero propio”

“Lo que ahora hay en el gobierno es una firme intención, todos juntos, en un control concreto del comercio ganadero y de carnes. Estamos trabajando de manera coordinada Senasa, AFIP, Agroindustria –con la reciente Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario–, Ministerio de Trabajo y gobiernos provinciales”. Así lo indicó el presidente del Senasa Jorge Dillon, en una entrevista publicada en la última edición de la Revista CREA.

“Estamos trabajando mucho con la AFIP porque entendemos que no abordar el tema del comercio de ganados y carnes va definitivamente contra la competitividad de toda la cadena cárnica; puede hacerse todo de manera excelente en genética, sanidad, alimentación y manejo, pero, si no se trabaja en reducir la falta de transparencia, todo lo bueno que se pueda hacer, luego se pincha”, añadió.

“Hoy muchos frigoríficos están complicados. Algunos productores podrán pensar vendo en negro y me hago unos pesos extra, pero eso no es un buen negocio para el país. Ahora existe mucho interés en resolver estos problemas, que nos lleva la vida como país”.

En los últimos años se retrocedió muchísimo en ese aspecto…

JD: Existen también algunos proyectos de comenzar a comercializar trozos o cortes refrigerados en lugar de medias reses para mejorar la comercialización. A mí me gustaría, en lo personal, avanzar en sentar las bases para mejorar la situación de los frigoríficos y asistir con una buena red de cámaras de frío a muchas localidades que hoy están pidiendo un matadero propio. No creo que la solución pase por tener un matadero propio; eso no es bueno para la cadena (cárnica). Actualmente tenemos en todo el territorio nacional 502 plantas de faena, de las cuales 150 son auditadas por Senasa, mientras que el resto son provinciales o municipales. Algunos frigoríficos grandes se han caído o suspendieron la faena; están con poca actividad. Y eso sucede a la par del florecimiento de pequeños establecimientos. Algunos pueden pensar que es una solución para los pueblos, pero nosotros creemos que eso tiene patas cortas. Es necesario poner inteligencia en armar un red de frío en serio, que apunte a garantizar la inocuidad del alimento. En definitiva, somos el organismo que debe cuidar al consumidor global de productos argentinos, dando garantía de inocuidad; entonces, la mejor manera de hacer eso es contar con establecimientos faeandores que cumplan con las normas higiénico sanitarios vigentes, porque eso le brinda seguridad a los consumidores.

Para eso se requiere una decisión política para poder cerrar aquellos establecimientos que no cumplen con las normas básicas de higiene y seguridad…

JD: Yo reivindico el trabajo que tenemos que hacer desde el Senasa como policía sanitario, que a veces algunos pueden mirar mal. Pero estamos convencidos de que tenemos que cuidar al que hace bien las cosas.

Parte de eso tiene que ver con la comunicación, porque avanzar en ese sentido a veces es señalado como algo que atenta contra el trabajo, cuando la tarea del Senasa es cuidar la salud y, en definitiva, la vida de las personas. El récord de casos de Síndrome Urémico Hemolítico que se registra en el país no son producto de una casualidad…

JD: Hay cuestiones que tienen que ver con las buenas prácticas en frigoríficos, en el procesamiento y en el comercio. Pero también tiene que ver con prácticas en la producción, especialmente en lo que respecta a residuos de antibióticos o de antiparasitarios, cuando no se deja transcurrir el período de carencia necesario para que determinado producto que se aplica desaparezca del producto final.

¿Cuál es el camino que el Senasa piensa seguir en las oficinas del interior? ¿Tienen pensando hacer una reorganización?

JD: Sí. En nuestro plan estratégico el principal recurso es el humano. Encontramos (en diciembre de 2015) un organismo que tiene 6500 empleados, de los cuales 1900 estaban en planta permanente y los restantes eran contratados con antigüedades que en muchos casos superaban los veinte años; es gente que tiene puesta la camiseta (del Senasa), pero que sufría la cuestión de no estar en la planta permanente. Eso no es bueno. Dimos la oportunidad de progresar a las personas con muchos concursos para pasar casi 2000 agentes contratados a planta permanente y esperemos poder seguir haciendo una recomposición de los recursos humanos, avanzando con más concursos. También estamos capacitando al personal que ingresó recientemente; existen nuevas tecnologías, nuevos desafíos en el mundo con cambios en las normas internacionales y eso necesita capacitación; tenemos un plan en ese sentido, aunque en algunas cuestiones debe mejorar. Esa es la base de una gestión de calidad. Muchas oficinas locales tienen agentes que no están lo suficientemente capacitados para dar respuesta a todo, aunque es cierto que cada vez tenemos más demandas y que la gestión se complejiza; entonces, entre los sistemas integrados de información que estamos terminando de ensamblar con registros, sanidad animal, inocuidad, controles de laboratorio y certificaciones, eso nos puede ayudar por un lado, pero por otro necesitamos capacitación.

