Google+
Valor Soja »Ganadería

Contraste rioplatense: brasileños compran frigoríficos en Uruguay al tiempo que cierran unidades en la Argentina

Minerva adquirió la planta de Carrasco por 37 millones de dólares.
Contraste rioplatense: brasileños compran frigoríficos en Uruguay al tiempo que cierran unidades en la Argentina

El grupo brasileño Minerva compró el 100% del frigorífico uruguayo Carrasco por un valor total de 37 millones de dólares (de los cuales 10 millones serán abonados con acciones de Minerva).

El frigorífico Carrasco, localizado en la zona de influencia de Montevideo, tiene una capacidad de procesamiento de 900 cabezas/día. “Con la compra de esa unidad, Minerva elevará su capacidad de procesamiento en Uruguay a unas 2400 cabezas/día y tendrá una participación de mercado en el sector externo del 18%”, indicó ayer martes la compañía por medio de un comunicado.

Minerva, que ya controla el frigorífico Pul en Uruguay, destacó que la planta de Carrasco está habilitada para exportar a la Unión Europea, China, Israel, EE.UU. y Canadá.

La adquisición del frigorífico Carrasco es otro paso más de nuestro plan de inversiones, cuyo principal foco es elevar nuestra capacidad productiva en América del Sur, reconociendo el excelente momento de la región en cuanto a producción y comercialización de carne bovina”, agregó el grupo brasileño.

Minerva pasará a contar con el 12,3% de la faena de bovinos en Uruguay, mientras Marfrig tiene casi el 22% y JBS controla el 7%. Es decir: el 41% de la faena de vacunos estará en manos de empresas brasileñas, según indicó un artículo del diario uruguayo El País.

En la Argentina se presenta la situación inversa: capitales brasileños están liquidando posiciones en el sector frigorífico local.

El grupo Marfrig mantiene activo apenas uno de los cinco frigoríficos que tiene en la Argentina (se trata de la unidad de Quickfood en la localidad puntana de Villa Mercedes).

Marfrig, que ya había cerrado el año pasado Vivoratá (localizado en la zona de influencia de Mar del Plata), este año desactivó también operaciones en la planta santafesina de Hughes. Las otras dos unidades – Mirab (Pilar) y Estancias del Sur (Unquillo)– están virtualmente paralizadas y a punto de cerrar de manera definitiva.

El último informe de resultados trimestrales de Marfrig indicó que en octubre-diciembre de 2013 la facturación de la división cárnica del grupo fue de 2255,7 millones de reales, apenas un 1% más que en julio-septiembre de 2013, debido “a una baja de las ventas en la Argentina, conforme a lo planeado, por el cierre temporario de algunas plantas, lo que fue parcialmente compensado por un aumento de las exportaciones brasileñas y uruguayas, además del buen desempeño del mercado interno brasileño”.

Foto: Presidente de Minerva Foods Fernando Galletti de Queiroz.

No TweetBacks yet. (Be the first to Tweet this post)

El mes en imágenes

Se vienen varios días óptimos para avanzar con la cosecha gruesa en a región pampeanaUruguay logró independizar su matriz exportadora del factor climático: carne vacuna y celulosa lideran el ranking de generación de divisasMirame pero no me toques: Banco Nación ofrece las mejores condiciones de financiación para agroinsumos pero restringe fondos para productores de sojaCambio de escenario: los operadores especulativos pasaron a estar más pesimistas en maíz que en sojaEl viernes 17 de julio la dirigencia agropecuaria (sin FAA) organiza una jornada de protesta nacional: “No maten al campo”Otra semana complicada: alerta por tormentas fuertes sobre la región central del paísÚltimos días para darse de alta en el Registro de Tierras Rurales: queda la opción de pagar adelantos de alquileres para evitar la retención del 28%Revuelo en la cadena comercial agrícola ante el rumor de eventual “happy hour” de retenciones a la soja en el veranoEn 2016 se duplicaron las divisas generadas por la exportación argentina de biodiesel: 2017 arranca con un derrumbe de preciosArgentina salva el año cambiario gracias el préstamo chino disfrazado de swap: pero a un costo carísimoPrecios espectaculares para las partidas de garbanzo argentino que lograron zafar del desastre climáticoRegalo de Navidad para el agro: un kirchnerista volvería a presidir la Comisión de Agricultura de DiputadosEl año arrancó con un desastre climático en la cuenca santafesina luego de que la producción nacional de leche cerrara el 2016 con una baja del 13%Agroinsumos: desempolvan cláusula usada en 2002 para poder seguir vendiendo (lo poco que se vende)Quizás existe la vida más allá del default comercial brasileño: repuntaron los precios de la leche en polvo destinada a mercados extra-MercosurLos piquetes de trabajadores aceiteros vuelven a complicar la comercialización agrícola: pero ahora la responsabilidad del conflicto es 100% del gobierno kirchneristaHacia dónde va el consumo: Amazon compró por 13.700 M/u$s la principal cadena de supermercados de alimentos naturales de EE.UU.A partir de diciembre los trabajadores agropecuarios tendrán un ajuste salarial de casi el 30%Qué buen momento para aumentar retenciones: el precio del biodiesel argentino volvió a registrar un nuevo mínimo históricoPrevisible: con las primeras lluvias importantes en la región pampeana argentina los fondos salieron a reventar los precios de la sojaChicago: los operadores especulativos dejaron de apostar contra el maízEl domingo llegan las lluvias para el norte de la zona pampeana: pero el sur de la región deberá seguir esperandoEl nuevo registro unificado para productores agrícolas también incluirá al régimen de información de existencia de granosLa agroindustria ahora es también el banco del gobierno: BCRA consiguió que exportadores aporten por seis meses 2000 M/u$s a una tasa del 3,6%El domingo se prevé que regresen las lluvias sobre las zonas productivas inundadasSe acabó la época del dinero fácil para las naciones exportadoras de materias primas: los commodities cayeron al nivel más bajo desde 1999Kirchnerismo residual: el vicepresidente del Banco Central dijo que “no convienen retenciones cero a la soja”China explota de maíz: los operadores especulativos siguen apostando por un escenario catástrofe para el cereal