Google+
Valor Soja »Actualidad, Agricultura

No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

Comparaciones entre el agro versus el sector petrolero.
No cambió nada: la agroindustria argentina debe seguir agachando la cabeza para financiar al resto de los sectores económicos

No son pocos los que creen que la Argentina cambió en las últimas semanas por el hecho de haber desalojado a un ejército de ocupación obstinado en sojuzgar a la población no colaboracionista por cualquier medio.

Es cierto. No es para desestimar haberse librado de semejante carga. Pero la Argentina sigue siendo la misma de siempre. No cambió nada. Volvimos en seguida a ser lo que siempre fuimos.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, decidió mantener –tal como había prometido el candidato presidencial kirchnerista Daniel Scioli– el megasubsidio petrolero financiado por los consumidores argentinos (ironía majestuosa: el único CEO que se jugó entero para combatir al ejército de ocupación terminó aceptando la lógica kirchnerista).

El precio pagado a las petroleras por cada barril refinado en el mercado interno fue fijado en 67,5 u$s/barril para el crudo proveniente de la cuenca Neuquina y en 54,9 u$s/barril para el chubutense; este último además recibirá 10 u$s/barril al exportarse.

Semejante medida –una auténtica burrada en pleno derrumbe del valor internacional del crudo– hará prácticamente inviable cualquier esfuerzo por controlar en el corto plazo la inflación, que fue, precisamente, uno de los instrumentos predilectos del ejército de ocupación kirchnerista para pauperizar a la población.

Si esa misma política de subsidios se aplicara, por ejemplo, al sector agrícola, los productores –considerando el valor de paridad de importación del crudo– podrían actualmente estar vendiendo soja a un valor del orden de 390 u$s/tonelada en los lugar de 238 u$s/tonelada. Y la compensación para tamberos, además de no tener una fecha de vencimiento de tres meses, sería de 1,70 $/litro en lugar de los 0,40 $/litro.

Seguramente existen medidas mucho más racionales para cuidar los empleos y la infraestructura del sector petrolero hasta que el valor internacional del crudo recupere posiciones. Pero los funcionarios a cargo optaron por hacer la plancha.

El concepto intelectual detrás de tales medidas es más doloroso que los efectos perniciosos que provocarán. El metamensaje es que todos los participantes de la agroindustria deben seguir agachando la cabeza para financiar a ensambladores de lavarropas, armadores de automóviles, elaboradores de indumentaria y –ahora también– petroleros que viven de empomarse a los consumidores argentinos a cambio de productos y servicios obsoletos en buena parte del mundo civilizado.

Europa pudo salir adelante después de la Segunda Guerra por las toneladas gigantescas de dólares volcadas en esa región por EE.UU. (busquen Plan Marshall en Google). Mauricio Macri volvió de Davos con muchas promesas, fotos de ocasión y palmaditas en la espalda.

La realidad es que nuestra fuente de divisas –nuestro empleo en el mundo– sigue dependiendo del esfuerzo de los trabajadores de la cadena agroindustrial (y de que además llueva bien y en los momentos adecuados).

La mala noticia es que –como se viene advirtiendo hace años– se acabó la era de los commodities. Ya no podemos vivir todos de las materias primas: tenemos que trabajar más para exportar alimentos elaborados. Pero eso requiere integrarse comercialmente con las principales naciones del mundo. Y para eso es indispensable desactivar a los truchos disfrazados de industriales. Un círculo vicioso.

Pisar la cabeza de los que producen las divisas que necesita la economía argentina para funcionar, con la excusa de que eso es necesario para financiar a los sectores menos favorecidos, es la fuente de todas las crisis argentinas. Si ese es el camino, sólo queda esperar que, luego de un ciclo de auge, estancamiento y desesperación, aparezca nuevamente, en algún momento, un nuevo grupo de cleptómanos, psicópatas y oligofrénicos que, cargados de promesas, vuelvan a sojuzgarnos a todos. Carpe diem.

Ezequiel Tambornini

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

La Comisión de Enlace anunció la realización de un nuevo paro agropecuario: comienza el sábadoEspecialidades que no escapan al declive general: otra campaña con precios planchados para la arveja argentinaMás gestión: la receta para tiempos turbulentosDiputado del PRO presentó un proyecto para liquidar todos los contratos asociativos de explotación tambera al considerarlos una “anomalía jurídica”Tercer año de súperventas de “camionetas agropecuarias” gracias a los créditos oficiales con tasas subsidiadasOtra vez los fondos especulativos contra la demanda real: subieron apuestas bajistas en sojaFactoría sojera: déficit comercial de Argentina con China supera los 5100 millones de dólaresDescontrol logístico: no ingresaron camiones a las terminales de Bahía Blanca por un piquete de trabajadores aceiterosEmpresas podrán deducir de impuestos programas de seguridad laboral por un monto de hasta 750.000 pesosHoy se celebra el Día Mundial del Suelo: cuáles son las principales amenazas de un recurso críticoRécord insólito: por cada 2,6 kilogramos de carne de pollo se exportó apenas uno de carne bovinaVolvieron a caer los precios de exportación del aceite de oliva por la recuperación española: expectativa por el crecimiento del consumo chinoAvanza el diseño de la norma IRAM de Buenas Prácticas AgrícolasNo sólo de energía vive YPF: la empresa estatal facturó más de 3600 M/$ por exportaciones de commodities agrícolasNueva ley de semillas: un desafío enorme para domesticar posturas irracionales luego de décadas de inacción oficialLa suba de Chicago pasó de largo en el mercado FOB: cayeron los precios de exportación de la harina de soja argentina por el exceso de ofertaG20 con fuego cruzado entre EE.UU. y China: porqué la viabilidad económica del principal complejo exportador argentino quedó comprometidaEl gobierno perdió más de 10 millones de dólares por no habilitar un primer tramo del cupo de maíz 2013/14 Esta semana la mayor probabilidad de lluvias se concentrará en el norte del paísShell puso a disposición 718 estaciones de servicio para que los transportistas puedan higienizarse y descansar: el listado completoLa recolección manual de uvas dejó de ser viable en el mercado argentino: es mucho más barata la cosecha mecanizadaErize: “Es necesario hacer ingeniería comercial para diferir ventas de trigo y maíz para el año que viene”Esta semana la mayor parte de las lluvias seguirán focalizándose en el Litoral y norte argentinoGolpe bajista para el maíz: China bloqueó el ingreso de granos destilados estadounidenses por contener un evento no aprobado de SyngentaEl gobierno reactivó el “plan venganza” contra el campo: cuál es el próximo objetivoLos índices de materias primas regresaron a los niveles presentes en 2002: ¿Volvemos a los años ’90?Orden público: el concepto jurídico del proyecto de reforma de la Ley de Semillas más resistido por parte de la industria desarrolladora de genética¿Quiénes están detrás del enfrentamiento territorial en el sector sindical frigorífico?