Considerando que existe la posibilidad de emplear plataformas digitales para agilizar tramitaciones, muchas de esas demandas, ¿no se podrían canalizar por esa vía?

JD: Definitivamente sí, no hay duda que ese es el futuro. Tenemos que estar a esa altura como organismo si queremos ser eficientes y eficaces. Mucho de eso ya lo tenemos. Algo que propiciamos cuando me tocó ser director de Sanidad Animal, fue la autogestión del DTE, esa posibilidad que tiene el productor a las siete de la mañana, desde su casa o la oficina, mientras toma un mate, de obtener el DTE sin necesidad de trasladarse a la oficina local (del Senasa). Eso hoy mucha gente lo hace y esperamos que lo haga todo el mundo, para que, en definitiva, algún día sea una exigencia (obligatoria). La oficina local no necesita destinar tiempo para hacer eso, porque podría estar analizando datos para generar información que sirva para hacer un trabajo de fiscalización inteligente, vale decir, si se mueve hacienda y alguien se pregunta porqué se mueven tantas jaulas para aquel lado, vamos a ver qué pasa…

La entrevista completa puede leerse en la última edición de la Revista CREA.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Sorpresa: el proyecto oficial de exención de impuestos al biodiesel sigue favoreciendo el uso de gasoil importado Brasil Olímpico: desplazó a Australia para convertirse en el principal proveedor de carne bovina de ChinaEstablecieron criterios técnicos para comenzar a regular la producción de compost orgánicosBlindaje tributario aportado por el agro: creció un 160% la recaudación por derechos de exportaciónRégimen de ventanilla única: en 2017 se simplificarán los trámites para agilizar exportaciones agroindustrialesLuego de veinte años se actualizó el protocolo de ensayos de eficacia agronómica y fitotoxicidad de productos fitosanitariosSin crédito no hay magia: se derrumbó la venta de cosechadoras por la pérdida del poder de compra de los productoresEn que va del año Venezuela pagó por los pollos argentinos un precio casi 42% superior al abonado por el resto de las naciones importadorasEn el último año el precio de la leche descendió un 22% medido en moneda maízLa demanda pide la hora referí: retención efectiva en soja cayó al 16% para intentar tentar a los productoresIngreso limitado de camiones en las fábricas del sur santafestino: en la provincia de Buenos Aires es total el acatamiento del paro nacionalEn 2017 la agroindustria argentina generó un ingreso neto de divisas de 27.700 M/u$s: sin ese aporte la actividad del resto de los sectores económicos sería inviableTengo maíz en mi tanque: la mayor parte del etanol argentino ya se elabora en base al cerealDesastre: el USDA advierte que en el presente ciclo 2018/19 China importará 10 millones de toneladas menos de soja por el impacto de la fiebre porcina africanaSe dispararon las ventas de soja nueva con un precio de 300 u$s/tonelada: muchos productores prefieren ir a lo seguroSe acabó el cepo cambiario pero es como si siguiera vigente: en lo que va del año apenas ingresaron 30 cosechadoras importadas al mercado argentinoEn lo que va del año ingresaron 633 toneladas de carne de cerdo danesa: se vende en supermercados descongelada como “fresca”Llegó el “mercado climático” estadounidense: operadores especulativos ahora están mucho más pesimistas en soja que en maízMaquinaria agrícola: extendieron hasta el 31 de diciembre de 2020 el régimen de bonos de créditos fiscalesBuena noticia para los productores de cereales: se derrumbó el precio internacional de la urea granuladaCristina anunció que devolverá parte de las retenciones cobradas a pequeños productores: se trata de unos 4500 pesos mensualesArgentina volvió a producir trigo: ahora necesita urgente una política trigueraBID concedió préstamo de 200 M/u$s a la Argentina para atenuar apagón logístico presente en regiones extrapampeanasEl último logro de Moreno: el novillo argentino vale más que el uruguayo luego de haber destruido al sector cárnicoAlerta climático por otra jornada con lluvias torrenciales en zonas del NEA afectadas por inundacionesBanco Nación pasa a la ofensiva al declarar la acreencia de Vicentín SAIC en situación de “alto grado de insolvencia”Fundación Barbechando: “Es necesario un consenso para dejar de considerar a las derechos de exportación como una herramienta para el equilibrio fiscal”El clavo en el zapato de la industria láctea: la exportación de quesos duros sigue registrando precios horribles